Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 D E DICIEMBRE DE 1931. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 34 1 N F O R M A C I O N E S D E TEATROS Y CINEMATÓGRAFOS En Sevilla Sobre l a magnífica obra L Aiglón de Edmond Rostand, la casa Osso ha fraguado esta admirable película que ayer se proyecto por primera vez en la pantalla del Coliseo España. El talento del gran Tourjausky, el famoso creador de ¡Volga, Volga! esplende en la dirección de este Aguilucho en el curso de cuyas magistrales escenas está contenida la emoción poética y d r a m á t i c a de l a obra primaria, reflejada asimismo en l a correcta convicción con que el diálogo se desarrolla. Los famosas artistas Jean Waber y Simone Vandoy realizan una inspiradísima interpretación de sus respectivos papeles, bien secundados por el resto de sus compañeros. La técnica sorprendente, la belleza de la fotografía y el garbo con que la comicidad transmite l a vibración de los pasodobles marciales avaloran este insuperable film, versión atinadísima de l a vida malograda del hijo de Napoleón. E l Aguilucho gustó extraordinariamente en las tres secciones dadas ayer. Cada sección, un lleno rebosante en la suntuosa sala del flamante Coiiseo E s p a ñ a Coliseo España. El Aguilucho Teatro Cervantes. -Compañía Casimiro Ortás. A las seis y media, ¿Q u é tienes en la mirada? A las diez y media, E l tío catorce P a t h é Cinema. -Desde las seis, Lo mejor es reír por Imperio Argentina. E n español. INFORMACIONES MUSICALES En Sevilla Sociedad Sevillana de Conciertos. C l a u dio Arrau En Madrid Un éxito m á s en el haber de l a Empresa del Callao. P a p á Piernas Largas, con su argumento sin complicaciones, con su encantadora Janet Gaynor y cc ¿n sus escenas sentimentales, puede considerarse como un acierto m á s de ¡a F e s La primera parte se desarrolla en un A s i lo de Huérfanos. E n una serie de escenas conmovedoras están plasmados algunos momentos de l a triste vida de los niños sin padre. E n el asilo está recogida una muchachita- -Janet Gaynor- -a l a que sus padres abandonaron al nacer y que hace y a para sus compañeros de infortunio las veces de madrecita. TJn caballero de l a alta sociedad, apiadado de ¡a suerte de l a joven, decide protegerla de incógnito, para que ella no tenga que estarle agradecida. Llegados aquí el final se entrevé: el p a p á se enamora de la niña y sansocabó Janet Gaynor, muy bonita, muy simpática y muy ingenua. Warner, muy acertado en su papel de galán maduro. U n fondo musical bastante agradable y una (otografía clara y artística. L o dicho: un acierto de l a F o x y un éxito m á s para el Callao. Una novelita sentimental... pero en i n glés, con lo que pierde l a mayor parte de su. sentimiento y la mitad de las posibilidades de éxito. Cinta lenta de diálogos, exigir í a para su triunfo que el público pasara antes triunfalmente por l a g r a m á t i c a de M i l ton. U n pianista que hace canciones, logra cautivar a una a r i s t ó c r a t a que se decide a casarse con él. Pero l a noche de l a boda se entera el cancionista de que la honorable miss no tiene mucho de honorable, porque cultiva ciertas inteligencias con un míster de su so. c edad dorada. Y he aquí que el pobre arista, decepcionado, vuelve a su esfera y se casa con una muchacha c o m p a ñ e r a de sus trabajos escénicos. Principal vehículo del sentimiento en el film de referencia, es l a canción que da popularidad a l músico protagonista. Pero l a canción tiene tantos ritornellós, que llega a ponerse pesadilla en todas las acepciones de esta palabra. E l público, cansado de tal gravidez, exteriorizó en algunos momentos su cansancio. C i n e A v e n i d a juventud dorada C i n e del C a l l a o P a p á P i e r n a s Largas El arte de este pianista operó el milagro, al igual que Iturbi, de que al encanto de sus primeras actuaciones, tanto los públicos como la crítica fijarán en él su atención. Pudimos apreciar sus magníficas facultades en. el concierto celebrado en este mismo teatro de l a Exposición durante el Certamen Iberoamericano, y ya entonces reflejamos en estas mismas columnas nuestro asombro por los alardes de buena técnica que demostró: conservándolas idénticas y aun acrecentadas, su personalidad, en cambio, aparece m á s acusada en rasgos personales de gran intérprete. El primero de los dos programas anunciados ninguna novedad ofrecía, pues era repetición de los que todos los pianistas regalan a los públicos provincianos: una primera parte ei; l a que figuran obras clásicas como e n t r e m é s otra en l a que Chopín se lleva la parte del león y otra para los modernos, aunque estos modernos suenen a viejo, y no aludimos a los incluidos en el programa de ayer tarde. Sin llegar a la exageración de Tolstoi, quien aseguró dogmáticamente que toda la música es mala, con excepción del A r i a en re de Bach, y el Nocturno en mi bemol de Chopín, y otros diez pasajes escogidos entre las obras de Haydn, Mozart, Weber y Beethoveñ, creemos que entre lo que suele oirao abunda en gran manera lo. malo, cubierto con el escudo de un nombre glorioso por otras, producciones. ¿Cuánto mejor, m á s agradable e instructivo sería, al igual que estos mismos artistas hacen en París, Berlín y Londres, el que algunos programas estuvieran formados con sólo dos nombres? Bach y B e e t h o v e ñ e l Clavecín bien tempere y las Sonatas que es como decir el antiguo y el