Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dad E l mismo autor agrega: Las chozas y casas que forman los lejos; los grupos de pastores que ante ellas manifiestan su júbilo, recuerdan muy al vivo Tos fondos de las tablas pictóricas con que los maestros flamencos de aquella edad embellecieron sus obras, a pesar de su convencionalismo Respecto al uso de lo convencional en estas figuras, podemos señalar el caso de que la del pastor calce unas magnificas botas de montar. No debe olvidarse, antes bien habremos de señalar como una de las obras más bellas representativas de la escena del Nacimiento, uno de los altorrelieves que, con otros, constituyen el magnífico retablo de Martínez Montañés, fcrmando el altar mayor de la iglesia del que fué Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce (Sevilla) Cuantas alabanzas pudiéramos dedicar a esta bellísima obra serían harto mezquinas. Cuánta expresión de ternura, cuánta riqueza de arte, cuánta, maestría en. la ejecución. Con decir que esta obra es una de las maestras, del. inmortal imaginero habranse hecho de ella los más certeros y justos elogios. Destacan también entre los grupos escultóricos de Nacimientos, en Sevilla, dos magníficas obras ejecutadas en el siglo x v í n a la manera de Martínez Montañés. Las dos se encuentran en clausura, la una en la del convento de la Encarnación y la. ptra en el de Santa Clara. Pudieron admirarse por el público cuando formaron parte de la aposición Mariana, celebrada en la iglesia del Divino Salvador en el año del certamen iberoamericano. Parécenos la primera de un arte más bello y acabado, y que la figura del pastor es de más exquisito mérito que las otras. Ignórase quiénes puedan ser sus autores, aunque se repute la del pastor por original de Ruiz de Gijón, dado el parecido que tiene con la del Cirineo de la Hermandad de las Tres Caídas, de San Isidoro, que es de aquel célebre imaginero. E l simulacro del Nacimiento en la escultura sevillana, como se confirma por las obras a que nos hemos referido y por tantas otras de que no hemos hecho mérito, tiene un alto relieve y un considerable prestigio de arte y de belleza. J. MUÑOZ S A N ROMÁN N A C I M I E N T O POR MARTÍNEZ MONTAÑÉS, EN EL RETABLO D E LA IGLESIA D E SANTIPONCE (S E V I L L A) gen María por su noble y sencilla expresión, así como la de una pastorcita que se acerca con presentes, en cuyo rostro hay tal vida y es tan realista, que ¿sin duda, el imaginero que la ejecutó tuvo presente algún tipo de mujer conocido a la sazón en la ciuNACIMIENTO D E L CONVENTO D E SANTA CLARA, SEVILLA (CLAUSURA) E S C U L T U R A S D E L SIGLO XVIII. (FOTO DÍAZ MURGA)
 // Cambio Nodo4-Sevilla