Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de vuestra US tienen miedo del cambio) estaciones. -Recrudecimientos de las en I, de los dolores de los israos y agravación de ias malas circulaciones y. de nomenos congestivos. -Por i las enfermedades de las mujeres se fijan en esaé Para el enfermo o medio enfermo cada cambio de estación señala un aumento de sus miserias. E l artrítico, sobre todo, -e redoblar sus males. Este cambio de estación le es indicado por una recrudescencia de sus antiguos dolores, y a veces por una crisis de reumatismo agudo o todavía en reincidencia. Si tiene enfermedades de la piel, esta dermatosis se extiende y se agrava; salpullidos, forúnculos, acnés, eczemas variados, psoriasis, reaparecen, y las penosas comezones de la noche se exasperan, haciendo la vida insoportable más que nunca. E l artrítico teme el cambio de estación por otro motivo: por la molestia que trae la circulación de la sangre; la presión sanguínea aumenta, pero la elasticidad de las venas no aumenta paralelamente. De ahí múltiples síntomas de congestión más o menos acentuados, según el estado anterior del organismo. Los insomnios del arterioscleroso se alargan, el torno que le aprieta la cabeza parece que se ha cerrado aún más, sus vértigos llegan a ser más intensos y má. s frecuentes. E l varicoso ye sus piernas hincharse más, le amenaza la terrible flebitis, con sus peligros de embolia y de úlcera. L a mujer que tiene dolores en el vientre tiene épocas más dolorosas; se ve expuesta a los fibromas y tumores, a las metritis, a las salpingitis, a la ovaritis; su estreñimiento llegará a ser muy tenaz. Las personas que están bastante bien de salud están desagradablemente impresionadas por el cambio de estación; sienten sensaciones incomprensibles, proviniendo de los órganos internos, de las jaquecas más o menos tenaces, de las náuseas, de las turbaciones del apetito; esos son signos precursores de neurastenia, que indican que aún se llega a tiempo para cuidarlas. Por eso nuestros antepasados (que eran más vigorosos que nosotros) tenían en cuenta el aviso de la Naturaleza, se hacían cuidar para apartar la sangre de los humores pecantes (diríamos hoy de las toxinas) Pero este método, además de los dolores, tenía el gran inconveniente de substraer al organismo una cantidad apreciahle del precioso líquido nutritivo. Más vale- ¿no es verdad? -purificar la sangre de los elementos perjudiciales y heterogéneos que la obstruyen. Precisamente la ciencia moderna nos ha suministrado una modificación poderosa en sus efectos y muy fácil de seguir: el Depurativo Richelet Esta excelente medicina, resumen de años de experimentos pacientes y rigurosamente imparciales, ha recibido hace mucho tiempo la aprobación de la observación clínica. Largas investigaciones e innumerables trabajos de laboratorio han: persuadido al Sr. Richelet que la mejor terapéutica de las enfermedades de nutrición lenta consiste en una purificación de la sangre, donde se acumulan las mermas de una combustión orgánica incompleta. Fundándose en esto este sabio ha creado la medicación sintética, umversalmente renombrada, que se llama el Depurativo Richelet, el cual rectifica la sangre, haciéndola volver a su composición normal; estimula todasi las células del organismo, obligándolas, por decirlo así, a restablecer sus funciones fisiológicas, viciadas, desviadas, trastornadas por la enfermedad. He aqm lo que prueba la extra ordinaria eficacia del Depurativo Richelet en el artritismo, diátesis tan extendida, y en todas las afecciones que de él se derivan. A l desequilibrio sanguíneo provocado por la enfermedad o por los cambios de estaciones, desequilibrio siempre comprobado y ratificado por los grandes médicos de los siglos pasados, pero del cual la química física aplicada a lai biología solamente ahora acaba de descubrirnos, a esta perturbación íntima de los constituyentes de la sangre, el Depurativo Richelet, substituye un nuevo equilibrio que devuelve rápidamente la salud por la eliminación délas mermas tóxicas; y por la aportación saludable de los principios reconstituyentes. 