Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 5 D E DICIEMBRE D E 1931. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. P A G 18 virtud. de l a cual cada uno d é l o s cónyuges puede exigir l a liquidación y separación de sus bienes. A r t 25. Tanto el marido como la mujer adquieren l a libre disposición de sus propios biene s y de los que por la liquidación de la sociedad conyugal se les adjudiquen. A r t 26. L a demanda de divorcio y l a sentencia firme en que se decrete deberán anotarse e inscribirse respectivamente en el Registro de l a Propiedad que corresponda en cuanto a los bienes inmuebles pertenecientes a l a sociedad conyugal. A r t 27. Cuando los cónyuges divorciados contrajeren nuevo matrimonio entre sí, volverán a regirse los bienes por las mismas reglas que antes de l a separación, sin perjuicio de lo que durante ella se hubiere ejecutado legalmente. Antes de contraer el segundo matrimonio harán constar los contrayentes, por escritura pública, los bienes que nuevamente aporten y éstos serán los que constituyen respectivamente el capital propio de cada uno. E n el caso de este artículo se reputará siempre nueva aportación la de todos los bienes, aunque en parte o en todo sean los. mismos existentes antes de l a liquidación practicada por causa de divorcio. A r t 28. E l divorcio no autoriza a los cónyuges para ejercitar los derechos estipulados en el supuesto. de la muerte de uno de ellos; pero tampoco les perjudicará para su ejercicio cuando llegue aquel caso, salvo lo dispuesto en el artículo siguiente: A r t 29. E l cónyuge culpable pierde todo lo que hubiere sido dado o prometido por el inocente o por otra persona en consideración a éste; el inocente conserva todo cuanto hubiese recibido del culpable, pudiendo, además, reclamar, desde luego, lo que éste le hubiere prometido, aunque tales beneficios se hubiesen estipulado con cláusula de reciprocidad. A r t 30. E l cónyuge divorciado no sucede ábintestato a su ex consorte, n i tiene derecho a la cuota usufructuaria que establece el artículo 834 del Código C i v i l n i a las ventajas de los artículos 1.374 y 142 del mismo Código. S i al fallecer el causante estuvieren los cónyuges separados por demanda de divorcio, se esperará el resultado del pleito. A r t 31. E l cónyuge inocente, cuando carezca de bienes propios bastantes para atender a su subsistencia, podrá exigir del culpable una pensión alimenticia, independientemente de l a que corresponde a los h i jos que tenga a su cuidado. S i el divorico se decretare por causa que no implique culpabilidad de ninguno de los cónyuges, ambos podrán exigirse recíprocamente alimentos en su caso. A r t 32. E l derecho a los alimentos cesará por la muerte del alimentista o por con traer éste nuevo matrimonio o v i v i r en concubinato. L a obligación del que haya de prestarlos se transmite a sus herederos, dejando a salvo las legítimas cuándo sean herederos forzosos. A r t 33. Los alimentos se reducirán o aumentarán proporcionalmente, según el aumento o disminución que sufran las necesida des del alimentistas y la situación económica del cónyuge obligado a satisfacerlos. Artículo 34. E l alimentista puede exigir la constitución ele hipoteca especia! sobre ios bienes inmuebles del obligado a dar alimento suficiente a garantizar el cumplimiento de l a obligación. S i el obligado careciese de bienes propios en que constituir la hipoteca, o fuesen insuficientes, el juez determinará según las circunstancias, las garantías que haya de prestar. A r t 3, E l cónyuge divorciado que v i S e c c i ó n c u a r t a D e los alimentos niendo obligado a prestar pensión alimenticuando proceda, y a los hijos que no queden cia al otro cónyuge o a los descendientes en en poder del padre. virtud del convenio judicialmente aprobado Quinto. Dictar las medidas necesarias o de resolución judicial, y que culpablemenpara evitar que el marido perjudique a ¡a te dejara de pagarla durante tres meses muj. gr en l a administración de sus bienes, si consecutivos, incurrirá en l a pena de p r i le correspondiere, o en l a de los bienes de sión, de tres meses a un año, o multa de la sociedad conyugal. 500 a 10.000 pesetas. L a reincidencia se A r t 45. Cuando se solicite l a defensa por castigará en todo caso con pena de prisión. pobre, tanto por el actor como por el demandado, se substanciará este incidente en A r t 36. E n lo que no esté previsto en pieza separada, sin detener n i suspender el la presente ley se aplicarán las disposiciocurso del pleito principal, cuyas actuaciones nes del Título V I libro I del Código C i v i l se practicarán provjsionabmente sin exacCapítulo cuarto ción de derechos. j j e l a separación de personas y bienes Sección s e g u n d a D e l p r o c e d i m i e n t o d e separación y de d i v o r c i o p o r causa justa A r t 37. Se puede pedir la separación de personas y bienes, sin disolución del vínculo: Primero. P o r consentimiento mutuo. Segundo. P o r las mismas causas que el divorcio. Tercero. Cuando las relaciones matrimoniales hayan sufrido una perturbación profunda por efecto dé la diferencia, de