Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO. AÑO V I G E S I M Ó S E P TI M O 10 CTS. N U M E R O FUNDADO E L i. D E J U N I O DIARIO I L U S T R A DO. A Ñ O VI G E SI M O S É P T I M O 10 GTS N U M E R O D E 1905 P O R D T O R C U A T O L U C A D E T E N A L AFFAIRE B L O C H Barcelona. E l concejal de l a izquierda republicana Sr. Casanellas hace en L Opinió acusaciones gravísimas contra l a derecha c a talana. EL MUSEO D E ROMERO D E TORRES A y e r fué inaugurado en C o r doba... ti P A L O S YPJSÍFOLAS L o s guardias dieron una carga con los- bastones: (Noticia de todos los días. A l S r Maciá le tiene profundamente disgustado el desarrollo del asunto B l o c h JNo quiere que le hablen de él, y mucho menos todavía que le hagan hablar. Por. p r i mera vez, desde que preside el Gobierno de Cataluña, su facundia optimista se ha convertido en un mutismo impenetrable y hosco. E l Sr. Maciá está de muy mal humor. P a r a justificarlo de alguna manera, se ha limitado a decir que aunque el asunto 110 tiene en el fondo l a menor importancia, le preocupa, sin embargo, el pensar que tal estado de cosas quieran aprovecharlo los enemigos de Cataluña para maniobrar contra el Estatuto. Traducida al lenguaje corriente esta lamentación, no es otra cosa que un llamamiento a la sensatez y a la cordura de sus conciudadanos para que moderen sus ímpetus; aplacen sus discordias, acallen sus querellas y diriman sus odios. E 1 S r Maciá, que a falta de otras cualidades -tiene; una clara intuición de las cosas, sabe muy bien que no hay nada m á s propicio para l a descohesión política de un país que el planteamiento, de un affaire escandaloso. ¿Q u é triste privilegio tienen las cuestiones de moralidad para que inmediatamente desvíen por los senderos peligro- sos del apasionamiento político? ¿P o r qué han- de exacerbar l a furia de las gentes? ¿Q u é ¡h a y en el fondo del asunto Bloch para que de este modo saque de sus casillas a personas inteligentes y sensatas? Aparetstemente, hasta ahora no se ve nada grave. Monsieur Bloch vino a España con el propósito de realizar una especulación financiera. Para ello quiso ponerse éh rela ción con u n grupo de- personajes catalanes, con los cuales celebró entrevistas y conversaciones. Unos le oyeron sin entenderle, y otros, por entenderle demasiado, no quisieron oírle. Descubierta l a maniobra, monsieur Bloch fué expulsado de España. Y eso es todo. ¿P o r q u é esta cuestión, en apariencia tan sencilla, se ha convertido, en arma de combate entre las izquierdas yHas derechas. de C a t a l u ñ a? ¿P o r q u é en lugar de ponerse todos- de acuerdo para esclarecerla razonadamente se enreda, se complica, se enmar a ñ a y acaba en una r i ñ a de plazuela con ofensas, injurias, imprecaciones y denuestos, que sólo sirven para el descrédito de todos? ÍYa no se trata únicamente del asunto Bloch. L o ha dicho el S r Casanellas. H a b r á que esclarecer otros negocios: la suspensión de pagos del Banco de Barcelona y del Banco de C a t a l u ñ a la constitución de la Chade y de l a Compañía General del Corcho; las transferencias para salvar el Banco de B r u selas; el proyecto de Ordenación bancaria... Todo esto es muy desagradable para E s p a ñ a y para Cataluña. Sobre todo, para Cataluña, porque es un avance de lo que s e r á Cataluña después del Estatuto, cuando los partidos, roto el punto de unión que todavía los. enlaza, actúen desenfrenadamente en plena libertad. V c v Allí, en el mejor sitio, en el sitio que úni- E n la vehemencia del humanitarismo mocamente a él correspondía, se abrió a! p ú- derno, la supresión del suplicio corporal, del blico una capilla de A r t e y se encendió- una golpe, del vergajazo, del latigazo (del palo) lámpara votiva ante el ara de la Belleza. parecía ser uno de los fines m á s apremianAllí, en l a plaza del. Potro, paredaño del tes. Cuando se quería representar al vivo mesón recordador d e l a dura mano del justoda la infamia, por ejemplo, del despotisticiero y ajusticiador- Rey D Pedro; en el mo zarista, no había m á s que pintar a unos hospital que, bajo l a a d v o c a c i ó n de: la C a cosacos pegando latigazos a una muchedumridad, alzaron las católicas majestades de, bre de pobres hombres. L a campaña contra Isabela y Fernando; a la diestra orilla del el. palo nos ganaba, a todos. Todos coinciGuadalquivir y asomándose a la antigua cadíamos en su reprobación, hasta que, en lle de la F e r i a allí, en el mismo lugar en efecto, lo vimos desaparecer! de