Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 9 D E DICIEMBRE D E 1931. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V 1 GES 1 MOSEPT 1 MO NUMERO 9.010 SEVILLA R E D A C C I Ó N P U A D O O B S N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S X A N U N C I O S MUÑOZ O l i i V E C E R C A N A A T E T U A N ¿EIERCíTO CATALÁN? Más que consecuente, terco, con una contumacia de intencionada testarudez, el señor Maciá continúa trabajando por l a discordia y para la discordia. Bajo sus falsas protestas de conciliación y de pacifismo, s i gue latiendo el virus separatista, que llama transigir a que cedan los demás, allanándose a l a dejación. E n este viaje- -ios telegramas lo registran- -no ha perdonado ocasión de reiterar a los adeptos la plenitud del triunfo con la plenitud del programa; n i se ha p r i vado de repetir la frase envenenada de o p r i midos y opresores M a d r i d e ¿para el señor Maciá la sede de la Iberia opresora, y el Gobierno de España la personificación del pueblo opresor. Pero hay algo más que señalar en los discursos con que desde la ventanilla del tren ha rociado el Sr. Maciá a sus huestes. Les ha anunciado, entre otras grandes innovaciones que prepara la Generaiitat, que en Cataluña sólo habrá servicio militar de vo Imitarlos. Y a en otra ocasión el Sr. Maciá se permitió decir que el soldado de Cataluña sería sólo para Cataluña. A h o r a agrega que C a taluña tendrá su ejército con recluta voluntaria. L a magnitud del disparate salta a ia vista sin necesidad de subrayarlo. Sería un Estado armado dentro del Estado es ¡pañol. Buscando la interpretación más benévola a esas palabras, podría pensarse que el señor Maciá se refiere no más que al modo de reclutar; es decir, a que Cataluña diera su cupo, pero llenándolo de voluntarios. N o dice eso, claro está, sino lo otro. Pero, admitiéndolo para apurar el argumento, habría que preguntar s i una región iba a tener derecho a alterar l a ley nacional de Reclutamiento con variación tan profunda, sin contar con que esencialmente contradecía la orientación concreta y declarada que en su reciente discurso ante las Cortes acaba de hacer el S r Azaña. Nosotros preguntamos sí es posible que se plantee siquiera ese asunto al discutirse el Estatuto. Estamos seguros de que las bases del dictamen no lo autorizarán. Y seguros también de que un sentimiento, una reflexión unánimes en todos los partidos y grupos ds la Cámara, con la sola excepción de los catalanes lo impediría. Pero estimamos que no está de sobra una declaración previa del Gobierno en cuanto a los límites del problema. Porque el hecho de que el Sr. Maciá prometa al pueblo catalán la abolición del servicio militar obligatorio, no debe quedar incontestado. E s a promesa encierra extraordinaria gravedad y no puede haberse formulado sino con dos designios: uno de buena fe, como propósito, como punto de programa de la Generalidad; otro, avieso y maligno, para dejar caer una s i miente que germinaría en conflictos cuando el pueblo catalán se creyese defraudado por culpa del Gobierno de M a d r i d al ver que tiene que seguir dando su cupo de mozos en cada reemplazo para el Ejército de España. E n cualquiera de ambos casos, el Gobierno de ta República tendría que imponerse. Y vale más, mucho más, que desde hoy se haga saber al pueblo de Cataluña, singularmente a todas las madres catalanas, el engaño a que pretende inducirlas el Sr. Maciá para sus torvos fines. LOS DOS CONSE 1 OS D E MINISTROS CELEBRADOS A Y E R E l señor L e r r o u x dice q u e no será jefe d e l G o b i e r n o mientras vivan estas C o r t e s A las once de la mañana quedó reunido el Consejo de ministros. E l de Gobernación manifestó que llevaba a l Consejo cosas sin importancia, y que la tranquilidad era completa. E l S r Domingo dijo que creía que el Consejo sería eminentemente político. E l S r Giralt llevaba a l a reunión expedientes para la adquisición de hidros. E l ministro de Justicia llevaba el decreto sobre concesión del indulto para solemnizar la proclamación del presidente de la República. Igualmente llevaba el proyecto de ley creando los tribunales de urgencia para el amparo de los derechos ciudadanos. República, y nadie más que él, de suerte que al Consejo de ministros no le incumbe tratar el asunto. E l embajador en P a r í s A l ministro