Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DO. AÑO VI G E 1 DIARIO ILUSTRA- f i J y nMi TP JLJI jf JT JL- T P I ARIO DO. AÑO VI GE- ILUSTRA: ÉMOSEPTIMO VjO C T S N U M E R O SI M O S E P T I M O 10 CTS. N U M E R O F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A íLOS L O C O S LIBRES ¡i rI Cuatro mi! doscientos dos alienados han salido de los doce ma, nicomios departamentales en lo que va transcurrido del año. (París- Midi. AUX 1 LIO MUTUO del ABC ENCHILE Gratitud balear. Mirando a una fotografía Montepío de Toreros. Previendo el sobresalto del lector, el día- río hace una aclaración: de esos locos no todos se fugaron del A s i l o con la razón perturbada. Muchos habían recobrado la salud, mental y otros, tal vez la mayoría, murieron de enfermedades intercurrentes, ¿C u á n tos son los que andan a estas horas sueltos por a h í? Y de esos, q u é cupo de dementes vagabundos le ha correspondido a P a r í s? M á s de una persona se h a b r á formulado esas preguntas con un poco de. aprensión. iYo quisiera llevar lá tranquilidad a su ánimo. E l l o c ó l e s generalmente, inofensivo fuera de las crisis paroxísticas, que no se presentan en todos los dementes. E s m á s peligroso el cuerdo. S i nos atenemos a nuestra experiencia h a b r á que reconocer que hemos recibido m á s daño de los seres normales que de los incoherentes por vesania. Surge m á s veces el drama en el taller, en la oficina, en el bar o en el círculo. que frecuentamos que en el A s i l o de dementes. E s probable que el loco, en cuya inteligencia se ha hecho la noche, sea menos desgraciado de lo que suponemos, pues la. ruptura de su espíritu con el mundo de las imágenes y la obnubilación del recuerdo le preservan y defienden- de todo lo que hace sufrir. L o peor es la alternativa de lucidez y perturbación. El pobre Nietzsche conoció esa tortura, ¿sin paliativo posible en la época, en que él estuvo internado. -D é m e usted un poco de alivio- -suplicaba el infortunado pensador, con gesto y el acento de un niño que pide compasión. Hoy, no solamente hubiera mitigado la ciencia sus sufrimientos, sino que tal vez le hubiese devuelto salud. ¿Q u i é n ignora a estas fechas que la parálisis general es en muchos casos curable y en otros aliviable? Sobre esta enfermedad y sus métodos de tratamiento ha escrito D Gonzalo Lafora páginas henchidas de experiencia clínica. E n Francia hay muchos alienados; m á s de veinte mil, según la estadística que tengo a la vista, -repartidos en los diversos manicomios. Yo no participo del temor de los que creen que los Jocos sueltos son peligrosos. M e dan m á s miedo los tontos con pretensiones de infalibles. E 1- demente es- casi siemprefá- cil cíe llevar. Con no contradecirle, y con tratarlo como si estuviera cuerdo se tiene todo ganado a sus ojos, benevolencia que no. en todos los casos da el mismo resultado con los tontos. ¿Cómo defendernos de. éstos si pululan. cómo; ios. microbios, en. tocias, las zonas, sociales? ¿Y, de- ios semi- cticrdos, que tantos -estragos Tacen, sobre todo eu la vida pública- Porque ya está visto que ni aun- llevándolos al Par- lamento se les desarma. MAXL- H. BUENO H a y u n fondo de retratos de foreros en actitudes marciales, donde la montera y el capote bordado juegan a gusto, del fotógrafo. D e l fondo destaca una aglomeración de toreros. E n u n primer plano, unas botellas, unas cañas de manzanilla sin beber, llenas hasta el borde, y unos dulces. Dice el pie de la fotografía que Domingo Ortega se ha posesionado en aquel, acto de la presidencia de la Asociación Benéfica de A u x i lios Mutuos. Se le ve rodeado (le Marcial Lalanda, Antonio Márquez, Vicente Pastor y asociados que quieren registrar su presencia. H a y seriedad en los rostros. Algunos tienen esa sonrisa fotográfica, convencional, que es Ja respuesta que todos damos al fotógrafo cuando nos dice imperativamente: sonríase. Momento comparable a aquel de la plaza de toros, cuando le. decían a V i cente, Pastor: ríete. Y Pastor quería reír y no podra. Auxilios mutuos. Bien lo necesita ésta profesión, tan engañosamente rica, como en realidad necesitada. Cuántos el día. que torean, no tienen más plata que IT ele baja ley que adorna el traje. A u x i l i o s mutuos: generosidad de hombres, que nace en el quite- -todos los toreros debieran