Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 8 D E D I C I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19 DON JOSÉ O R T E G A AMPLITUD Y G A S S E T INICIA L A DE GRAN NACIONAL FORMACIÓN D E U N PARTIDO L a República se ha convertido en triste y agria. L o s errores del G o bierno p r o v i s i o n a l U n llamamiento a la juventud, a los obreros y a los intelectuales. H a y que devolver la alegría a la República. M a d r i d 7. E n la mañana del domingo, cuando se cierran las puertas del Cine de la Opera, a las once y media, hay en el local un gran número de señoras, quizás en más proporción que en cualquier sala de espectáculo de arte o entretenimiento. Puede obedecer el fenómeno a que se Janean ya a practicar sus derechos constitucionales. Puede obedecer también a que D José Ortega y Gasset une- fama de retórica y filósofo al ejercicio político, y las señoras esperan gozar en el orador todas a. quellas dotes de profundidad y de adorno que pedía Fabio Quintiliano. E n la sala no hay localidad vacía. H a y palcos con doce personas. E n los rincones útiles se han acondicionado asientos. A l h i lo de la pared hay una guardia de aficionados en pie. E n bastantes butacas se ven rostros conocidos de la antigua política, de la intransigente acérrima y de la que va acomodándose. E l lleno es tan macizo que hace decir a un señor de la Empresa. ¡Lástima que fuera así a las cuatro y media... Sube el Sr. Ortega y Gasset la escalerita del escenario y es recibido con una ovación. A poco de empezar, cuando dice el orador que ya hay un cauce legal, una vez constituida la República, para iniciar l a marcha histórica de nuestra viejísima España suena un alboroto en los pasillos y hay que i n terrumpir el acto. Pero no hay motivo de alarma. Son señores que llegan tarde y que a todo trance quieren penetrar en la sala, amenazando, si no se lo permiten, con ir al Gobierno civil. Se serena el ambiente. E l Sr. Ortega y Gasset, al reanudar su oración, hace observar que había ido ante m i crófono, y que esta circunstancia le produce alguna perplejidad, pues no sólo ha de hablar, sino que, al mismo tiempo, tiene que escucharse. podido conservar más que eí nombre de conservadores. Sólo Francia ha sabido conservar un statu quo que no implica un sentido conservador, sino un propósito k demorar sine díe los problemas. ¿Y República burguesa... Este calificativo da tono a una época histórica en el mundo jue no llegó a afectar a España. E n España no prosperó entonces el burgués ¿V a a prosperar ahora? N o es fácil. P o r consiguiente, hay que cuidar el uso de los vocablos. Porque si se usan indebidamente arrastran luego hasta las últimas consecuencias. toser luego. Hasta que los siseos se impoE l movimiento ascensional obrero nen a las laringes irritadas. E l orador va a hacer un llamamiento a Adviene en el discurso la, importancia burgueses y capitalistas, y para que no hade la hora presente H a y que saber pondeya ambigüedad, desea que el concepto de la rar esta hora importante que atravesamos. nueva política quede bien claro. H a y un moH a y que tener el sentido patético de la vimiento ascensional de la clase obrera en responsabilidad, porque, hemos de crear hissus reivindicaciones e influencia. Este motoria con nuestros actos. Y hay que decir vimiento se presenta con igual empuje que que el mayor crimen que puede- realizarse un movimiento geológico. E l avance obrees el de empequeñecer el momento que v i rista se manifiesta tari decidido e incontrasvimos (Rebullir, toses, murmullos de asentable como la marcha de nuestro sistema platimiento. netario hacia la constelación Hércules. E n los actuales instantes de rango subliN o es posible, por. tanto, hacer política burme no se puede permanecer. en actitud chaguesa en la actualidad. Pero al pensar en bacana o floja: precisa tono y calidad. P a r a política proletaria no se debe confundir el hacer historia, como para hacer deporte, movimiento obrero universal con el laborishay que estar en forma. N i chocarrerías n i mo, socialismo, sindicalismo, comunismo chistes. Es preciso aspirar a cosa grande etc, que sólo son formas y aspectos parciay con líneas amplias en el renacimiento del les de aquél. país. (Una salva de aplausos. H a y que hacer política obrerista, pero no E l es un pobre hombre ligado a una napuede ser de una modalidad única. S i se reción grande. Y cuando hay un peligro para chaza la política burguesa hay que rechasu patria lanza la advertencia: ¡N o toleréis zar la contraria también teniendo en cuenta el triunfo de la chabacanería, ni el apasioque en su aparición la República quería denamiento pueblerino! H a de haber pasión, cir sólo República sin clase determinada: pero fría. L a pasión que hace la historia es