Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N o fué tarea fácil reunir a la caravana en el autocar que había de trasladarla al hotel y conseguir que se desplazara de nuevo para que los fotógrafos impresionaran una docena de placas, entre ellas una del momento en que lady W a l l entregaba un hermoso ramo de flores a l a esposa del seleccionador español, Sr. Mateos, y finalmente iniciar la marcha hacia el céntrico hotel donde se hospedan nuestros compatriotas. Pero todas estas operaciones se realizaron felizmente, dirigidas por el jefe de la expedición, Sr. Aícaraz, que a sus conocimientos de la técnica turística une l a experiencia adquirida durante varios años de residencia en Londres. Pasada la emoción de los primeros momentos se alteró pasajeramente la imperturbabilidad habitual y majestuosa del Londres inconmovible, o al menos de una de sus zonas más conocidas. Hemos podido hablar con los jugadores y los directivos. L a opinión general es unánime: Será muy difícil derrotar a los ingleses, pero nadie sabe lo que puede disponer la fortuna. Los nuestros han de entendérselas con los mejores jugadores del. país donde más y mejor se juega al fútbol, en un momento de la temporada favorable a los ingleses, que quizá lo han escogido recordando también que hace años los españoles escogieron el tiempo que más les convino. Mucho depende del tiempo que reine de ahora hasta e í miércoles, pues lo que va de año ha sido excepcionalmente seco, y de seguir así el campo estaría en buenas condiciones. Todos coinciden en que n llueve las dificultades para los nuestros aumentarán de modo formidable. Los españoles vienen en condiciones excelentes y con una moral muy elevada. N o obstante lo cual, se afirma, por quien mejor debe saberlo, que ninguno de ellos, está en el apogeo de sus facultades o en el momento culminante de su forma. S i n embargo, como me acaba de decir el Sr. Cabot, es posible jugar bien y perder, o jugar mal y ganar. Confiemos en que el equino español ha de jugar bien y gan a i y o al menos, hacer una pelea muy dura y muy lucida. N o otra cosa espera de él l a afición inglesa, que se halla en estado de expectación aguda. de los seleccionados para el encuentro i n ternacional. P o r la noche la Casa de España les obsequiará con un banquete. M e consta que algunos aficionados han venido de España para presenciar el, encuentro. -Bolin. E l partido de h o y Madrid 4, 12 noche. F i n de semana futbolística. Se trata- -ya lo sabe el lector- -de una de las postreras manifestaciones del torneo mancomunado. Jugarán el Csstilla y el Athletic en el campo del primero. Los morados alinearán la siguiente tropa: Pacheco; Conde, García V a s o Antoñito, Valle, Jaso; V o z Mediano, Campeón, Moraleda, Alvarito y Blázquez. Y el Athletic pondrá este grupo: Bermúdez; Pepín, C o r r a l Santos, Rioja, Arteag a Marín, Pirulo, Cuesta, Buiría y Martín. net, Peña; Lazcano, Eugenio, Bestit, Ate- ca y Urretavizcaya. E! notable interior Triana no puede a l i nearse en este encuentro, pero es casi seguro que forme en l a línea que el martes jugará el match amistoso contra el Deportivo Español, de Barcelona. L a tercera división de la L i g a L a Nacional ha comunicado el, calendario del tercer grupo de los clubs que jugarán el torneo de la tercera división. Las fechas designadas son: Primera vuelta. -Día 20 de diciembre, Zaragoza- Martinenc, Sabadell- Iberia y Júpiter- Mallorca. Día 27, MartinenCrSabadell, MallorcaZaragoza e Iberia- Badalona. Día 3 de enero, Mallorca- Martinenc, B a daloim- Sabadell y Júpiter- Iberia. Día 10, Martinenc- Badalona, SabadellJúpiter e Iberia- Zaragoza. Día 17, Júuiter- Badalona, Mallorca- Iberia y Zaragoza- Sabadell. Día 24, Júpiter- Martinenc, Badalona- Zaragoza y Sabadell- Mallorca. Día 31, Martinenc- Iberia, Zaragoza- Júpiter y Mallorca- Badalona. L a segunda vuelta se desarrollará en los días 7, 14, 21 y 28 de febrero y 6, 13 y 20 de marzo, invirtiendo los campos. Y el de mañana Frente a un Madrid, con numerosos remiendos para zurcir los rotos que dejan los internacionales viajeros, el Iberia, entusiasta y aguerrido, al que se le presenta una gran oportunidad para sumar dos puntos, que tendrían inapreciable valor. Los madridistas formarán el siguiente once: V i d a l Torregrosa, Quesada; Prast, B o- AVIACIÓN DEPORTIVA S i yo hubiese estimado trabajo sencillo articular un reglamento para la celebración del juego deportivo con aviones no habría dudado en exponer el proyecto, convencido como estoy de que lograrlo es dar vida propia a la aviación particular. E l corresponsal que hace algún