Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SI M O S E P T I M O 3 0 CTS. N U M E R O DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E S 1 MOSEPTIMO 10 CTS. N U M E R O F U N D A D O E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A INTERPRETACIONES La tentación del viaje V a a resultar pintoresco y admirable. Mientras los m á s difíciles problemas se acumulan sobre la conciencia del país, en tanto los conflictos m á s dramáticos e i m postergables asedian a España, veremos a unos cuantos españoles lanzarse a explorar las fuentes dudosas del río Amazonas. Y a está preparando la expedición el capitán Iglesias, el aviador ardido. Nada menos que una exploración a tierras ignotas, cuando todos suponíamos que no había ya nada que explorar en esta bola moteada de agencias Cook por todas partes. A s í son las originalidades, las salidas del español. E m pezó por ser el primero en las exploraciones y quiere ser el explorador final. ¡Q u é a l e g r í a! ¡M a r c h a r s e Pues esta expedición que organiza el capitán Iglesias tiene todo el aire de un heroísmo que se emprende con un juvenil entusiasmo y un buen humor entre docente y aventurero. Hasta el nombre de la nave que los ha de llevar está ya Heno de simpático júbilo. Viento ev Popa. Sí marcharse viento en popa, aunque sea al país de los salvajes. Abandoiif. los salvajes de corbata al cuello para buscar los salvajes de plumas sobre la cabellera. H u i r de los demagogos de mitin y ateneo y entregarse a la familiaridad de los indios en plena Naturaleza. Cambiar una indiada por otra. Ir de la indiada de pistola en mano a la indiada de arco y flecha. Qr. é alegría la del que tiene el buen humor cíe marcharse! 1 pedicionarios del Viento en. Popa habrán de descubrir: caucheros codiciosos y brutales, explotación del hombre por el hombre, algunas hordas de indios miserables y degenerados, l a enorme y mortal naturaleza del trópico devorando- a los seres con una crueldad impasible. L o importante, sin embargo, es marchar. Doblar la esquina de la calle de la realidad y encontrarse de pronto en plena novela de Julio Vernc. Lejos de los cafés de Madrid, sin leer los periódicos que hoy se estilan, ignorantes de l o s nuevos capítulos de l a Constitución que, bajo la incorruptible férula de Besteiro, se están aprobando. E n una verdadera cura de olvido. Les envidio de veras a los del Viento en Popa. Y en último caso, por miserables y tristes que sean los indios del alte Amazonas, ¿s e r á n más iricóniodos que los indios de aquí abaj o? Felices esos exploradores que en la época del aeroplano y el gramófono van a reproducir las expediciones científicas del siglo de las luces; el siglo aquél que producía hombres como Cosme D a m i á n de Churruca, de quien se dijo a l morir todo lo más grande que de un hombre puede decirse V i v i ó para la Humanidad. M u r i ó por l a P a t r i a Marchar; pero ¿adonde? Emporte- moi, wagón ¡enléve- moi, frégate... ¿P e r o en q u é parte del mundo no tropezaremos con la angustia, la perplejidad o la tristeza? Obedezcamos, entonces, desde nuestra modestia cotidiana el ejemplo que enseña el epitafio del héroe vasco. Aunque tengamos que chapotear en ese lodo que está hecho con nuestras propias lágrimas. JOSÉ M S A L A V E R R I A Emporte- moij wagón 1 enléve- moi, frégate! Loin! loin 1 ici la boue est faite avec nos plcurs 1 capital del nuevo régimen, y a Casablanea, l a Marsella, del Mogreb. E l segundo camino arranca de Melilla, se dirige a l Muluya, límite de Protectorado, y puede servir las regiones de U x d a y Taza, hasta el O r a nesado. Franceses y españoles consideran insuficientes las comunicaciones actuales y piden la construcción de una carretera que partiera de F e z y por S k c r y H a d de Ikauen llevara al puerto de V i l l a Sanjurjo. L o s colonos de Fez y los del Uarg- a superior, tan rico en posibilidades agrícolas, encont r a r í a n rápida salida de sus productos a l Mediterráneo. E n su programa figura también un camino entre Guercig y nuestra antigua posición de A f s ó que permitiría una comunicación cómoda entre l a región de T a z a y Melilla. P o r último, l a ciudad de Uazan y los agricultores de esa comarca hasta Mequínez y F e z y los Sindicatos de iniciativas y t u r i s m o franceses, representados por l a C á m a r a de Comercio de Kenitra, se reunieron en Ceuta con los organismos similares de dicha ciudad española y de T e t u á n para solicitar del Gobierno español y de nuestro alto comisario la construcción de la carretera Uazan- Xauen, que reduciría extraordinariamente l a distancia entre nues tro puerto de soberanía y l a capital religiosa y política del viejo Imperio. Utilizando os medios actuales entre Ceuta y F e z existen 4.13 kilómetros. S