Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Doctor D. Antonio Oller, profesor de Higiene del trabajo, industrial y profesional. Doctor D. Ramón García Duran, profesor de Medicina Social y Legislación Sanitaria. Doctor D. Manuel Tapia, profesor de la especialidad de Enfermedades infeccio. sas v su clínica. Doctor D. Luis Rodríguez Hiera, profesor de Bacteriología, Serología e Inmunología. rosos, y que las necesidades de una circunscripción m á s importante son también mayores. E s t a r á a su cargo la lucha contra determinado grupo de enfermedades, y el control del servicio de transporte de los enfermos y los heridos. Estos Centros est a r á n provistos de un Dispensario antituberculoso y de una- Policlínica escolar. ¿P e r o quién ha de llevar a cabo esta profusa y variada labor sanitaria? N o cabe duda que incumbe el cumplimiento de esta alta misión a personas suíicientemcnte especializadas en esa disciplina, que se denomina Higiene, que utiliza múltiples ciencias, como la Química, la Física, ia Geología y la Meteorología, ele. las que solicita todo su conjunto de hechos y de técnicas, y m á s especialmente todavía a la Fisiología, la Patología y l a Bacteriología, que le ofrecen parcialmente sus materiales respectivos para edificar la magna obra de la S a nidad pública, que es la síntesis de la prosperidad y de la vida misma de un país. Sin la formación de un Cuerpo de técnicos instruidos no es posible una eficaz l a bor higiénica; sin la colaboración de un Cuerpo médico animado de una consciencia nueva, orientada hacia los fines y los m é todos de la Medicina preventiva, la acción de los técnicos resultaría insuficiente, como inerte sin el asentimiento y la colaboración prestada ele buena fe por la masa del pue- blo, la higiene aparecería como un conjunto doctrinario, que sería letra muerta. L a instrucción de los médicos exige, e. a el estado actual de nuestros conocimientos, que se conceda un lugar preeminente a la Higiene. E l médico no puede ser sólo el facultativo capacitado para tratar una afección, sino que debe saber combatir el mal y tomar las medidas necesarias para evitarlo. L a medicina preventiva, situada al lado, o, mejor aún, a la vanguardia de la medicina curativa, será la que transforme de un modo radical la sanidad pública del mañana. Esta labor de enseñanza especializada de la Higiene es la que ha acometido, durante, e! curso que en estos días termina, la flamante Escuela Nacional de Sanidad, que, bajo la acertada dirección del profesor P i t taluga, ha llevado a cabo una titánica v profusa labor, de resultados casi perfectos, pese a la característica de ensayo con que se inició. Los cuarenta y tres alumnos médicos y tres alumnos veterinarios que han asistido al curso han realizado un verdadero iour de forec, y la semilla danzada sobre estos jóvenes, que ya aportaban una sólida preparación científica, fructificará lozana y exuberante en un porvenir inmediato. Con los profesores numerarios de l i Es- cuela, cuyos retratos ilustran esta información, han colaborado los profesores agregados y auxiliares, entre los que se cuentan personalidades científicas de tanto relieve como los doctores Ruiz Falcó, l- Teliodoro del Castillo, Pérez M e l G i l Collado, Zarco, Bejarano, Gost, Verdugo. Rui? M o róte, Vallejo. Simón, Soroa, Germain, J i mena F D e la Vega, López de la Garína, Palancar, Sainz de los Terreros, García del Diestro, Manzanete. Espinosa, Porcel, Julio Bravo, Estellés y Victorino Serrano. L a Secretaría general de la Escuela ha estado a cargo del doctor Luengo y de las señoritas Ruiz Ferry, Topete y Bereny. A h o r a hace faifa que esa nueva ley de Sanidad, previamente estudiada por el Consejo Nacional de Sanidad del ministerio de la Gobernación, sea sometida a las Cortes y aprobada sin regateos, para que la Sanidad española llegue a la altura que tiene derecho a ocupar. Los nuevos oficiales sanitarios que es el título con que salen de la Escuela N a cional de Sanidad los alumnos del curso pasado, desde sus puestos de jefes de los Centros sanitarios primarios y secundarios de que antes hablábamos, serán los encargados de llevar a cabo esta necesaria evolución en la vida y en la salud de los españoles. DOCTOR F E R N Á N PÉREZ Doctor D. Federico Mestre Peón, profesor de Administración Sanitaria y de Sanidad Internacional. Doctor D. Antonio Ortiz de Landásuri, profesor de Estadística Sanitaria y Epidemiología Doctor D. Víctor María Cortesa, profesor del Museo de Higiene y de la Extensión de cultura higiénica. Don Juan Lázaro Urra, ingeniero de Caminos, profesor de Ingeniería Sanitaria e Higiene Urbana.
 // Cambio Nodo4-Sevilla