Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRA- D O A Ñ O VI G E- S 1 MOSEPT 1 MO 10 C T S NUMERO AB NUE O PENDÓN ESPAÑOL DIARIO DO. lü ILUSTRA- A Ñ O Vi GE- SI M O S E P T J M O GTS. N U M E R O F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A HOMBRES D E GUERRA E l Si? Prieto ha sido muy, felicitado por su organización del desfile militar en las fiestas presidenciales. I N E X P L 1 CA BL E Hemos venida; ari- hacer justicia. s También yo le tributo mi modesta felicitación al ministro de Hacienda. Nos ha proporcionado, una fiesta encantadora, y no hay duda que en ese género de actividad es el hombre. insubstituible. Cuando se presente otra ocasión semejante, la entrada de un Rey cualquiera, por ejemplo, ya se sabe a quién se debe recurrir. E n el inanejo de la pompa militar, sobre todo, el jefe socialista se ha mostrado admirable. Como buen asturiano, el Sr. Prieto es en el fondo un auténtico patriota. U n asturiano algo gordo, pero de un espíritu romancesco, que siente de veras la emoción guerrera. Nos llenó de soldados las calles de M v drid, vestidos con sus mejores trajes de gala y con sus banderas y músicas al viento. E s el espectáculo que nunca falla. Después de- todas las campañas literarias y c i nematográficas contra la guerra, después que todos se declaran por ahí socialistas, saquen ustedes un regimiento a la calle y verán a: la gente. irse; con los soldados. Y o también me fui a. ver a los soldados. Pero confieso que los soldados de. recluta obliga- toría, los tímidos o resignados guerreros de pantalón largo, guantes blancos y pompón en el ros no me inspiran demasiada curiosidad. L o s legionarios, en cambio, me tu- vieron toda la m a ñ a n a en el paseo del P r a do aguantando el sol, y a la tarde soporte el frío viento p a r a m e ñ o en la calle de A l calá, en espera de que pasasen las compañías con sus estandartes al frente. Esos eran los guerreros de verdad. Soldados a la moda antigua, como los lansquenetes, como Tos; -hidalgos que se enganchaban en los tercios. Viendo marchar a los legionarios, de la lejanía del alma (esta alma de viejo europeo que está toda hecha de Historia) surgía unaemoción que se burlaba de todas las conclusiones de la cultura pacifista moderna. Con soldados de esos, ¡cuántas cosas inauditas ha solido hacer E s p a ñ a en sus mejores horas de inspiración! Junto a los soldados corrientes y de munición, que parecen hechos para formar en las paradas, la gente contemplaba a los legionarios con una mezcla de curiosidad, entusiasmo y miedo. Y o los contemplaba como a hombres de- otro siglo- y de otra raza. Plasta por; su- contextura- física parecían distintos e inactualés. Plubieran estado mejor en un cuadro ¿de. Vclázquez que. en el M a drid del siglo, xx. Enjutos y espigados. Huesudos y robustos. Con las miradas firmes y extraordinariamente varoniles. S i n desdeñar, sino. todo lo contrario, la arrogancia y la exageración soldadesca del gorrillo bien plantado- sobre una oreja, de los lujosos y pintados estandartes, del braceo ampuloso del marchar brioso y acelerado... S í yo le agradezco al señor ministro de Hacienda ese espectáculo del otro día. l ue como una aparición espectral de un pasado glorioso y como una insinuación de lo que quién sabe que pudiera hacer todavía E s p a ñ a Conviene a veces abandonarse a las impresiones venidas del fondo de la intimidad. M a ñ a n a ya habrá tiempo de volver a la nioófila literatura pacifista. E s ciertamente inexplicable- el caso de Rojo, con. el, escudo nacional í L e r r o u x eni Ua Rep übhcaí. española. Quien habría creído hace veinte años, hace oumE n v i r t u d de precepto oficial; se; h a a r b o ce, hace tres, qúe, de triunfar un día tal lado un nuevo pendón. E l pendón es rojo forma de Gobierno, no sería L e r r o u x el eje y ostenta el escudo nacional. E l pendón está principal del sistema? Nadie, seguramente. destinado a flamear en- la residencia del PreE n lo que va de siglo (exceptuando este sidente de la República. último bienio, y clloi es bien ípoca merma) ¿Q u é representa, qué simboliza, -qué exno, sólo fué L e r r o u x la figura de, más. vivo presa, qué significa esa tela roja, blasonada relieve en el panorama republicano del país, con el escudo de E s p a ñ a? sino su i c a m p e ó n m á s esforzado: y hasta e l Nadie lo ha dicho hasta ahora, y nadie verbo de la República, una vez íaltecido don probablemente podrá facilitar una explicaGumersindo A z c á r a í e Etapa liüho- en E s p a ción razonable. ñ a e n que no. parecía que alentase, republicaPorque, un pendón es más, mucho más, no alguno. Solamente L e r r o u x continuaba que un elemento- decorativo. en. su- puesto, como. un. ser mitológico o- como E n- siglos a n t a ñ o n e s e r a la afirmación del un; director de orquesta al que. se le hubiederecho declamada a la guerra, voz- de