Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lo temporada taurina en Méjico LOS TRIUNFOS DE PEPE AMOROS El torero de la verdad L a Prensa de Méjico (la diaria y la taurina) nos trae noticias detalladas de los grandes éxitos que en aquella República está consiguiendo el joven y valiente diestro Pepe Amorós. Esta vez los cablegrám no han mentido cuando comunicaban que las actuaciones del noi il li torero salmantino producían vi n U dero entusiasmo entre los buenos aficionados mejicanos, que las premiaban con frenéticas ovaciones, música, dianas, etc. etc. Los calurosos y unánimes elogios que dichos periódicos dedi- can a Pepe- -al que también por allí llaman catedrático del toreo de la Universidad de Salamanca -confirmau, como decimos, lo que los cables comunicaban; pero por si ello no fuese bastanté para darse idea del triunfo verdad, indiscutible, del valiente lidiador, hay un dato que no deja lugar a duda: Amorós, que fué a aquellas tierras con sólo tres Corridas contratadas, toreó una más en Pachuca; ha sido prorrogado por la E m presa de E l Toreo, de Méjico, para tres funciones más, y ha firmado también tres para Guadalajara, dos para León de las Aldamas y dos para San Luis de Potosí. E n total, catorce corridas firmadas hasta la fecha. ¿Cómo ha conseguido és ¿SE P U E D E L L A M A R M A N D Ó N A flOIKN T d k E A A S I? SO M Á N D O N ES POCO. S E L E D E B E L L A M A R D I C T A D O R Y NOS Q U E DAMOS CORTOS to Pepe Amorós? Solamente a fuerza de voluntad, de valor y de arte. De un valor sin trampa, que pone a contribución con todas las reses, s e a n éstas bravas, sean mansas o sean como fueren. De un arte finísimo, depurado, que luce espléndidamente en todas l a s suertes que ejecuta. Además, téngase en cuenta que es uno de los pocos toreros completos qué hoy existen pues no solamente torea de capa y muleta como el que mejor lo haga, sino que es un excelente rehiletero y un- verdadero matador de toros. Y pone en todo ello tan grande cantidad de voluntad, tal pundonor, que la áficióri mejicana, apercibida de ello, ha comenzado a llamarle el torero d la verdad Hace unos meses, en estas mismas páginas, profetizábamos que Amorós no tardaría mucho en, ser una T: S S 0 Í de las. primeras figuras del L t j toreo. Nuestros vaticinios se van cumpliendo; y ahora, en i vista de sus grandes triunfos én Méjico, nos aventuramos a asé arar que en la próxima temporada en España será uno de los que más toreen, pese a todos los trusts a todas las intrigas y a todas las artimañas que hoy predominan en el toreo, porque la afición se ha dado ya cuenta de que los toreros deben torear sólo en la plaza y no fuera de ella, y porque, cansada de tore- ros de pega sólo quiere ver a los que, como Pepe Amorós, puedan ostentar el honroso título de el to rero de la verdad B. GARCÍA- HERREROS