tener la cruz de Beneficencia- -y se prolonga hasta el Sanatorio. E l quite, la más alta expresión fraternal; ofrenda de víctima; tómame a mí y déjale a é l el pacto de una conducta con la muerte. Esta Sociedad, que recoge al hombre que va herido de toro y de i n sultos, merece todo amoroso cuklac o. Cada presidente tuvo su momento y su misión. Desde Ricardo Bombita- -cuando los apodos son gloriosos pasan a ser apellidos- -todos dejaron una huella de humanidad. Pero siempre hay m á s que hacer. Estas obras no pueden pararse. E l Sanatorio, este año se lia visto, es más pequeño que la necesidad, aunque los toreros no se arriman ni los toros cogen, como diría un señoritingo. U n Sanatorio amplio, moderno, holgado, meditado en el consejo del doctor Segovia, que lo rige, debe ser una de las aspiraciones de la- nueva Junta. N o hace falta nada m á s que dinero, y los toreros, que acuden a tanta extraña 1 ccesidad, bien pueden acudir a la propia. Con esto queremos apuntar que, aunque se encuentre con una Asociación admirablemente orgamVada- -le queda aTpórynñgo Griega una bonita- labor presidencial. También debe preocuparle la dotación y asistencia de- enfermerías, interesantísimo como clínica de urgencia en el Sanatorio le pue. den informar d e c ó n i o j l c g a n algunos curaLas islas Baleares no- quieren ser catala (los en. ciertas plazas. J T- ...J- niza as, sea- vno quieren ser tiranizadas S i e l triunfo lio da- óe, á siún, de- -practicar Tpor. el, industrialismo catalán. Viviremos re el T ien, mezquino triunfo inmerecido. E l alices siendo. rudamente españoles, hablando quite debe ser siempre el estandarte de 1 to castellano, sin. renegar de nuestro dialecto, rero. E n la plaza y en la, Asociación. T ó que es- muy diferente al lenguaje catalán, mame a- mí y déjale a é l A u x i l i o mutuo. gozando de una noble libertad. Una comisión, de Baleares me visita, en nombre de los muchos mallorquines y menorquinos que residen en Chile. Mis amables visitantes ton los señores Sureda, Pons, kamis, Salieres, ü h v e r berrer, Antoh y jaume. Todos ellos nacidos en la- roqueta; unos, en Palma de M a l l o r c a otros, en Jos pintorescos, pueuios c a n o s a- la capital isleña. Nos estrechamos la mano, como amigos viejos que somos, y ellos explican, sin titubeos, el objeto de su presencia en mi casa, próxima al mar, c- n las riberas de esta risueña bahía recreaua. (Recreo, barrio de Viña del M a r eu Valparaíso. -Piemos venido a verle para pedirle que haga pública nuestra gratitud a las Cortes Constituyentes. -Ustedes dirán- -les invito con manifiesta sorpresa. -Nuestra misión se reduce a dejar perfectamente establecido que hemos pasado unos cuantos días de suprema tranquilidad. Se publicó que algunos diputados de B a leares aceptaban las pretensiones catalanas de incorporar las islas a la Generalitat. Nosotros, y los que representamos en esta visita que hacemos a usted; somos, ante todo, rabiosamente españoles. Nos hubiera -agradadoque la República hubiera sido- federal, pero federal a lo P i y Margall, a base de comarcas bien definidas: pero todasesas comarcas, españotísinias y formando un- todo- nacional; una sola España, un solo Estado con un solo idioma, coi. un solo Código; con uu solo Ejército, con un solo plan- administrativo de la justicia, con un solo Gobierno del país. L a s comarcas, divididas en Municipios y. una Diputación intercpmarcal con facultades para Ta organización regional, sin i u vadir atribuciones del Poder central. Nada de politiquerías regionales, que son caciquismos de nuevo c u ñ o nada de- meterse en dibujos religiosos y de bandería; y sanas directrices, -encauzadoras del fomento local, para mejorar las condiciones de vida de lo. habitantes del país, de esc país que, según propuso el diputado y. r Valencia F e r nando Valera y Aparicio (sobrino meto de D. Juan V aíera y sobrino carnal de usted, señor Bachiller) en lo sucesivo sera conocido en el mundo con el gracioso nombre de República de trabajadores de toda clase Ese hubiera sido nuestro ideal, pero va- que- no se nos ha complacido totalmente, conste nuestro regocijo por no haberse permitido l a absorción intentada por los catalanistas, que hubiera sido una odiosa y re- pugnante esclavitud. G. CORROC 1I ANO EL BACHILLER ALCALICES
 // Cambio Nodo4-Sevilla