República para. todos. (Aplausos. P o r no recóndita. Y reflexiva. E l va a reflexionar. tener presente este postulado, ha decaído el ¿H a de perderse este momento tan propicio entusiasmo por el nuevo régimen. Se le ha para el triunfo en una discusión huera... falseado. Eso, en todo caso, para los discutidores de Algunos achacan que no siendo así la café. (Aplausos. República, sólo habría cambiado la forma de gobierno, pues si ha cambiado la forma N o ha aumentado el entusiasmo de Gobierno- -aquí el orador tiene una magistral inflexión de voz- -ya es bastante, y p o r la República mucho más valioso ese cambio que la i m E l orador hace aquí aquella figura de dicplantación de cuatro reformas intrascendención que los griegos legaron con el nombre tes y caducas. de Hipotiposis, pintura, hecha con expresiones tan vivas que parece percibirse con los 1 mportancia del cambio de réojos. E n la República, por ventura, nada gimen irremediable ha ocurrido, pero al hacerse el balance de su gestión nótase que hay una V a el Sr. Ortega y Gasset a demostrar la pérdida. N o se han sumado otros quilates al importancia de la transformación ocurrida, entusiasmo con que el nuevo régimen fué apoyándose tan sólo en la misma transforrecibido. E l l o demuestra que hay necesidad mación. Balance de siete meses de R e p ú- de rectificar el perfil que hoy tiene la Re L a Monarquía- -dice- -era una Sociedad pública. de Socorros Mutuos para el usufructo del blica Poder. L a Sociedad estaba constituida por Nació ante la respetuosa sorpresa de toY va desarrollando floridamente sus concapitalistas, categorías altas del Ejército, dos. Nació con la naturalidad con que nace ceptos, ameno prado retórico, donde de vez aristócratas e Iglesia. la fruta en el árbol. Fué una necesidad del en cuando se alzara alguna encina filosófica. pueblo para librarse de un malestar insoporN o siente animadversión contra estos eleFácil el léxico, es como Ofidio sujeto a un table. Y transcurridos siete meses empieza mentos, pero debe repetir que la Monarquía encantador. nueva desazón. ¿Por qué nos han hecho la era una asociación de ellos para ejercer el Dice que ha llegado el momento de provida agria y triste bajo la nueva constelaPoder. N a d a más... pero nada menos Y yectar la arquitectura del porvenir. V a n ción que rige a España... ocurría que cuando el interés de la nación sietp meses de República y es preciso hacer correspondía con el interés de aquellos g r u N o es por mala fe en los hombres. E s el balance de sus actuaciones... y algo más pos, el Poder se preocupaba de la nación, y por error al plantear la nueva vida. Y aun que el balance Sus hombres, los jerifaltes cuando el interés de ésta chocaba con alguno ese eror no es imputable, en gran parte, a del movimiento republicano, han hecho lo de aquéllos, los demás acudían rápidamente a ellos, sino a los otros hombres del régimen que su inspiración les ha dictado con toda apoyarlo y reforzarlo y la nación quedaba su caído que les combaten acerbamente. Y a libertad de. acción, y eso era, por otra parte, peditada a las conveniencias de dichos asociade antiguo no había inteligencia entre las lo justo. Los demás han presenciado la obra dos. fuerzas nacionales a causa del hermetismo a su vera como espectadores. Cuando él de la Monarquía. Esas incompatibilidades se P o r esta causa, el país no pudo hacer nuncreyó que los pasos republicanos eran errómanifiestan ahora también. ca su historia. L a historia de un país es hisneos lo advirtió en forma mesurada y corPero, ¿por qué hay actualmente menos toria sagrada por quedar la conciencia codial, pero sin estorbar. E l no ha estorbado fervor por la República... A l principio se lectiva sobre la individual o de grupo. L a hasta aquí. A h o r a que la Constitución está manifiesta y luce un gran entusiasmo. E l Monarquía fué el Poder desnacionalizado. terminada, hay que decir claramente las opitriunfo luego nubla las inteligencias. DijeEjemplo principal es la Iglesia, que contó niones, a fin de que se deslinden los juicios ron sus directores que la República había con gran poderío, pero no suyo, sino como y las responsabilidades. de ser conservadora y burguesa. Estas paregalo. del Poder. E n cuanto a la situación (Cuando el orador hace una pausa hay en labras no precisan nada. H o y no puede haactual, en que ha cristalizado la separación el salón un rebullir de cuerpos que se acober política conservadora. Donde todo está de la Iglesia y el Estado, no será tal vez modan para mejor deleitarse en la escucha. I en evolución, poco podrá conservarse. H e la que ambicionan algunos espíritus radiSe tose de prisa y mucho para no tener que ahí el ejempío de los intereses que no han cales, pero es preciso acatarla. y 5
 // Cambio Nodo4-Sevilla