nuevo Testamento, los dos hemisferios del mundo sonoro que se llama ¡música de piano. El Clavecín bien tempere inédito en nuestros conciertos, por su solidez, profundidad de ideas y lógica racional, es lo m á s superior que existe én orden al puro pensar musical. Con esta obra l a música moderna estaba creada, pues en cuanto a l a forma y sus combinaciones nada restaba por hacer. Todo lo nuevo que pudieran dar a luz, todos los avances, no podrán producirse después del Clavecín m á s que en el terreno de lo que los griegos llamaron el ethos el alma, y ésta fué l a obra de Beethoveñ; crear un mundo moral grandioso e inmenso como l a eternidad. Alguien ha dicho que Beethoveñ está falto de lirismo, lo cual es una verdad; falto de lirismo externo y charlatanesco, que se manifiesta con suspiros y convulsiones, pero repleto del lirismo verdadero qué llega a l alma, la inflama y l a transporta a regiones celestes. Sentimos que Bach y Beethoveñ tuvieran en el concierto de ayer una tan exigua representación, como sentimos t a m b i é n l a inclusión de la obra de Strawinsky, que si en su verdadera forma orquestal és una de las maravillas de l a música moderna, traspasada al piano, pierde todo sa rema y encanto. De cómo interpretó A r r á u el programa bastaría con decir que justificó plenamente su fama; ponderado, sin falsos efectismos, las obras de l a primera parte fueron d i chas como gran maestro que comprende y siente las puras líneas de l o s clásicos. L a manera dice A r r a u a Chopín nos parece equidistante entre l a de los románticos enfermizos y llorones y l a de los desesperados epilécticos; un justo medio del mejor gusto: en cuanto a Debussy fué sentido e interpretado como merece el gran genio francés; sonoridades deliciosas, delicadeza, atmósfera poética, seducción íntima; una verdadera filigrana. P a r a final del concierto tocó los tres movimientos de Petrouchka que consideramos como la obra m á s difícil que existe para el piano; las inverosímiles dificultades fueron para Arrau como un juego de niños. Las ovaciones fueron tan calurosas y entusiásticas como merecidas. -E. La d e s p e d i d a d e Sáinz d e l a M a z a En Madrid En el teatro de la Comedia y en un recital extraordinario se despidió ayer del p ú blico madrileño el ilustre guitarrista castella. no, que va a emprender una distada expedición artística por América. Apremios de espacio nos obligan a limitar la información, pero lo esencial de ella es que el trabajo de Sáinz de la Maza fué admirado y clamorosamente aplaudido por el auditorio, que acudió a la suntuosa sala de Tirso Escudero. Entre las obras que ejecutó figuraron a l gunas de Bach, Mozart, Albéniz, Granados, Falla, Moreno. Torroba, Turina y el propio Sáinz de l a Maza. Se celebró cr ¡la m a ñ a n a del domingo el primero de los dos conciertos extraordinarios anunciados c o m í complemento de la serie de ¡03 celebrados en el transcurso de octubre y noviembre. La veterana corporación en el proscenio el maestro Arbós al frente de ella y el Septimino de Beethoveñ, entre las obras del programa, ya sabe el lector lo que significa: un lleno absoluto aun en sala de las enormes proporciones cíe la del Monumental. E l p ú blico es así, retrógrado cavernícola y enloquece de emtusiasmo con la música clásica. Entre la obertura de Egmont y el pasacalle de Bach lo que a jóvenes y viejos hizo pensar en lo exacto del juicio que compara a Bach con Dios, que está en todas partes, aunque no se le vea, se colocaron dos hermosos claveles reventones, Henos de lozanía y aroma: E l Corpus en Sevilla y T r i a n a de Albéniz, con orquestación de Arbós, p á ginas todas acogidas con frenéticos aplausos, qué impusieron l a repetición de la segunda de las citadas composiciones de A l béniz. El Septimino a los viejos nos recordó los tiempos en que ya la famosa obra del sublime Bordo de. Bonn, ejecutada por la Sociedad de Conciertos, dirigida por Vázquez, con el popular Sotilio, como trompa solista en el tiempo de minué como lo era en el Real en los solos de Puritanos y S o n á m bula y a los jóvenes les mostraba l a eterna lozanía de la sencillez melódica por ningún modernismo superada ni siquiera igualada, levantó verdaderas tempestades de aplausos. Se repitieron, como siempre el M i n u é y el Scherzo L a orquesta i n t e r p r e t ó alguno de sus movimientos sin necesidad de batuta y sonando Ja orquesta como, una caja de música y én fin de música tan vieja sonó c o m ó nueva y enloqueció a l a multitud en homenaje de profunda admiración al genial Beethoveñ y a l a magnífica Orquesta Sinfónica, orgullo legítimo de Madrid. -A. M. C. Los c o n c i e r t o s de la O r q u e s t a Sinfónica Cartelera sevillana Teatro Lloréns. -Cine sonoro. Sistema Western Electric. A las cuatro, Noticiario F o x n ú m e r o 41 y L a luces de la ciudad Vermut, a las seis y media y noche desde las ocho y media, Noticiario F o x n ú m e r o 41 y Náufragos del amor por Jeannette MacDonald. Véanse, ai iisiasi sieS núrasero, en Bas p á g i n a s de a n u n c i o s las píOfgrasRasde En Marruecos- Con un éxito clamoroso ha celebrado un concierto en el teatro Cervantes de esta ciudad, ante un auditorio que llenaba por completo el coliseo. El ministro de Portugal obsequió- al i n signe tenor con una cena, a la que asistieron, las m á s destacadas personalidades tangerinas. F l e t a en T á n g e r ADIOTELEFONIA
 // Cambio Nodo4-Sevilla