Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 19 D E D I C I E M B R E D E 1931, EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 24 DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS Diálogo sim importancia L a pista del circo, a cualquiera de las horas del día. Atmósfera turbia. Parquet de madera sobre l a pista. Música. Unas cuantas- -ya pocas- -parejas de bailarines van y vienen, mejor que bailan. Ojeras. Pies que se resisten a avanzar. Frente a la embocadura del escenario, un gran anuncio dice sobriamente, y, sin embargo, con el exceso de un galicismo: E l l o s han bailado quinientas horas El espectador que padece de insomnios. -Llevo cuarenta y cinco minutos de espectáculo. Creo que es bastante. H e encontrado la mejor medicina para dormir. Contemplar cada noche, durante un lapso, cómo se mueren de sueno algunos de mis semejantes. Lástima que este concurso de resistencia termine dentro de unos días... N o sé qué voy a hacer cuando ello ocurra. Un marido suficiente. -Verás bailan durante tres cuartos de hora, por cada quince minutos de descanso. Total, seis horas de descanso al día. Eso, el que puede descansar. Y así todos los días, hasta veintitantos que llevan ya de baile. Probablemente, bailando, rebasarán el mes. La sentimental. ¡Qué crueldad... Somos inhumanos decididamente, con venir a presenciar este espectáculo. Fíjate en aquella muchacha rubia, la que baila con el francés a quien llaman B o b y ha doblado la cabeza sobre el hombro de su bailarín. Está dormida, y, sin embargo, avanza empujada por ¡a fuerza de la costumbre. S i no contara con el apoyo del hombro, se caería irremisiblemente. Uno, que sólo ve el lado práctico del negocio. ¡Vaya ganga... E l Circo se llena dos o tres veces cada día. Con este mismo negocio, en Barcelona, se ha llegado a una recaudación de cautrocientas cincuenta m i l pesetas. Voz del pueblo, desde las gradas. ¡Chato... ¡Que baile un schotis el Chato... El Chato (que sonríe en apariencia y masculla entre dientes. ¡Aquí quisiera yo ver a tu abuela, ladrón... El que lo ve todo y apuesta. -Yo jugaría por la pareja belga. E l l a sobre todos, con su talle de avispa, su pantalón masculino y sus gafas de estudiante americano; está fresca como si acabase de empezar. Parrafada desde el altavoz. -Señoras y señores un generoso y anónimo donante que se encuentra entre este distinguido público, ofrece veinticinco pesetas por que ejecute una exhibición de fox l a pareja número tantos. El bailarín número tantos (dando con el codo a su pareja de baile. -A v i v a tú, y abre bien los ojos. H a n caído cinco lauréanos más. (Fox. L a pareja designada escucha un sonido de moneda de plata que bate contra un mármol, mejor que l a música, para sacar fuerzas de flaqueza con que bailar. Bailan hasta que cesa l a orquesta, con pasos laberínticos y todo. Ovación. Voz del pueblo. ¡C h a t o 1 Que baile el Chato... El Chato (siempre entre dientes. -Da cinco duros en lugar de tantas voces y ya verás como bailo. Uno que lleva la cuenta de todo. -Las cuatro parejas españolas ya están colocadas todas ellas tendrán premio aparte de ios premios para internacionales, a los que pueden optar también. Todos los que permanecen a estas horas en la pista, aparte los donativos, lian ganado ya mil pesetas. Y además el premio. Y además, mantenidos. Hace un momento hasta les han dado de comer paella; al fin y al cabo no son tan dignos de lástima como piensan algunos. Voz desde el altavoz. -Señores y señaras: Este interesante concurso... Vos del interruptor de turno. -Interesante. Sobre todo para los empresarios. Un bailarín (a su pareja. -Sujétame... si no, soy capaz de cometer un asesinato. La pareja. ¿Pero con quién... ¿Contra quién... El bailarín. -Aquel señor de la primera fila que ha tenido la avilantez de dormirse, i Con qué gusto hundiría mis dedos en su garganta... (E l reloj señala un menos cuarto cualquiera. Suena un pito. Los bailarines abandonan la pista. E n su desmayo