Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el montante y recogiendo García de la PuerL a salvajada mereció la más dura repulta, para rematar a la red. sa de los espectadores sensatos En el segundo tiempo, de neto dominio Peral fué objeto de una cariñosa ovación hético, se marcó a poco de comenzar el seal saltar de nuevo al campo, gundo tanto para los blanquiverdes, así: T i mimi dribló magníficamente al medio y al A t h l e t i c de M a d r i d 2; D e p o r defensa, para dar un buen centro, que remativo Castellón, o tó Adolfo, rechazando el palo. García de la Puerta recogió también el pelotón, para Lo intolerable. -Es menester trazar la líhacerlo pasar bajo el marco. nea divisoria entre los equipos que juegan E l Sevilla empató a consecuencia de una al fútbol con más o menos entusiasmo y k s falta cerca del área, que tiró Vantolrá, re- once amigos que con el pretexto de seguir, matando de cabeza Campanal. un balón se dedican a la caza del rival, a Y el tanto de la victoria lo consiguió la siega del tobillo y a la agresión descaraAdolfo II, en un avance en tromba de toda da sin paliativos. la delantera. Es preciso y hay que exigir. la formación de un Comité, de un grupo de directivos o Nos resta hablar, siquiera sea brevemen- de aficionados capacitados para enjuiciar sobre el espinoso asunto que el Deportivo Caste, del arbitro, Sr. Medina. De antemano sabíamos que, fuese cual tellón, una vez más, nos ha puesto sobre fuese su actuación, habría de ser censurado el tapete, a falta de pretexto futbolístico. por los que perdieran. Porque el juego duro, brusco si se quieEn honor a la verdad hemos de defender re, pero en el que quien da la carga exal Sr. Medina, quien quiso hacer un arbi- pone y arriesga tanto como el que va a traje imparcial, logrado, a nuestro juicio, recibirla nos parece- -no es menester recorsin errores de bulto. dar e l ejemplo inglés- -reglamentario y Cierto que, apenas empezado el partido, aceptable por tanto. Es un cauce por donTesuí m empujó a un delantero contrario, de pueden discurrir los arrestos varoniles y, cerca de á línea de puerta y dentro del área. el fútbol no puede confundirse con un juePero reflexionemos serenamente y conven- go femenino. Pero de ahí a la agresión medremos que no hay arbitro que en circuns- ditada y premeditada muchas veces, hay tantancias tales señale penalty. Amén de que ta distancia que esto último más que sanRey también hizo el suyo. ción momentánea exigiría, en buena práctiSevilla- Betis, o suegras y nueras. Por lo demás el arbitraje de Medina fué ca deportiva, exclusión definitiva. francamente aceptable. Los demás, todos discretos, incluso TeNuestros arbitros, estos felices referees norio, vuelto a la cancha por fuerza de las del secreto y el reparto de prebendas tienen circunsttancias. Soladrero hizo una primedel asunto capital del juego un juicio prira parte mediana y una segunda excelente, mitivo, un juicio que es, en último término, como así los medios alas Peral y Adolfito. el que impone el público o el de la genialidad caprichosa. Pero el fútbol del desmán La primera mitad del encuentro fué de intolerable no debe ni puede continuar. No tanteo de fuerzas por uno y otro lado, no ya por este caso concreto del Deportivo sabemos si procurando el cansancio del eneCastellón, sino porque falseando cada día migo o buscando mutuamente el punto flaco. más la auténtica finalidad deportiva llegaJuego deslabazado, feo. E l pelotón, yendo I remos a constituir un grupo dé gentes sin y viniendo, tan pronto hacia una meta como contacto alguno con las nobles prácticas del a la otra, según dijo un estimado compañesaber perder correctamente y ganar tenienro en ocasión memorable. do para el enemigo todas las consideracioE l segundo tiempo fué el que se desarrones que formarán, por decirlo así, una enlló con las características antes apuntadas. tidad aparte o un gremio al margen de toNo tuvo color el partido durante los cuadas las actividades deportivas y hasta humarenta y cinco minutos primeros, en cuyo nas. tiempo blancos y blanquiverdes marcaron sendos tantos. El partido. -Los lectores supondrán des E 1 del Sevilla lo logró Bracero a los ocho pués de lo escrito que el espectáculo del dominutos, de un tiro fortísimo a empalme de mingo tiene mucha relación con el fútbol un pase de Campanal. E l goal, vistosísimo que se discute y que se rechaza. E l Athletic por la rapidez en la ejecución de la jugada, madrileño, que dominó fácilmente desde el Oselito. -En un día tan frío era natura valió a Bracero una ovación cerrada. que ganara quien más caló pusiera en l a comienzo, halló. se con un grupo que, para E l tanto del Betis se inició en un pase de lucha. ¡Y perdió er Sevilla, a pesa de que defenderse, no se preocupaba de los proceVallina a Timimi, quien remató, rechazando jugaba con Brasero! dimientos. E n e! once de Castellón hay muy nos explicaGanaron los mejores sobre el terreno y buenos jugadores, influidos no o instruccioesta es la mejor razón para señalar la bon- mos por qué clase de consejos nes, que les hacen olvidar el juego para emdad de la labor de Medina. E l Betis ha iniciado la Liga con igual plearse casi exclusivamente como futbolistas- ametralladoras. Y con tal precisión que brillantez que el pasado año. Ahora es preciso no dormir sobre los re- casi todas las descargas aciertan a despejar el campo de varios enemigos que quedan cién cortados laureles. Hay equipo para ir muy lejos. -Antonio lisiados. Olmedo. ¿Juego? Dios lo cree... E l Athletic, aun Equipos. Betis: Jesús; Tenorio y Jesu- dominador se sintió- -y con razón- -medroso sín; Peral, Soladrero y Adolfo I Timimi, ante las embestidas rivales y dejó empataAdolfo II, Vallina, García de la Puerta y do a cero el primer tiempo. Para la enferSanz. mería (dato más importante que los goáls) Sevilla F. C. Eizaguirre; Iglesias y Mo- quedaron Buiría, Rey y Cuesta, este último rán; Rey, Abad y Arroyo; Vantolrá, Ra- con una fuerte conmoción. mos, Campanal, Bracero y Brand. En la segunda parte la terrible lucha continuó al modo más antifutbolístico posible. Cuando faltaban unos minutos para la ter- Los athléticos modificaron sus líneas a te. minación del encuentro, un espectador lanzó nor de las exigencias hospitalarias y, en una una piedra sobre el grupo de jugadores que escapada, Marín logró un primer tanto, a se había formado junto a la puerta hética, los doce minutos. E l schot, cruzado, debió 1 resultando herido en la cabeza el notable pararlo el portero del Castellón, que antes medio ala del Balompié Peral, quien fué cu- tuvo intervenciones acertadas. Luego, y a Como quieren ver a l arbitro los partidarado en la enfermería del campo, reintepesar de las violencias, los rojiblancos marjios eg! ¡ajj ¡K pierde, jgTándpse luego a su puesto. cearon un, segundo tanto, impecable, en un r Eizaguirre. Bien es cierto que el interior Adolfo jugó a maravilla, proporcionando a su paisano las ocasiones de personal lucimiento. Sanz mejoró mucho sus pasadas actuaciones y García de la Puerta fué el equipista científico, que no desaprovecha las oportunidades. Vallina, sin grandes casas, pasó bien, dando movilidad a la línea.