Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CENTENARIO DEL CONSERVATORIO, -Para conmemorar et primer centenario de su fundación, et Conservatorio Nacional de Música y Declamación ha organizado una sema na artística, qtíe comenzó ayer. El director del Centro, Sr. Fernández Bordas, prenunció unas palabras; a continuador, la Orquesta Clásica dio un concierto. IÜNTA GENERAL EXTRAORDINARIA DEL COLEGIO DE ABOGADOS. -Pata tratar de la resolución del recurso de alsada interpuesto por el doctor Albiñana contra un acuerdo de la Junta de gobierno y la organización de consultorios gratuitos, sé celebró ayer tarde esta reunión extraordinaria. EN EL RECTORADO DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL. -El doctor Cardenal ha dado posesión al jotren catedrático de La Laguna Sr. Hernández Borondo del cargo de rector de aquella Universidad canaria. (Fotos Duque. UNA CHARLA INSTRUCTIVA He tenido el honor de ser presentado a un señor que estuvo en la cárcel por sus ideas republicanas. U n amigo mío, que cuida mucho sus relaciones y procura siempre llevar a su casa a las personas más importantes, me invitó a una taza de té y escribió esta nota en su tarjeta: Asistirá un caballero que estuvo en la cárcel por sus ideas republicanas. Acudí, con un poco de envidia. No acierto a explicarme cómo se las arreglan jpjg unas personas para encontrar siempre las mejores gangas. E l señor que estuvo en la cárcel me pa- recio un hombre muy impresionante. S i necesidad de que el dueño de la casa mt pidiese que hablase algo de él en el periódico, ya me proponía nacerlo, porque creo que son interesantes algunas notas que he tomado de nuestra conversación. Primeramente me extrañé de que no le hubiesen conferido algún alto cargo, y él tuvo ja bondad de manifestarme que se consideraba a si mismo, y sin duda también los demás, como una especie de reserva de la República, y que acudiría allí donde hiciese fal- ta, sin importarle que fuese un consulado general, una inspección de mercados, una subsecretaría o la dirección de un laboratorio. Resbalando por este tema, no vaciló en decirme que, a su juicio, la revolución no está hecha todavía, y sólo se completará cuando dimita todo el mundo para dejar paso a los que jamás disfrutaron un puesto que dimitir. ¿Ha leído usted lo que ocurre en Justicia? -me preguntó- Llega el nuevo ministro, y nadie dimite. Pero ¿qué es ésto? Otro ministro que no hubiese sido republicano iría él mismo por los corredores echando fuera a la gente. E l Sr. Albornoz es demasiado buen demócrata para proceder así. Se limitó a quejarse en los periódicos, como cualquier vecino que quiere que reprendan a su portero. ¿Se puede seguir como ahora? Y otro escándalo: resulta que la Subsecretaría de Obras públicas no tiene consignación. Naturalmente, no es posible cubrir esa plaza. Ahí está una hermosa vacante que no sirve de nada. E l señor que estuvo en la cárcel movió la cabeza. Todos le escuchábamos sin respirar. ¡Es una pena! -añadió. Intenté alejarlo de aquellas preocupaciones que evidentemente le angustiaban. t ¿Puedo hablar con usted de literatura? -inquirí. -Puede hablar de lo que quiera. Comprenderá que después de haber estado en la cárcel... -Querría referirme al arte dramático. Concretamente: Azaña ha estrenado una comedia. No la conozco, pero adivino que no tardará en representarse en Madrid. Bien; supongamos que me gusta y que aplaudo locamente y enronquezco llamando al autor. ¿Tengo entonces derecho a algo? ¿Cómo a algo? -Por ejemplo, a una secretaría de embajada o a una Comisaría de Seguridad. -A ver, a ver- -terció el dueño de la casa, acercando su silla. E l señor que estuvo en la cárcel vaciló unos segundos. -No- -resolvió- yo creo que todo eso debe estar reservado para los que hemos sufrido por la causa. A lo más debían darle a usted la placa de Isabel la Católica. Eso sí. -Otra consulta. Si no me agrada la comedia y la pateo, ¿pueden aplicarme la ley de Defensa de la República? Esto es lo que me interesa saber. -En mi opinión- -dijo solemnemente el