sienten como un renacimiento al presentir el lecho de que van a disfrutar durante un cuarto de hora. La señora. ¿Nos vamos... Dentro de quince minutos, cuando salgan, vamos a ver lo mismo que hemos visto. El señor (que aspira a no sentirse timado) -Espérate. N o no vamos a verlos lo mismo que antes. Vamos a verlos... un poco más cansados todavía... ¿Comprendes... Precisamente en esa gota a gota de fatiga es donde se encuentra toda la gracia del concurso. -Gil de Escalante. E u Barcelona se lia celebrado l a boda de la bella señorita Pilar de Búfala y Moreno Churruca con el teniente de navio D Bernardino V e z y Ferrer. A l a boda asistieron muchas personalida des de la buena sociedad barcelonesa. Desde hace unos días se encuentra delicado de salud el ingeniero francés y corresponsal en Madrid de L Iniransigeant monsieur M a x Jacobson. Deseamos su pronto restablecimiento. í Se encuentra enferma l a distinguida esposa de nuestro querido compañero D Á n gel María Castells. Hacemos fervientes votos por el restablecimiento de l a paciente. Acompañado de su esposa, ha embarcado con rumbo a l a Argentina D Manuel P a lacio y Velasco. Los condes de Casal han regresado a M a drid de su finca Ventas con Peña A g u i l e r a Noticias E l día 7 del próximo mes de enero se celebrará en San Sebastián la boda de l a encantadora señorita Matilde Bilbao y Marín con el capitán de Artillería, retirado, don Fernando Bertrán de L i s y Alzugaray, hijo de los señores de Bertrán de L i a (D Rafael) Con este motivo los futuros esposos están recibiendo numerosos regalos de sus amistades. l. NFO R M A C 1 O N ES DE MARRUECOS Soldado muerto por disparo de un mosquetón Melilla 18, 12 noche. Esta tarde los vecinos de la parte alta de l a ciudad oyeron un disparo que había sonado en uno de los pabellones militares. Temiendo que hubiese ocurrido una desgracia, acudieron presuroso, y en el pabellón encontraron tendido en el suelo, en medio de un charco de sangre, a un soldado. Fué trasladado rápidamente a la casa de socorro, y después al Hospital, donde falleció sin haber podido prestar declaración. E n principio se creyó que se trataba de un crimen, pero las declaraciones de las personas que habitan cerca del pabellón coinciden en que el soldado muerto estaba embalando algunos muebles y que, inadvertidamente, empujó un mosquetón Maüsser que estaba cargado ¿y se disparó el arma, atravesándole el pecho el proyectil. Se llamaba el soldado, víctima del accidente, Federico Diez Francés, natural de C a m ó n de los Condes, y pertenecía al regimiento número 41. LÉASE L A- REVISTA QUE AFARKOE TODOS LOS DOMINGOS ES M PORTFOLIO POR SUS tiA DIVERSIDAD DE; FOTOGRAFÍAS O IÍA ABUNDANCIA U N L I B POR SO R LABOR DE MISIÓN D E R E S P O N SABILIDADES Las diligencias de ayer E l Sr. Rodríguez Píñeiro. que actúa como instructor en la subcomisión de Responsabilidades por los sucesos de Jaca, tomó declaración al general Doda. También han declarado varios coroneles, que negaron que el general H e r e d i a maltratase de palabra a los prisioneros. E l general Gay negó asimismo que los féretros de los fusilados fuesen encargados antes del fusilamiento, y afirmó que los cadáveres fueron conducidos al depósito del cementerio envueltos en sábanas. L a subcomisión ha acordado declarar i m pertinentes las diligencias interesadas por el general Gay acerca del general Heredia, y ha participado por oficio al director general de Seguridad que los generales Berenguer (D Dámaso) y Fernández Heredia deben permanecer en sus casas en calidad de detenidos. P o r lo que respecta a los sucesos de V e r a del Bidasoa, el Sr. Serrano Batanero ha tomado declaración a varias personas que. según parece, han hecho declaraciones de interés. TT -i n n T- T r r- n- -T T r n n i r r n r IT T T T DK TEXTO O LA UKIJJMZA D H SUS y uro M U S POR E PI ANAS ARTÍSTICAS REGALO POR so iA BARATURA DE PRECIO revistas diferentes en 9 e vsnae en toda España a) precio de
 // Cambio Nodo4-Sevilla