i unimos Uazan al camino Tetuán- Melilla reduciríamos el recorrido en 167. Nuestros vecinos- hicieron constar que el proyecto contaba con la aprobación de su Gobierno, habiendo librado créditos para dichas obras, y a muy avanzadas, y prometiendo de paso rectificar el trazado Uazan- Fez para acomodarlo mejor a las e x i gencias del turismo. Y estos versos que descubro en una p á gina de Baudelaire aciertan a expresar de una manera insuperable todo lo que se arremolina en este momento en el interior del alma- ¡Lejos, lejos! ¿P e r o adonde? P o r los- cuatro puntos cardinales no encontraremos m á s que angustia, apuro, perplejidad. Una. nube obscura se ha tendido sobre todo el mundo civilizado. ¿E n dóinde pediríamos hospitalidad para este asco o esta pena de- v i v i r que nos acongojar Tienen razón los ¡alegres expedicionarios del Viento en Popa; no puede irse m á s que a l a patria de los ¿mismos salvajes. Allí donde no hay notieia de que n i n g ú n hombre con las gafas caladas se haya puesto nunca a leer un periódico. Allí donde el cielo extiende su palio azul sobre l a selva atestada ele cotorras que chillan y que, en resumidas- cuentas, sus charlatanerías no fastidian a nadie. ¿Pero quedan todavía de verdad en algu na parte del mundo salvajes de esos, es decir, salvajes completamente puros como los de Chateaubriand? Y o lie recorrido todos esos países que el capitán Iglesias y sus ¡compañeros se disponen a visitar. H e llegado a los últimos afluentes del Amazonias, casi al pie de los Andes, marchando en chalupas por los ríos y a pie por las dudosas picadas de la selva infinita. Mejor dicho, es un admirable y malogrado escritor colombiano quien me ha g u i a d o p o r esa tierra del caucho: losé Eustasio Rivera, el trágico poeta de la novela La Vorágine. Y no he encontrado allí sino aquello que los ex- L a carretera Ceuta- Fez equivale a incorporar a nuestro puerto nacional el corazón del Mog- reb. Desde el punto de vista t u r í s tico difícilmente puede igualarla ninguna otra. T e t u á n conserva su sabor oriental con una pureza que no supieron mantener Jerusalén o Damasco. X a u e n es un bellísimo trozo de l a Granada del siglo x v Uazan sugestiona con l a fama d é sus cherifes. de tanta nombradla en el mundo musulmán. Mequínez retiene con su imponente aparato militar. F e z es l a capital religiosa y políE l Protectorado francés siente actualmentica, con sus grandes mezquitas y sus loate la obsesión de las comunicaciones con das medarsas. E n un a ñ o el vapor correo nuestra zona y m á s concretamente con el ha transportado entre Algeciras y Ceuta Mediterráneo. E n c á r g a m e de expresarla las cerca de dos m i l automóviles de turismo, a asociaciones de carácter económico, C á m a r a s pesar del gran rodeo que hay que dar acde Comercio francesas, C á m a r a s mixtas, S i n tualmente. N o hay un francés con coche dicatos de colonos y organismos turísticos. que no. utilice hoy l a zona española y E s Para hablar de comunicaciones se reunieron paña para ir a Francia, por su comodidad, en Fez durante el mes de agosto los represenpor el interés de las regiones que atraviesa, tantes de las clases mercantiles y agrícolas de V i l l a Sanjurjo y de la capital del I m- por evitarse las muchas molestias de l a d i latada travesía m a r í t i m a Marsella- Casablanperio. L a C á m a r a mixta de T a z a v a a tener estos días un cambio de impresiones con las ca. S i se construyera l a ruta proyectada, el n ú m e r o de autos subiría a diez mil. entidades económicas de Melilla para tratar E s p a ñ a y su Protectorado son países de del mismo, tema. Y a propuesta, de l a C á tránsito. E l Estrecho de Gibraltar constitumara consular de Kenitra han celebrado ye el centro de las comunicaciones del mununa Con í- írenda en Ceuta las C á m a r a s de Comercio- de Tetuán, Ceuta y Kenitra, con do y resulta indudable que; España y M a rruecos se verán obligadas a trabajar cada asistencia de miembros del Sindicato de vez con mayor ahinco para remediar los Iniciativas y T u r i s m o francés, tratando del perjuicios causados en su economía por el proyecto de carretera Ceuta- Fez. olvido de esta realidad. Nuestro país perNuestra zona enlaza hoy con la vecina dió una oportunidad magnífica de beneficiarpor dos buenos caminos, dos tentáculos que se dejando que l a cabeza del Transahariano abrázanla por sus extremos. U n a tiene su se aleje tanto del Estrecho que parece el punto de partida en los muelles ceutíes. pasa arranque natural de un ferrocarril europeopor T e t u á n y lleva por Larache y Alcázar africano. Frente a una solución Burdeos o al territorio francés. Conduce a Rabat, l a COMUNICACIONES 1 NTERCONT 1 NENÍALES La gran carretera Ceuta- Fez
 // Cambio Nodo4-Sevilla