Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S i D E D I C I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25 guistas en una acalorada discusión, de la que pasaron a las manos, repartiéndose algunas bofetadas. E n esta ocasión pudieron ser detenidos dos de los que ejercían coacción. E n Sestao el paro fué casi absoluto, y parcial en Gallarta. E n Erandio fué también total, con excepción de l a Franco- Belga. E n Bilbao siguieron por la tarde las coacciones. Sobre las dos, cuando se ocupaban en el enganche de las caballerías los carreteros de la limpieza pública, se les acercaron tres individuos que les invitaron a que abandonaran por la tarde el trabajo. Se reunieron los mencionados carreros y acordaron no salir a la limpieza, retirándose seguidamente. También abandonaron el trabajo los obreros que tiene ocupados el Ayuntamiento en efectuar determinadas reformas en las oficinas de la Segunda Comisaría. E n Alosentegui, barrio de Baracaldo, se presentaron en la fábrica de yute de R i c a Hermanos unos ocho o nueve huelguistas, con propósito de arrastrar al paro a los que allí trabajaban. Avisada la Guardia civil los huelguistas se dieron a la fuga perseguidos de cerca por varios números de la Benemérita. L a persecución duró largo, rato monte arriba, entre barrizales y terreno quebrado. Los guardias hicieron de cuatro a cinco disparos, y al fin lograron detener a cuatro de los que ejercían coacciones, a uno de los cuales se le ocupó una pistola y varios cargadores. E n Bilbao circularon toda la mañana, con motivo de este suceso, falsos rumores sobre graves sucesos ocurridos en Baracaldo. E l gobernador, tan pronto como tuvo noticias de lo ocurrido, se apresuró a felicitar al mencionado, puesto por elcelo desplegado. E n Zorroza se declararon en huelga los empleados de los depósitos de cargadores de la Campsa. E n cambió en Santurce, los trabajadores de esta Empresa realizaron normalmente la descarga de un barco E n la. fábrica de Echevarría, l a de Santa Teresa, los obreros secunderon el paro a las cuatro de la tarde. E l gobernador, hablando nuevamente con los periodistas de todo esto, volvió a lamentarse de esta actitud injusta y absurda de les obreros. Seguía en la convicción de que todo tendía a impedir la celebración del plebiscito anunciado, para decidir sobre el conflicto de Altos Hornos, el cual virtualmente estaba celebrado, puesto que en las reuniones de las organizaciones obreras, todas, sin más excepción qué los sindicalistas y comunistas, votaron por él. Querían impedirlo a todo trance esos, elementos extremistas; por eso su deseo era celebrarlo a todo trance en un ambiente de paz y rodeado de toda suerte de garantías; para que nadie pudiera poner objeciones a su resultado, ha decidido no aplazarlo n i suspenderlo, sino desistir, definitivamente de él, ya que por otra parte sería lo niás probable que fueran muchos los que por temor se abstuvieran de tomar parte en el plebiscito. L e parecía absurda esta posición suicida. de los obreros. E l njovimiento se achacaba tanto a comunisitas como a sindicalistas, pero a última hora se tienen algunas dudas porque la Confederación Nacional del Trabajo repartió por los pueblos de las márgenes unas hojas invitando a sus obreros a no dejarse sorprender por cualquier intento de paro que otra organización quisiera llevar a cabo. Caben también sospechas de que se tratara de una clave. L o s comunistas en cambio repartían otras hojas en las que desde luego se invitaba al paro. SE ANUNC 3! A EL PLEBISCITO PARA RESOLVER LA HUELGA DE ALTOS HORNOS Intento d e p a r o U n a nota oficiosa Bilbao 30, 5 tarde. E s t a mañana ha publicado la Hoja. Oficial una extensa nota oficiosa, facilitada por el gobernador civil, comunicando a las clases obreras y a la opinión en general su decisión de llevar a cabo el proyecto de plebiscito para resolver la huelga de Altos Hornos. E n l a nota se hacía un ponderado llamamiento a la concordia, y se detallan las instrucciones para el plebiscito, que había querido rodear la primera autoridad de la provincia de toda suerte de garantías. Esta decisión del gobernador la sabíamos desde el pasado sábado, y por eso dimos cuenta de la misma l a noche de dicho día a M a d r i d pero el gobernador quiso proceder con la mayor reser- va, y así lo encareció de los informadores locales, para evitar que los elementos extremistas, disconformes con el plebiscito, porque resulta que la mayoría de los obreros metalúrgicos afectados por el conflicto de. Altos Hornos es contraria a la huelga, se preparasen para impedirlo y. perturbar el orden. A s i pues, l a nota publicada por la Hoja Oficial sorprendió a todos, pero inmediatamente se pusieron en contacto y comunicación los elementos extremistas, afectos al partido comunista y a la Confederación Nacional, intentando hoy mismo provocar un paro general en Bilbao y la provincia. E l intento puede decirse que ha fracasado, por lo aue se refiere a Bilbao, donde se ha trabajado con absoluta normalidad, siendo escasísimos los incidentes registrados, y ninguno de ellos de carácter grave, no obstante haberse