Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S i D E D I C I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 28 Federación General de los Clubs Femeninos, y cita el proceso de estas reivindicaciones en Inglaterra, Estados Unidos de Norteamérica y otras naciones, a raíz de l a guerra europea, donde se puso de manifiesto la inutilidad de l a mujer en las funciones públicas. Despusé de la vorágine europea, nadie discute l a igualdad de derechos y deberes de la mujer a los hombres. Solamente en España se ha podido dar e l caso de esos feministas de ocasión, que, reconociendo el principio, niegan el ejercicio de los derechos, porque temen que el voto de la mujer no les sea favorable. E l pretexto es, como sabéis, ese tópico tan socorrido de que las mujeres españolas no están preparadas. ¿Y ellos, lo están? Examina el orador las supuestas diferencias intelectuales de la- mujer respecto- al hombre, que rechaza de plano, para elogiar y señalar su capacidad contributiva y administradora. Tiene- -dice- -la actuación de la- mujer sus limitaciones, pero el hombre también las tiene, pues todos tenemos nuestra profesión, a la que dedicamos el tiempo necesario. L a mujer tiene sus ocupaciones en el hogar. L a educación de los hijos y el cuidado de los esposos; pero fuera de ellas, puede y debe dedicar su atención a las funciones públicas. Recuerda 3o ocurrido con el voto de la mujer en l a discusión de la Constitución, elogiando la actitud de la señorita Campoamor y censurando a l a señorita Kent, que sostuvo la incapacidad de l a mujer, mostrándose muy exigente en la preparación de las demás cuando tan cerca tenía su caso personal, en el que ha probado que no estaba preparada para l a Dirección General de Prisiones, a juzgar por los errores cometidos. Se ocupa del divorcio, contra el qae sé levanta el espíritu público español, tan amante del hogar. L a mujer tiene que combatirlo, porque ella y los hijos son las víctimas seguras del divorcio. Termina el Sr. Beunza alentando a las damas a l a lucha en el campo político y en el social, no olvidando en éste a las obreras, cuya protección debemos procurar los católicos, ya que en nuestro ideario están contenidas todas sus reivindicaciones morales y; económicas. U n a ovación prolongada premió l a interesante conferencia del S r Beunza, a quien dio las gracias, en nombre de l a Asociación, su presidenta, doña Carmen Fernández de L a r a con palabras muy elocuentes y oportunas. que intentan imponerse por el número. E n el Parlamento y fuera de él seguiremos laborando por l a Patria y por l a Religión, con l a seguridad plena de que nos asiste l a razón. P o r eso n i un momento hemos dudado. de l a victoria, pues si Dios está con nosotros nadie podrá prevalecer en nuestra contra. (Grandes aplausos. Siento- -añade- -grandes escrúpulos al d i rigirme a un público de damas, y no porque 110 sienta el feminismo, del que soy un antiguo partidario. H e creído siemp re que la mujer debe actuar en política, como en el campo social, donde lo hará mejor que nosotros, por l a serie de problemas que se resolverían satisfactoriamente con l a exquisita sensibilidad de l a mujer. Y esto no es galantería, aunque, como habréis observado, la galantería ha quedado reservada a los cavernícolas. (Grandes risas y aplausos. Las generaciones de ahora quieren ser enérgicas, y no tienen otra forma exterior que la grosería. L a vida de las grandes ciudades, y aun de muchas que no lo son, lo está demostrando constantemente. P o r eso yo me siento muy a gusto cuando me llaman antiguo, porque con eso quieren decirme que conservo aquellas maneras que dieron forma a l a hidalguía y gentileza españolas. E l orador recuerda sus estudios del feminismo, y afirm? que siempre se dik) que el feminismo no tendría eficacia, n i cristalizaría en la realidad, sin el concurso de los hombres, y en efecto, así fué en los Estados Unidos, a fines del siglo XVIII. Cuando los hombres se decidieron a reconocer esa obra de justicia, fué cuando el feminismo logró plasmar en l a ley. Hace historia a continuación de los distintos movimientos públicos del feminismo, arrancando del sufragismo, en 1792, que logró la consagración de l a 3I HIUlIlinillill ¡l! HHI! UIllUIHIIllUUIIUM LA B I B L I O T E C A CERVANTINA D E EL TOBOSO Madrid 30. S i en la mayoría de las naciones encontró ambiente de entusiasmo y simpatía la campaña cervantina iniciada en el inmortal Toboso, con l a institución de l a Biblioteca del Museo Cervantino, en ninguna como en Checoeslovaquia. E l l o es debido al culto que se rinde a Cervantes en la citada nación, y el amor que por España siente el gran hispanófilo señor Vlastimil Kybal, ministro en M a d r i d de aquella República. Plasta la fecha es l a nación que cuenta en esta Biblioteca con l a colección más completa de obras cervantinas, no igualada n i por l a nación inglesa n i l a alemana, que las tienen muy numerosas. AVENIDA DE Teléfono 2537 S Empresa 8. A. 6.1 EL JUEVES 3 DICIEMBRE (EW SECCIÓN V E R M O U T H) Inauguración del local más suntuoso de Europa, con e i eslreía e n E la grandiosa super- producción universa! hablada e n españo! por le I i ¡La lucha del hombre con l a fiera en plena selva! ¡Erupción de un volcán que devasta l a i s l a! ¡Los gritos de angustia de las fieras! ¡Una novedad sonora impresionante, que siempre recordaréis! 1 interpretada por CHARLES BIGKFORO y LUPITA RESERVEN SUS LOCALIDADES