Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 23 D E D I C I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N rez Quintero, titulado Visita de prueba Un primor de obra, un primor de interpretación y un primor como tributo rendido al arte, para deleite de públicos y estimulo de actores. Esta página, muy. quinteriana por su fácil y fluido diálogo, y polla gracia natural que bulle en sus incidentes, pone de relieve la m a e s t r í a cómica de Nieves Suárez, l a naturalidad escénica de Anita Marios y el gracejo inimitable de E n rique Chicote. E l público aplaudió fervoroso, frenético y entusiasmado, l a obra y el trabajo de sus intérpretes. E n resumen, una fiesta lucida y digna del acontecimiento que se conmemora. Calderón: El gigante y la rosa Madrid 2 3, 2 madrugada. Buen regalo de Pascuas, pequeños. Una comedia de magia, y una magia del corte clásico de L a pata de cabra y de Los polvos de l a m a r e Celestina que será para vuestro espíritu infantil un espectáculo deleitoso. E n E l gigante y l a rosa trazado por l a donosa piuma de Manolo de Góngora, poeta de fina calidad y de ubérrimo verbo, veréis y aprenderéis una ejemplar enseñanza, que en el transcurso de vuestra vida puede aprovecharos, de tenerla en cuenta, y es que la ambición, el loable afán de medro, el aspirar a l a conquista de l a riqueza y del poder, debe aplicarse en una dirección recta y honrada: l a de ser buenos, no sólo por vosotros mismos, sino para bien de vuestros semejantes, y ello os proporcionará, si así procedéis, l a sana alegría de una conciencia pura, que se inspira en bondadoso y liberales actos y en el amor a l prójimo. Este será en la vida vuestro poderoso talismán, para vencer contra todo y contra todos, como en l a comedia de Góngora es l a á u r e a rosa lograda por el intrépido y perseverante doncel, tierno y amante h i jo, a quien ayuda el hada buena de los sueños de color de rosa en la arriesgada empresa de su fortuna, escudándole contra todas las maquinaciones y ruines asechanzas que el genio del mal, encarnado en un brujo quiromántico, concierta contra él para arrebatarle el codiciado trofeo de l a rosa, que l a fe, l a juventud y el amor pusieron en sus manos. Escrita en limpias y sonoras quintillas la fábula, el poeta hace acto de presencia en el bellísimo romance de la princesita del pájaro pinto, y en los encendidos madrigales que se suceden, premiados por el auditorio de todas las edades con cálidos aplausos. Y de los palacios, fontanas y jardines ideados por l a fantasía, el autor os llevará al tenebroso antro del mago y a otros l u gares donde reiréis con vuestras frescas r i sas, trucos y sorpresas muy graciosos que le ocurren. a l fámulo del aventurero mozo, que remeda, por su traba, a los criados del teatro clásico. Y sobre ésto, un espectáculo exornado con cuantas galas precisa una magia y que avalora el maestro L u n a con unas ilustraciones, musicales, dignas de su nombre, tales como una canción oriental, el cuplé de la risa y l a marcha aparatosa y solemne de la cabalgata prenupcial, que desfila por el patio de butacas, puesta con lujoso atuendo por Juan V i l a Josefina Tapias se adapta de modo excelente a su personaje; su bonita figura, su voz arruliadora y melosa, su bien decir, lo realzan. Carmen Prendes no le va a la zaga en l a princesita, a la que dio la dulce ingenuidad emotiva que su acento requiere. Paco Alarcón festejó su día de gala, pues ayer era su beneficio, poniendo a contribución toda su gracia, que es mucha, en l a personificación de su papel, motivo de constante alborozo para lbs chicos... y para los grandes, que no hayan estrangulado ese n i ño que dicen llevamos dentro del alma. E n este reparto de premios no olvidemos consignar los nombres de Benito Cobeña, de la señora Caro y de las señoritas Amelia de l a Torre, en su papel de hada, y de Adelina López, que dijo con impecable afinación y gusto la canción oriental. Manolo Góngora, saludó muchas veces desde el palco escénico a l finalizar todas las jornadas, a c o m p a ñ a d o del maestro L u na y Se los principales intérpretes. E l gigante y la rosa será el cartel de estos días, porque es un espectáculo fino y gracioso. -p. D E ANDALUCÍA. PAU, 34 Cine Avenida: u L a fruta amarga Madrid 2 3, 3 madrugada. U n a simpática comedia de los bajos fondos, de una población de California. Toda l a obra hablada en español, sin tropiezos notables