lanzado. por l a mañana los revoltosos, repartiéndose por las obras y puertas de las fábricas para ejercer coacciones. Abrió el comercio, sin una sola excepción, y el servicio de transportes, tanto de tranvías como de taxis, autobuses, etc. se hizo con absoluta normalidad. E n la extinguida anteiglesia de Deusto, acaso por la distancia que les separa de la capital y por su v i g i lancia menos asegurada, algunos, pequeños grupos lograrpn algún éxito, consiguiendo el paro en la fábrica de galletas Artiach, e impedir la entrada de los obreros en algunas fábricas y talleres de l a barriada. También se situaron a la puerta de la fábrica de Euskalduna, pero, según referencias facilitadas de la misma, sólo consiguieron que dejasen de entrar alrededor de unos cien obreros. E l paro en otros sitios S i en Bilbao puede considerarse rotundo el fracaso de los elemento perturbadores, hay que reconocer, en cambio, que lograron bastante éxito en las zonas fabril y minera, donde el paro fué más extenso. Según datos que se nos facilitó en el Gobierno civil, en Sestao, excepto en los A s tilleros del Ñervión, donde entraron seiscientos obreros de los mil doscientos noventa y tres que componen su plantilla, el paro fué completo. E n Ortuella tampoqp se trabajó, menos en los talle: s de la FrancoBelga. E n San Julián de Musquels secundaron el paro trescientos cuarenta obreros mineros. E n Erandio, el paro fué también geenral, entrando únicamente algunos obreros en la fábrica de cables francoespañola. E n Gallaría el paro fué asimismo total. Y tampoco se entró a trabajar en la factoría de la Babcock- Wilcox. E n la Arboleda secundó el paro alrededor de un centenar de obreros. Esta tarde parece que se ha intensificado el paro, pues entre otros lugares han dejado de entrar al trabajo en la fábrica de Ciurrena. S e suspende el plebiscito E l gobernador, hablando de esto con los periodista, se mostraba vivamente contrariado. Nos dijo que, teniendo en cuenta tales circunstancias, no podía celebrarse mañana el plebiscito porque faltarían las garantías de que él había procurado rodearlo, y porque serían muchos los que por temor no se decidirían a tomar parte en él, había resuelto suspenderlo. Nos dijo también que la policía había detenido a veinticuatros individuos, directivos de las organizaciones comunistas y de la Confederación Nacional del Trabajo. También se detuvo a otro individuo que repartía hojas clandestinas invitando al paro. Finalmente, nos dijo que había conferenciado con los jefes de Fprales y de la Guardia civil, dándoles órdenes severísimas para reprimir, con la debida energía, cualquier desmán de los elementos extremistas. U n telegrama al G o b i e r n o L a Empres a de Altos Hornos ha dirigido un telegrama al presidente del Consejo y a los ministros de Trabajo y Economía, que dice así: Haciéndose campaña extremismo obrero para continuar huelga en la fábrica de esta Sociedad, amparados en su proceder sobre despidos, le agradecerá vivamente que Gobierno apruebe conducta de esta Sociedad, que estamos seguros de merecer el mejor concepto sobre la política seguida en el reajuste de plantillas a que nos hemos visto obligados en momento tan difícil, por que atravesamos. Consideramos obligada tal gestión para procurar aclaración que viene agravando ambiente huelga e impidiendo toda solución. Nuestra colaboración a la paz social nos cuesta tan grandes sacrificios en metálico, que no podemos prolongarla un día más. Pedreas y palos. Fracasa el intento en B i l b a o Sobre la una de la tarde se produjo en Bilbao un incidente, que causó extraordinaria alarma en el casco viejo de la población, con los consiguientes sustos y carreras. E l l o fué que un grupo de mozalbetes, ninguno de los cuales alcanzaba veinte años, capitaneados por uno mayor, irrumpió inopinada y violentamente en la callé de Artecalk, recorriéndola de un extremo a otro, lanzando desaforados gritos y apedrando las lunas de los establecimientos, sin dar tiempo a sus propietarios a bajar las persianas. Como consecuencia de la pedrea fueron hechas añicos once lunas, sin que se causara ninguna detención. Por fortuna tampoco hubo que lamentar desgracia alguna. p t r o incidente se registró frente a la fábrica de productos químicos, ante la cual se presentó un grupo de extremistas para invitar a que abandonasen el trabajo los que se encontraban dentro; como éstos se negaran, se exacerbaron trabajadores y huel- S e extiende el paro. Incidentes y coacciones. Manifestaciones del gobernador. T r e i n t a detenidos Bilbao 1, 1 madrugada. Ayer por la tarde continuó el paro en las localidades donde por la mañana se consiguió que fuera absoluto. Los pueblos donde se logró esto por los extremistas fueron Baracaldo, Las Carreras, Portugalete y Elguero. f D i j o el gobernador que se habían realizado hasta ahora treinta y tres detenciones: y que éstas seguirán. También manifestó que había ordenado que se cachee a todo el mundo, y que estaba dispuesto a hacer que cayera todo el peso de la ley sobre aquellos a los que se encontrasen armas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla