Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V Í E R N S S 4 D E D I C I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ar Acotaciones de oyente un H e aquí algo que queríamos decir: H a sonado la hora de ponerse serio. E i grito, el denuesto, el piropo, la exaltación, ya no sirven de nada; su momento ha pasado. No- más arrojar adjetivos, como piedras, a la cabeza del adversario; no más deshojar flores sobre las personas representativas o las palabras de abstracción seductora. Dorante algún tiempo, fué imposibleevitar ese alboroto apasionado, porque n i aun en la iglesia se acomodan h ¿s fieles sin ruido. Media España llamaba carvenícola a la otra media, que respondía con el dicterio de jabalí. Pues bien, no más jabalíes, n i más cavernícolas. E l que sólo sepa insultar, que se calle, y hablen los que hayan de exponer ideas, con la mesura y el orden y la claridad que tan principalmente importa usar al que tíe cierto tiene algo razonable que decir. Nada de juzgar a los hombres por su ropa. Estamos tan presos aún en lo formal, que mucha gente cree incompatible l a democracia con el chaquet, y alguno se espanta de que puedan vestir de frac los m i nistros socialistas en la toma de posesión del presidente de la República. ¿Qué socialismo es ese? claman. Pero pensar asi, es diáíanamente estúpido. Ninguna doctrina social puede oponerse a que sus partidarios se vistan con arreglo a las prácticas de su tiempo. S i alguien cree que la democracia consiste en conseguir que todos estemos mal vestidos, ese alguien no es más que un fachoso majadero sin importancia. Pongamos también por bajo siete llaves los excesos de nuestro sentimentalismo. U n o de ellos puede ser ese indulto general que solicita con generoso ahinco nuestro querido y admirado Luis de Tapia. Bien sabemos que es antipático oponerse a una demanda de perdón, pero nos alienta la actitud de Indalecio Prieto, inspirada en ese persistente buen sentido del ministro socialista. Para qué soltar a malhechores contumaces que al día siguiente han de buscar para que respondan de nuevos desaguisados los agentes de Policía? Indulto general, no. Indulto de los ya corregidos en cualquier momento. Y cuando en el Parlamento, en el periódico, en el libro, alguien trate de una cuestión nacional con razones, con números, no se le responda con gritos. A y e r el Sr. M a rracó hizo una crítica de la conducta seguida por el Sr. Albornoz en el asunto de la Confederación Hidrográfica del Ebro. L o s radicales- socialistas increparon a su placer al Sr. Marracó. E l propio Sr. Albornoz se encrespó asimismo. Pero un grito nada puede contra una cifra. Ese asunto de la Confederación del Ebro es de una importancia que pocos parecen comprender. Si se tira la pared que separa un cementerio religioso de un cementerio civil, no pasa nada. Los muertos continúan en su paz, unos con la cruz y otros sin ella; el valor de las acciones. que hayan cometido en vida es igual; su responsabilidad, la misma. Los gusanos tampoco se enteran. S i al discutir este hecho los vivos se insultan, ¡pschs! Que se insulten. E s un suceso de sentimiento, de pasión. L a única manera que los. hombres conocen de resolver sus diferencias religiosas es la brutalidad. E l problema de los riegos no puede afrontarse así. Es in asunto material que debe ser tratado científicamente. De un lado el hombre, do otro la riqueza. Todos los g r i tos que se don no podrán hacer que la tierra beba una gota de agua inexistente. Los discursos que va pronunciando por los pueblos el Sr. Albornoz son seguramente piezas oratorias magníficas, eme bien valen DEL EL ULTIMO ATENTADO MILAGROSAMENTE VOTO FEMENINO, QUE SE H A SALVADO el banquete con que después se le obsequia. Pero si por su culpa se inutilizan o disminuyen en su eficacia los altos fines de la Confederación del Ebro, ha hecho a la patria un daño imperdonable que todos los alaridos de sus compañeros de minoría no lograrán corregir n i ocultar. L a República está sentada y firme. Sólo puede tener enemigos dentro de ella. E s el momento de discutir con seriedad los asuntos serios, que son muchos y urgentes, y el tiempo que se pierda en pronunciar un i n sulto es un fraude que se le hace al país. -W. Fernández Flores. rroviarias y plantear la cuestión al discutirse el presupuesto. Se resolvió celebrar una próxima reunión el miércoles. P o r lo pronto parece que las obras no se suspenderán. Constitución del g r u p o africanista Se ha constituido oficialmente el Grupo Parlamentario Africanista. Reunido éste acordó- celebrar actos en Ceuta y Melilla el 20 del actual. Hablarán en ellos los señores Sánchez Prados, Jaén y Ovejero. Tienen el proyecto de ir a Fernando Póo, en viaje de estudio e inspección. Ese viaje depende de las gestiones que se realizan cerca del ministro de Marina. Se ha comunicado al presidente de la Cámara, Sr. Besteiro, la constitución oficial de dicho grupo por 20 diputados. Provisionalmente ocupa la presidencia el Sr. Jaén, y la secretaría el Sr. Sánchez P r a dos. Fuera de Ja sesión Las obras del ferrocarril CoruñaOrense- Zamora E n la Sección segunda del Congreso se reunieron ayer tarde los diputados de las provincias gallegas y de Zamora, para tratar de la cuestión de las obras del ferrocar r i l Coruña- Orense- Zamora. Concurrieron 30 diputados. Informó el señor Fábregas, presidente de la reunión, sobre las gestiones efectuadas ante varios ministros y las respuestas obtenidas, de las que ya había noticia. Se inició un vivo cambio de ideas sobre la posibilidad de ejercer una acción conjunta de todos Iqs diputados ele las provincias interesadas en 5 a construcción de obras fe: U n a nota de los federales A y e r tarde fué entregada a los periodistas la siguiente neta: E l partido republicano democrático federal que fundara D. Francisco Pí está regido por un Consejo Nacional que, democráticamente y sin protesta alguna, fué elegido en 29 de agosto de 1930. Tiene organización en todas ¡as provincias y está repre- A