de Hacienda le preguntaron los informadores quién era el lluevo embajador en París. Dirigiéndose a un periodista vasco, le preguntó qué palabra en su idioma correspondía a la castellana peraleda Y respondió: -Madariaga. -Pues ese es el embajador. E l próximo i n d u l t o Don Fernando de los Ríos dijo que se había aprobado el proyecto de ley haciendo extensivo el indulto a los condenados por penas aflictivas, haciendo una separación que era imprescindible. M a n i f e s t a c i o n e s d e l señor A z a ñ a E l presidente del Gobierno recibió a los periodistas en su despacho oficial. -E l Consejo- -les dijo- -continuará a las diez y media de la noche, aquí, en la P r e sidencia. Hemos despachado ahora muchos expedientes administrativos y el de indulto, orgánico de la Casa del presidente, nombramiento del Cuarto militar, Tribunales de urgencia, reforma de la ley de Enjuiciamiento, y hemos hablado del protocolo de las cere- monias que han de realizarse y relaciones del presidente de la República con el Gobierno. También sobre el plebiscito vasco para la votación del Estatuto. Presidencia. -Decreto orgánico de la C a sa de la Presidencia de la República, conforme a la ley votada en Cortes. Se aprobó el proyecto de plantillas del Cuerpo General de Porteros. Guerra. -Nombramiento del Cuarto M i litar del presidente de la República. Estado. -El ministro do cuenta detallada i de su actuación en las reuniones de la Sociedad de Naciones, con motivo del conflicto chinojaponés. Instrucción Pública. -Decreto creando, con carácter obligatorio, la Mutualidad U n i versitaria. Decreto estimando incluido en el apartado c) del de 15 de abril último el Real decreto de 15 de mayo de 1930, que encomendaba la ordenación de los nuevos trabajos de confección, complemento y publicación del Catálogo Monumental de España a l Laboratorio e instituto de A r t e y Arqueología, de la Universidad de Madrid. Se ha aprobado el expediente de la construcción, en la ciudad de Jaca, de un grupo escolar, con seis secciones para niños, seis para niñas y cuatro para párvulos Justicia. -El ministro solicitó del Consejo la autorización para leer ante las Cortes el proyecto de ley sobre Tribunal de Urgencia, a fin de dar efectividad al amparo de los derechos individuales previstos en la Constitución. Gobernación. -Decreto confiriendo a las Comisiones gestoras de las Diputaciones de Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra la misión de dirigir ios trabajos para formular el proyecto o proyectos de Estatutos en los cuales se fijen y regulen las facultades autonómicas que pudieran concedérseles con arreglo a la Constitución. v A la entrada A la salida N u e v o embajador e n l a A r g e n t i n a A las dos menos cinco de la tarde abandonó el Conseio el ministro de Estado. A p eguntas de les periodistas, dijo que n a se habían disrjtiáo las leyes complementarias. -Y de poirica, ¿han tratado ustedes? -D e todo ha habido: Política; administración y protocolos. ¿E s cierto lo que ha dicho algún periódico de que el presidente de la República desea vivir fuera de Palacio? -N o se, porque eso sería una cuestión meramente personal; pero el presidente se cara cuenta de que algo tendrá que v i v i r en Palacio. Y o he dado cuenta al Consejo de m i actuación en París, y l a única noticia que puedo darles a ustedes es. la del nombramiento para la Embajada de España en la Aigentina de D Alfonso Dar. vila, actual embajador en París. ¿Y quién será el embajador en París? -N o es oportuno que se lo diga a ustedes, mientras el Gobierno francés no conceda el agremant. ¿E s un político o un diplomático? -N o me lo pregunten ustedes, porque no les podría decir la verdad. Los periodistas le dijeron que todas las posibilidades indicaban al Sr. Azaña como jefe del futuro Gobierno, porque él no acep- taría. -A s í es la verdad- -respondió el S r L e r r o u x- Y o no he de ser jefe del Gobierno mientras vivan estas Cortes. L a crisis la resolverá el presidente d e l a República A las dos y media de la tarde salieron los. restantes ministros. E l Sr. L a r g o Caballero, interrogado por los periodistas acerca de las cuestiones políticas tratadas, en el Consejo, se mostró extrañado de la pregunta, porque quien ha de resolver l a situación es el presidente de la La referencia oficiosa
 // Cambio Nodo4-Sevilla