Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y ahora sí que viene a cuento dedicar un recuerdo público y afectuoso al último de los Mora, que en los pasados días otoñales, por motivos misteriosos, quizá de noble origen sentimental, ha entregado su cuerpo al jugueteo trágico- de las olas mediterráneas en la Costa del Sol. Con su muerte ha finiquitado una famosa dinastía de artistas granadinos, han apagado las aguas azules del mar latino la última chispa de lo que fué hoguera espléndida, y en la humilde mesa de trabajo del viejo maestro quedó huérfana una multitud heterogénea de minúsculas personillas, esperando inútilmente los finales retoques de un arte que fué gigante y terminó pigmeo, pero conservando siembre el impulso inicial y la graciosa estilización de una inspiración genial. Y a hemos dicho que los monigotes granadinos se hacen de barro de Jun; las distintas manipulaciones son harto entretenidas y requieren especial cuidado y práctica maestría. Con la materia prima se realiza el vaciado en los múltiples moldes, de cuya concepción depende la belleza de los ejemplares y la armonía escultórica de la pequeña obra. Úñense cada uno de los miembros, que se han vaciado aparte, y viene entonces el pulimento de la rigurilíla y su perfeccionamiento a toque de palillo. Luego, el cocimiento, en horno primitivo y con llama de leña. Y los ejemplares que resisten indemnes la acción punficadora del fuego, que han tenido la suerte de no unirse con fatales pegamientos a sus hermanos de hornada, y que, por el contrario, han visto consolidadas sus formas originales con la dura prueba, pasan a la sección de pintura para recibir sus guapos vestidos de abigarrados colores. Después... ¡a viajar por España y por el extranjero! Oriol Catena nos facilita los siguientes datos dé la fabricación: Para figuras anda- H E AQUÍ U N A BUEÑA C O L E C C I Ó N D E G A R R I D A S M O Z A S ¡S I HABLARAN. luzas se cuenta con unos 500 modelos, y para las de Navidad, con 200. Cada molde puede producir 50 figuras. Cada figura necesita varios moldes, algunas hasta 15 ó 16, y numerosos colores, fijados al huevo, que en determinados ejemplares llegan a 14 aistintos. L a producción alcanza la cifra aproximada de 30.000 piezas anuales, con mercados en Madrid, Sevilla, Málaga. Barcelona. Oviedo y algunas otras ciudades españolas. Y en Francia y Alemania. A las demás naciones van también numerosos ejemplares- -principalmente las de motivos andaluces- pero adquiridas directamente por los turistas extranjeros en Granada, Málaga, Sevilla. Y nada más. Esto es cuanto se nos ocu- rre decir sobre estas bellas terracotas que pueda interesar a los pequeños lectores que en estos días cifran sus anhelos en atesorar el mayor número posible de ellas para hacerlas mirarse en los claros lagos de espejo y en los riachuelos de papel de plata; pulular por los accidentados senderos del escabroso paisaje nazareno, nevado de nítidos copos de algodón en rama y de blancas ovejitas pacedoras, y extasiarse ante la divina belleza del Niño Dios, radiante bajo un sol de 16 bujías y de la luz amable de lindas velitas de colores. C. G. O R T I Z D E V I L L A J O S (Fotos Torres Molina. E L N A C I M I E N T O E S T A I N S T A L A D O AQUÍ D E L A S Z A M B O M B A S Y D E L A S R U I D O S A S P A N D E R E T A S