tiempo me reprochaba no haber determinado concretamente l a forma en que podría llevarse a cabo lo que di en llamar torneos del aire 110 debe, pues, tildar de jactancia mi reserva. Llámele más bien modestia. Y si en verdad detenta (sic) el título de aviador, su escepticismo! cuadra mal con las posibilidades E l aspecto básico de los jugadores espaque atisba en el horizonte aeronáutico. ñoles ha causado excelente impresión, como E n verdad yo no pensé por entonces. contambién el rumor de que son los profésio- testar su anónimo comunicado, como no esnales me i or pagados del- mundo. E l equipo taba en mi ánimo insistir sobre el tema. español- -dice U Ü diario de la tarde- -constiH a sido preciso que reciba numerosas y tuye una de las mejores selecciones de atlereinteraclas invitaciones a desarrollarlo para tas que hemos visto. E l hecho de ser éste que me decida a ello, aun conociendo que el orimer partido internacional, que se enen la cadena de dificultades existentes son cuentra en Inglaterra desde que todos los los más fuertes eslabones la. incredulidad de países de Europa, han adquirido su mayor muchos profesionales y l a carestía de las edad futbolística, contribuye tanto a aumenexperiencias indispensables. Y sobre todo, tar el interés como el recuerdo de la derrome lleva a contribuir con mi grano de areta que sufrieron los ingleses en Madrid, hana el ruego de unos buenos aficionados que ce años. cursan actualmente su aprendizaje do. piloto L a figura más destacada de nuestro equiy que, extremadamente generosos a l j u z g a r po es, desde luego, Zamora, ...ali, que l a P r e n me, insisten en que exponga, siquiera sea sa califica del mejor portero del mundo. en líneas generales, lo que a mi juicio poPero los comentarios. peVipdísticos recaen dría ser ese juego del aire sobre el rumor circulado en Inglaterra de que en España y en otros países de Europa Vaya, pues, una, idea que- -digámoslo por están prohibidas las cargas, según unos; conanticipado- -no pretende ser un reglamento, tra cualquier jugador, y según otros, únicasino una base de discusión. mente contra el portero, cuando lleva en las Hablemos en primer lugar del motivo manos el balón. Este rumor ha dado lugar a la impresión de que los nuestros, por no estar acostumbrados a las. cargas, sufrirán más al ser víctimas de ellas. A l cdrrespón: sal le. consta que si va a haber cargas, Jais habrá en uno y otro equipo, sin infringir, naturalmente, las reglas de la corrección y Cáenfe veimfle p á g i n a s del juego limpio. H o y asistirán los españoles al partido del revistas diferentes en West Ham. y el Everton. Este es el m e j o r i equipo del año, en cuyas filas figuran tres J del juego. S i alguien imaginó que mi pensamiento es cargar con un balón a los t r i pulantes de una avioneta y lanzar a los demás en su persecución hasta conseguir arrebatárselo está en un completo error. Como tampoco pensé en l a posibilidad de dejar flotando en el aire la pelota para que los aparatos de uno y otro bando embistieran sobre ella y a golpes de héüce intentaran hacerla entrar por una portería más o menos amplia. S i mi comunicante no encontró otra forma menos disparatada y peligrosa comprendo perfectamente su escepticismo. Desde luego no podría ser clasificado entre los juegos un sistema tan eficaz para hacer astillas los aviones y tortillas humanas a sus tripulantes. Pero yo advertí que la habilidad no había de demostrarse por una lucha directa, y encuentro factible hacerlo lanzando balones de peso y dimensiones apropiadas contra siluetas colocadas en el campo. E n esto no hay peligro. E s un bombardeo desde cinco a diez metros de altura hecho con proyectiles cargados de viento Cada avioneta- -monoplaza- -no podrá llevar a bordo más que dos balones, que, según la silueta que derriben, alcanzará puntos favorables o desfavorables para s, ú equipo. Cuando haya disparado, sus dos proyectiles y al objeto de proveerse nuevamente habrá de aterrizar en la zona de campo destinada a tal fin- -que lindará con l a de juego- lo que, sobre constituir una falta, le restará tiempo de combate Cada avioneta irá provista, además, de un dispositivo que permitar largar a veinticinco metros de distancia, -contados desde la cola, un globo que habrá de defender contra las embestidas de los aviones contrarios. T a l es, en líneas generales, el motivo del juego Y como l a exposición detallada de lo que pueden ser sus incidencias requiere demasiado espacio y algunos croquis explicativos, las iremos desarrollando en sucesivos artículos. -José M. Espinosa.
 // Cambio Nodo4-Sevilla