Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
posibles. A las telas de mezclilla se oponen las lisas, con dibujos del mismo tono, porque se pueden llevar también por la tarde con distintos vestidos. N o se trata de componer un abrigo elegante de viajé, compañero del traje sobrio; no, por- que entonces no conseguiríamos el fin que nos proponemos; es preciso elegir una tela que pesé poco y abrigue mucho, de color y forma que se amolden a las diversas combinaciones que exija el viaje. Hay un medio ingenioso que por sí sólo hace las transformaciones deseadas: un cinturón, del cual penden dos bolsillos grandes. Con este aditamento el abrigo tiene el sello caracterís- tico de gabán na r a viajar; con el cinturón sin los bolsillos será un elegante trotón matutino, y sin el cinturón se convertirá en abrigo sencillo de tarde. Después los cuellos completarán el efecto. alto, recto y cruzado sobre el pecho, de pieles obscuras de pelo corto, muy- matinal; alto, en forma, y prolongándose hasta la cintura, de renard, armiño o chin- chilla, de mucho vestir. Los cuellos sujetos, con botones se cambian fácilmente. Abordemos la cuestión del taiUeur por si es preciso; yo no le pondría pieles, aunque esté de moda, p a r a que conserve su carácter viajero; le elegiría en tela de fantasía de medio color; la chaqueta, c o r t a y cerrada; la falda, no demasiado larga y amplía; el c i n t u r ó n es detalle de capricho, y cada una puede ponerse el que quiera. Para vestir veo un traje de lana lisa, con chaqueta de poul- ain o de otra piel sin relie- MODELOS W O R T H CASACA J E R S E Y MARRÓN Y BLAN co, FALDA D E LANA ABRIGO D E VIAJE, D E LANA MARRÓN, GUARNECIDO D E FOCA; CINTÜRON D E CUERO P I Q U E -niunrr- TT r -f l nrTn- T! l; IlTiriir n ¡IT Ti i E