1 Presentado bajo una forma práctica, no exigiendo des- canso ni interrupción de las ocupaciones, el descubrimiento del Sr. Richelet está ahora al alcance de todos. Le basta a usted, sí se siente molestado por el cambio de estaciones, pedirlo a sit farmacéutico para comenzar en seguida su cura, observandq las prescripciones, muy sencillas, contenidas en el folleto deta liado que acompaña a cada frasco. Un eczema rebelde desaparece. Para darle noticias esperaba a que los rebultados obtenidos después de mi cura de tres irascos fueran totalmente definitivos. Lo hago hoy, y puedo asegurar a usted que el eczema que me inquietaba tanto ha desaparecido completamente. Había probado inútilmente otras muchas medicinas; tínicamente su Depurativo Richelet me ha quitado esta afección, aux Camps Negats par Casseneuil (Lot- etGaronne) Francia. H E N R I DELI BR Librada de una ciática. Acabo de terminar mi segundo frasco del Depurativo Richelet, y ya estoy completamente librada de la ciática que tanto me hacía padecer. Mis dolores han desaparecido, mi salud es excelente. Muchísimas gracias. Demangevelle (Saute- Saoné) M L L B E L I S A JACQUOT, Bpicerie, Ha sa iva tío sus piernas. H a c í a m á s de tres meses que padecía atrozmente de una mala circulación de la sangre, que me había dejado varices y úlceras pro- fundas. Había ensayado inútilmente muchas medicinas; únicamente debo a su Depurativo Richelet el haber salvado mis piernas. Hoy ya no tengo dolores; no m á s congestión, noches tranquilas y descansadas y piernas como a los veinte años, lo que me permite volver a tomar mis ocupaciones y mi trabajo. 117, rué Natlonale d Boulogne- sur- Mer, (Francia) M DACHICOURT Francia. Baldada de reumatismo. Tengo sesenta y ocho años. Estaba baldada de las dos piernas, invadidas por reumatismos andaba tan sólo con la ayuda de dos bastones y era preciso que me vistieran. Después de una cura de tres frascos del Depurativo Richelet los crujidos de mis coyunturas y los dolores desaparecieron. Pude después andar libremente y hasta vestirme solo. Continuaré mi cura para mantenerme en buena salud y bienestar, en los cuales ya no estaba acostumbrado. M. JAHIBR JEAN Una circulación restablecida. Teniendo una circulación defectuosa, y en particular varices, que cedían después de un gran cansancio, hice una cura del Depurativo Richelet, que me ha salvado; en primer lugar perdí 14 kilos: mis menstruaciones son normales, mis dolores de cabeza han desaparecido y las llagas de mis piernas se han cerrado; hoy mi salud es perfecta; le doy a usted las gracias m á s expresivas. MMH. THERESB AtVASEZ Atacado de acné hacía 4 años. Le agradezco su maravillosa cura Riche let. Atacado de acné hacía cuatro años, había probado inútilmente todas las medicinas. Sólo su Depurativo Richelet en poco tiempo me ha aliviado y me ha quitado completa- j mente esa afección; ha sido para mí de unaí eficacia a toda prueba. par Dourdan (Seine- etM AHGTJSTIN TJrzívií J me de VHorloge, a. Bagneres de- Bigorre aux Granges- le- Bói, á Champs, par Chambley (J -eí- M. frranciai. Oise) Francia. (H. -Pyr. Francia. Tengo también de los consumidores de España frecuentes testimonios de curaciones maravillosas obtenidas con el uso de mi Depurativo No los publico, sin embargo, por sujetarme al deseo expresado por los mismos de no dar a conocer sus nombres, respetando así su natu- 1 ral reserva. De venta en todas las farmacias y droguerías. Pida usted hoy mismo un folleto gratuito al Laboratorio Richelet. San Sebastián, 22, San Bartolomé.
 // Cambio Nodo4-Sevilla