Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones? reportajes. t a t iI Iioteca l e l o s h e r m a n o s D í a z ele E s c o b a r E n Málaga, donde laboran desde sus motagiada frivolidad. L a frivolidad se adquiecedades los bien avenidos hermanos Joaquín re por contacto, y Málaga está en medio y Narciso Díaz de, Escovar- -escritores y ar- de la ruta de todas las almas viajeras... tistas- esta razón social literaria se tiene Pero basta una frase, una iniciativa, u n por algo propio, prestigioso, muy antiguo aviso, para que l a ciudad se recoja en sí muy moderno, vinculado en la historia de misma y deplore su olvido. H e ahí a Máprovincia, de l a cual tanto Narciso como laga, ayer, honrando a su poeta de la Joaquín son cronistas oficiales e hijos preR a z a hela aquí, hoy, honrando a su poeclaros. ta de los cantares Narciso D í a z un busto, una lápida conmemorativa, una frase de P o r sendas diferentes, aunque paralelas, recuerdo... van hacia la misma meta inaccesible de un ideal estético estos veteranos malagueños S i he de ser sincero, esta actualidad que que han ofrendado su vida a la literatura, l a Justicia- -no por tardía inoportuna- -presa periodismo, al teatro, a la poesía, y, desta a la figura de D Narciso, es la que me de luego, siempre, siempre, a Málaga. decide a dedicar unas líneas a su obra más interesante y menos conocida: la Biblioteca Málaga les debe una gratitud perdurable. A m o r por amor, nunca ciudad alguna hará Díaz de Escovar. D o n Narciso es admirable como cronista, como maestro de actriáel rico y noble sentimiento tan justa paga. ces y actores, como amigo de los niños, N a d a tiene que pagar Málaga, como ciudad, como abogado, como poeta, como periodisa estos viejos paladines de la cultura verta, como coplero andaluz; pero todas estas nácula, fervorosos cultivadores de la tradifacetas suyas han sido más encomiadas que. ción, captadores del aroma del pasado, esla de bibliófilo. Y yo quiero visitar al maescudriñadores infatigables de leyendas, hertro en su biblioteca; sorprenderlo entre l i pienéutas insignes. L a ciudad les dio, en prebros y legajos, enterrado gustosamente en iTiio, los besos de sus auras, los hizo p r i efemérides. vilegiados conocedores del alma andaluza, los embriagó de luz y de armonía. N o es poco todo esto. Encuentro a D Narciso en su despacho, E n cambio, como madre, Málaga debe un y D Joaquín, que está en la biblioteca, se C ariño inextinguible a sus hijos ilustres, que reúne pronto con nosotros a un aviso de la enaltecieron mucho porque mucho la quesu hermano. N o es la primera vez que v i rían. U n a pasión así no queda saldada nunsito la morada de estos proceres de las leca. Los amores son tanto más exigentes tras; pero quiero dejarme guiar por mis Cuanto más hondos. Aquel grito de Salvahonorables amigos, como si desconociese la dor Rueda: Y o te querría lo mismo auñcantidad y calidad de los volúmenes almaue me destrozaras... refiriéndose a su cenados allí. íálaga, más que de víctima propiciatoria lo fué de hijo anhelante, ansiático de maN o rehuso, pues, pasar minuciosa revista ternales caricias, deseoso de fundir las láa las anaquelerías, como D. Narciso me progrimas de la madre en un llanto clamoroso pone. L a biblioteca ocupa toda la planta baja entrañable arrepentimiento. de la casa; cinco salones amplios, abarroMálaga se olvida de sus hijos, también, tados de libros, manuscritos, periódicos, rea veces; pero no por desamor, sino por convistas, folletos, álbumes... Comenzamos pol 1 f la sala de comedias, donde se encuentran catalogadas, por orden alfabético, más de 23.000 obras teatrales, algunas autógrafas, como La noche del sábado, de Benavente. E s la colección española de mayor importancia después de la que conserva la B i blioteca Nacional. También examinamos, en esta misma sala, algunos autógrafos de poetas, dramaturgos, novelista: actores y políticos eminentes: Zola, Daiideí, Zorrilla, Duque de Rivas, Romea, etc. D e tales autógrafos podríamos contar hasta cerca de dos m i l Otros dos espléndidos salones están dedicados a Derecho, Historia, Literatura, y en ellos se guardan también las publicaciones periódicas más importantes en las dos primeras disciplinas citadas; la mayor parte de las obras de sumo interés nacionales y extranjeras relativas a ia historia de E s paña y a la de Málaga; buen número de historias de otras naciones y una excelente colección de historias eclesiásticas; obras de Arqueología, Numismática y Geografía; las mejores producciones de los juristas de los siglos x v al x i x traducciones de obras jurídicas extranjeras; uria copiosísima colección de obras poéticas, otra no tan abundante de novelas y otra de clásicos. griegos y latinos. E n ia sala destinada a hemeroteca, admiramos una magnífica colección de biblias, además de numerosas colecciones completas de revistas españolas antiguas, ejemplares rarísimos de los primeros periódicqs impresos en España, y algunos manuscritos, del s siglo XVII. E n la colección de autógrafos figuran seis tomos, que vienen a formar más de m i l hojas, escritas por los primeros valores en las letras, en el arte, en las ciencias y en la política del último tercio del siglo x i x Allí se hallan contestaciones muy curiosas de S a- Los hermanos Días de Escovar trabajando en un rincón de su magnífica biblioteca.
 // Cambio Nodo4-Sevilla