so- ran dormido los músicos. Y n p quiso limitar beranía convocando a. pelear a vasallos y, sus medios a su voluntad f é r r e a y a su ca nimesnaderos. Y era, por; delegación de sobepechanía, armas. Jas dostmuy ¡su %i eijtes para ranía, prerrogativa, atributo y carga de granhacerse lugar en ¡la pofríiéia, siííó; qüe Jefhedes señores y ricoshomes que veían llegada mo, s. iYÍsto agi a colmo su ambición cuando alcanzaban; p r i vilegios de posada, moneda, fonsadera y van- -méntariosy aun remontada; ya l a cinciae nlena, tenerj el gesto- d e í l i c e n c i a r s e en Leyes tares. Posada y yantares para alojamientopara ejercer la- abogacía con, aprovechay m a n u t e n c i ó n d e j a hueste; acuñación de miento; mónéda pára las -págas ífonsádera, autoridad Pero he aquí que adviene l a Repúblipara alzar pendón, alistar hombres bregueros c a y suena- el nombres de Leraottx sen el y -llevarlosvalí combate. ministerio de Estado. N i siquiera, en G o A s í pendones y calderas, valieron, por embernación o en Hacienda, ya que no presiblemas, de alto señorío que se empinaba hasdente del Consejo o de la Cámara, cosas ta, la realeza, cuando no se alzaba contra que su hoja de servicios daba derecho a ella como rival. suponer. L a brillante veteranía del ex einPor parigual de heraldo avisador para enñorito del conjunto ¿P o r qué tanta injustrada, en campaña, porque representaba al mente atropellada por l a s ú l t i m a s promocioMonarca, voló. por los campos de la Reconnes, que han sabido llegar, si no a la hora quista y se posó en las playas de la E s p a ñ a del banquete, al menos cuando los pinches transatlántica el pendón rojo de la gran de cocina estaban ya p e l á n d o l a s patatas. Isabela: aquel pendón que, bajo el sol de Y ocho m e s e s m á s tarde, tramita Ta Relas Indias occidentales y empapado por las pública su gnméra crisis ministerial... pero lluvias de Elandes, mudó de color, viniendo tampoco vemos a L e r r o u x en n i n g ú n puesa ser el- pendón morado de Castilla. to de vedette DoYL Alejandro sigue de sePor caudillo alzó su pendón negro D H e r nando Cortés, y por caudillo tuvo pendón, ñorito de conjunto ¿E o r S q u é tanta injusticia? ¿E s que i el perfumej rcelario se nota formando hueste y costeándola con dineros todavía en los republicanos del tercer acto, propios, el cardenal Jiménez de Cisneros. mientras que en el S r L e r r o u x se ha d i Y siempre. así y. nunca fué de otro modo. sipado totalmente? Pues si sumamos horas Y así lo entendieron y practicaron y lo enrecluidas, í e s m u y posible quedaste cuente tienden y lo practican los Estados monárquibastantes m á s que todos ellos juntos. Y rescos, las Repúblicas imperiales o patriarcales pecto- a otras condiciones de inteligencia, de y hasta los principados indostánicos. oratoria, d e d i s c r e c i ó n de tacto, de expeE l pendón es herencia de poderío para leriencia política... ¿qué tiene que aprender vantar ejércitos. el jefe radical de quienes le posponen, al L a bandera es la Patria, es toda E s p a ñ a igual que han pospuesto a otros republibajo los pliegues de la bandera están cobijacanos históricos como Castrovi do, Suriano, dos todos los españoles, iguales en deberes A yuso. y en derechos, iguales sin excepción, sin ...Pero, ¡tonto d e m í que. no encontraba que ninguno individualmente, por alto que el consonante! L a vejez le ha traído a L e sea el lugar que ocupc, disponga de facultad rroux lo que de. joven. no t e n í a la. madurez bastante para ordenar movilizaciones, conde juicio. l a ponderación, l a ecuanimidad, certar enganches; armar- escuadras y lanzar J a j. Sle? -á t i a es decir, cualidades necemasas de hombres a la- matanza. sufíitS- s. bdo gobernante. -Mas no se trata L a s Cortes, s í porque en ellas está la sode eso ahora. E s o no se cotiza a la hora ac- f beranía nacional, pueden- lucir pendón en t ual. s bagaje molesto. cuanto se les antoje. Pero nadie m á s en CotK- uc ya ve D. Alejandro la justicia que verdad y con justicia. V ha en los bisónos de Ta República. Como M a ñ a n a el Estado catalán, por. no ser m i- disfrace de jabalí y se trague unos nos, acaso sienta el éstímuloide gallarde; os curas fritos en aceite de propietapendón propio al: lado de la propia bandera. r i o -en chuletas de monja y menudillos de Y si el ejemplo cunde, ¡buen año pa; guardia civil, Ue veo de macero en las p r ó los pendones regionales y provinciales! Pero yamo son ni serán nunca lo que ata- ximas CoVteslo. de teniente alcalde en V a l l fogona. iQue aS íipaga cl diablo a quien bien taño. A l pásar- a simples elementos d e o ¡le sirve, y m á s vale llegar a tiempo que namentación, águilas y jerifaltes se truecan rondar medio siglo. en ejemplares de Museo ornitológico. 1 1 1 JOSÉ M 1 SALAVERRIA M R, B L A N C O- B E L M O N T E RAMÓN LOPEZ- MONTE. NEGRQ
 // Cambio Nodo4-Sevilla