ntiesti; os c l i que nació el hijo y- prematuramente hubo mas. Pues bien, el mundo da vueltas i m de r e n d i r l a jornada de su existencia, ha previstas y el palo también ha vuelto. P o r solemnizado su madre Córdoba, y con Córahí andan los nuevos- guardias d e á caballo doba toda España, la apertura del Museo con sus espadas de madera; por ahí van los de Julio Romero dé Torres. guardias de a pie con sus- macanas cortas L a generosidad familiar y la devoción del y. contundentes. Y es. lo. rcurioso: que esa pueblo cordobés han permitido dar feliz cabo vuelta del palo, del estacazo, del golpe, no y remate a este homenaje conmovedor, que inspira en l a gente indignaeión, sino todo no. ha tenido n i tiene conexión con. la polílo contrario. A h o r a se ha dado cuenta l a tica, n i con partidos, n i sectas. P o r encima gente- de que el palo es. m u c h o m á s humade banderias y de; sectarismos flota el pa- nitario que el sable de. filo; que es rnucho bellón del Arte. más piadoso recibir un estacazo a k villano E n el nuevo Museo, acaso sólo en ese que un sablazo a lo caballero. nuevo Museo, puede apreciarse, la génesis, S í las c o s a s- m á s viejas y vejadas reevolución y culminación del arte de Romero tornan cuando menos lo esperamos. ¿Q u é de Torres; lo que el pintor debió a Córdoba en su formación estética, la influencia es lo. que diríamos que caracteriza a nuesdel ambiente que respiró hasta su mocedad, tra civilización? ¿N o es. por ventura el atoy la impronta definitiva que recibió su es? londramiento? Mudamos de sistemas, campíritu al inclinarse y fecundarse en el estu biamos las teorías; hacemos- con los regídio de los pintores italianos. Orcagna y menes como las muchachas con los sombreLaurati, desde sus obras murales del cemenros. Alegremente. O pedantescamente. ¿N o terio de Pisa, tienden. los brazos al autor del lo han observado ustedes, con los sistemas tránsito de Santa Inés. medicinales? Cada m a ñ a n a sale un higieMístico siempre, así llevando al lienzo nista implantando un- nuevo; régimen jde aliapasionadas expresiones de amor como tramentación, de ejercicio, de uso de grasas, suntos melancólicos de vidas que. se desde supresión de grasas, de gimnasia a toda hojan místico totalmente, en cuanto a miscosta, de reposo completo. Todo inútil. A l terio, y también, muchas veces, en lo que fin sabemos, que el sabio de m a ñ a n a vendrá el. misticismo conipreñrk de elevación hacia a rectificar a l sabio de hoy. r Y e s- que la Dios, Julio Romero de Torres, pasó por í á sabiduría moderna olvida un- hecho fundatierra con una copla en los labios y con mental: que l a s- t e o r í a s- y- l o s sistemas re. una plegaria en lo hondo del corazón. Con quieren ser contrastados Jjof- la- experienuna plegaria aprendida y diariamente recicia- del tiempo largo; q u e u ñ e x p e r i m e n t o lacla en aquella escuela de l a h i s t ó r i c a calle, no es tal experimentó mientras tío sea dede las Cabezas, no lejana del modesto colemostrado por los fenómenos repetidos de gio de niñas donde se educaban las que luemuchas generaciones. E s o tan sencillo qué g o habían de inmortalizarse en los lienzos han conocido los hombres hasta hoy, y que representativos de las mocitas del barrio y nosotros, ávidos de novedad y henchidos de de las muchachas, de la Ribera. Y la. copla suficiencia (y con las bibliotecas atiborraplasmó en cuadros máravilladores, y la pledas de m á s libros que nunca) no acertagaria adquirió forma corpórea en vírgemos á comprender. nes extáticas y en doncellas que se arrodillan y juntan las manos implorantes. De modo que heñíoS vuelto a restaurar Creyente desde el nacer, fué creyente hasel palo. Heínos reconocida cjue nada conta el trance de morir. L a vecina iglesia del vence tanto; al; hórribre i risurrecto como un 1 1 o, ai líunjure Jiisurrt ex convenio de San Francisco le ca ütilas o en l a cavó indefectiblemente, y no le atrajeron l o s golge fuerte S bÁe, las sÜ ¡té ¡chic cacírculos políticos. Sobre lo formulario de. la i t w u g u r i p bezf- v. dúe eL hbnrb- rM c QW oficial, como una bendición, se eleva la frAí gen de San Rafael. Los i y L a efigie del Custodio de Córdoba- ¿1; Para cativa P c e V. -Sía sus alas en la plaza del Potro, ampara; al nuevo Museo. Y el mismo Arcángel da nombre yM, hijo al camposanto en que duerme, T breado por la Cruz, el cuerpo deV í j. que fué todo espíritu. 1 r 1 1 zo n s r l e are L U r PEDKO M A T A M. R. r L A C O- B E L M O v i P a r e a d o Ja p i f e 3 fflente si