costumbres o de mentalidad entre los cónyuges u otra cualquiera causa de naturaleza análoga que no implique culpabilidad de uno de ellos. E n este caso podrá pedir l a separación cualquiera de los cónyuges. A r t 38. E l ejercicio de la acción de separación está sujeto a las normas que para la. de divorcio establece el capítulo segundo de esta ley. Corresponde al cónyuge inocente. optar entre ambas acciones. A r t 39. L a separación sólo produce l a suspensión de la vida común de los casados. E n cuanto a los bienes del matrimonio, a l a guarda de los hijos y a los alimentos se estará a lo dispuesto en e l capítulo tercero de esta ley. A r t 40. Se dictará sentencia. de divorcio a petición de los dos cónyuges, transcurridos dos años, a contar desde l a fecha de la sentencia de separación y a petición de cualquiera de ellos cuando hubieren transcurrido tres años. A r t 41. P o r los incapacitados, a tenor del artículo 213 del Código. C i v i l podrá pedir la separación su tutor, con autorización del consejo de familia. Esta separación no podrá motivar la sentencia de divorcio a que se refiere el artículo 40, sino transcurridos tres años y a petición del cónyuge capaz. Capituló quinto D e l p r o c e d i m i e n t o d e d i v o r c i o Sección primera. Disposiciones generales A r t 42. Será juez competente para conocer en las causas de separación y divorcio el de primera instancia del lugar del domicilio conyugal. Los que no tuvieren domicilio n i residencia fija podrán ser demandados en el lugar que se hallen o en eí de su última, residencia, a elección del demandante. A r t 43. E l juez examinará de oficio su propia competencia. Son nulos los acuerdos de las partes que alteren lo establecido en el artículo anterior. A r t 44. Interpuesta y admitida la demanda de separación o de divorcio, adoptará el juez mientras durare el juicio las disposiciones, siguientes: Primero. Separar los cónyuges en. todo caso. Segundo. Separar el domicilio de la mu. jer. Tercero. Poner los hijos menores de cinco años al cuidado de la madre, y los mayores de esa edad al cuidado del padre. E l juez podrá, sin embargo, proceder de modo distinto, en virtud de causa justa o por acuerdo de los cónyuges ratificado a presencia judicial. Cuarto. Señalar alimentos a la mujer, A r t 46. Las demandas de separación y. de divorcio se substanciarán por los trámites del juicio declarativo de menor cuantía con las modificaciones introducidas por esta ley. P a r a interponer l a demanda no será necesario intentar previamente la conciliación, A r t 47. Entre los documentos que deben acompañar a la demanda, figurarán los quejustifiquen el domicilio conyugal, o en. su caso, la residencia. A r t 48. E l ministerio fiscal será parte en el juicio principal y en todas sus incidencias. A r t 49. L a s partes podrán comparecer por sí mismas, o por medio de procurador. E n todo caso la. demanda se formulará por escrito. A r t 50. S i se hubiere formulado reconvención, el actor contestará dentro del plazo improrrogable de diez días. N o se admitirá reconvención que no estuviere fundada en algunas de las causas establecidas en el artículo tercero. A r t 51. L a confesión y el allanamiento a. la demanda, no bastarán por sí solos para fundamentar una sentencia condenatoria. Los parientes y los domésticos de los esposos pueden ser oídos como testigos. A r t 52. Cerrado el período de prueba, procederá el juez, dentro de los diez días siguientes, a hacer un resumen razonado de las practicadas y un informe sobre l a cuestión de Derecho. A r t 53. Cumplido el trámite del artículo anterior quedarán los autos de manifiesto, por el término de cinco días, transcurrido el cual se remitirán a l a Sala de lo C i v i l de la Audiencia respectiva para la. vista del pleito, previa instrucción de las partes y del ponente. A r t 54. L a s vistas de los pleitos o i n cidentes de l a separación y del divorcio gozarán de la excepción a que se refiere el segundo párrafo del artículo 321 de l a ley de Enjuiciamiento C i v i l A r t 55. Los jueces y tribunales podrán disponer de oficio, o a instancia de parte, que el despacho y Ja vista se haga a puerta cerrada cuando así l o exija la moral y el decoro, la naturaleza d e l a causa de separ a c K n o de divorcio. Quedan asimismo prohibidas, bajo pena de multa de 500 a 25.000 pesetas, impuesta por el tribunal que haya conocido el pleito, las informaciones y comentarios periodísticos relativos al litigio o a sus incidentes. A t. 56. Contra la sentencia se podrá i n terponer recurso de revisión ante el T r i b u nal Supremo por alguna de. las causas siguientes Primera. Incompetencia de jurisdicción. Segunda. Violación de las formalidades (1; 1 juicio cuando hubiere producido indefensión. Tercera. Injusticia notoria. E l recurso se interpondrá mediante escrito presentado ante la sala que hubiere dictado l a sentencia, dentro del término improrrogable de diez días, contados desde el siguiente al de. su notificación. Transcurrido este plazo, se remitirán los autos al Tribunal Supremo, emplazando a las partes para que comoarez-
 // Cambio Nodo4-Sevilla