en el diálogo ni en la interpretación. Esto es, el diálogo está hecho con sentido español y los intérpretes todos hablan. perfectamente el castellano. Picaresca de puerto. Gente un poco a l margen de l a ley; pero de corazón sensible y buenazo con deshonrosas excepciones. Una madre adoptiva de cierta chica del puerto, lucha con l a madre verdadera, para defender l a felicidad de la muchacha, amenazada por l a última. U n tierno fina! en que la madre adoptiva se sacríica en silencio, para que la chica pueda triunfar en l a vida y el amor. Fuera de este momento sentimental, toda la película es alegre y con recursos de fina comicidad. Juan de Landa y Virginia F á bregae, en los dos papeles principales de la ptlícula, mantienen el. gozo de los espectadores con las peripecias de un amor madure y duro. Ambos en gesto y dicción están muy por encima de muchos divos extranjeros que nos suelen ofrecer como actores excepcionales. Los que lo acompañan en el reparto, entre olios María L u z Callejo, E l v i r a Moría- y Julio Peña, secundan admirablemente su preciada labor. L a película, en su realización técnica, tiene aciertos considerables y escenas muy bien preparadas para obtener los efectos que se desean. E l film complació al público. Antes de proyectarse l a película que hemos reseñado, el propio Juan de Landa, en persona, compareció en el escenario, para ofrecer una muestra de sus aptitudes de actor, no el de arte mudo, sino el de otro arte anterior, de mayor prosapia: el arte dramático. Juan de Landa, con l a cooperación de los actores Manuel Trujillo y Manuel Santa María, animaron plásticamente l a emocionante escena de la carta en la célebre película E l presidio Landa representó, con esce- nario adecuado, dicha escena, como si de tsa treso de comedia o de drama se tratase. V 1 peliculero demostró eumplidamentee que es todo un actor, capaz de los m á s finos matices del sentimiento. E l público le demostró esta opinión con sus aplausos. Juan de L a n d a habló desde el proscenio para dar las gracias a los espectadores y recoger las muestras de aliento que lo servirán para perfeccionar su arto, como dijo en modestas frases. E s un triunfo de Landa como actor. Catalina Barcena, en e ¡Cine del Callao Otro triunfo que debemos recoger en esta sección, es el que obtiene todas las noches en el Cine del Callao esa gran actriz que se llama Catalina Barcena. Igual que Landa, actúa, no sólo en el film que se está proyectando, sino personalmente desde el escenario del cine Ante un público selecto, que la aplaude, con entusiasmo, recita poesías y perora charlas, hecho, todo con su arte y su gracia inimitables. Anoche, sobre los temas apuntados, dio una breve conferencia, muy interesante para las señoras, y hasta para los hombres, acerca de las prácticas higiénicas, g i m n á s ticas y de régimen que toda mujer debe seguir para retener y afinar su belleza y su línea. Charla que ilustró la eximia actriz con demostrativos ejemplos. E l público le reiteró sus efusivos aplausos. Informaciones musicales Teatro de la Exposición Miguel Fleta E n el verdadero y puro arte lírico, y mirando solamente a su dignificación y gloria, no pueden admitirse m á s que dos manifestaciones: l a escénica y la del lieder; en ambas cabe hacer arte serio y digno, m á s o menos logrado, según las dotes del actor o intérprete, y el mérito intrínseco ds la obra musical. Fuera de estas dos maneras no puede existir nada que tenga relación con el puro arte; acaso algo que por el nombre tenga semejanza con él; pero sin base ni razón alguna para que así se denomine. Así lo creían, y consecuentes con esta última convicción, los artistas líricos cuye nombre goza de l a inmortalidad, tales como María Malibran, Paulina Via! rdqt, Pasta, Gayarre, Tamberlik y Massini entre los que fueron, y Juan de Rezké, Melckior, Larsen Tolden y otros muchos que a ú n viven, se negaron a prodigar sus facultades fuera del propio marco, l a escena. E l artista de ópera debe ser liara ópera y nada m á s máxime cuando las romanzas que mayor popularidad alcanzan resultan frías y sin color cuando se ofrecen fuera de su propio lugar y faltas de l a situación escénica. Diferente cosa es cuando el c á n t a m e entra de lieno en el género lieder, y a él S Í entrega y lo siente y lo vive, mas para este género no son las facultades vocale? solamente las que hacen el éxito, pues son necesarias otras imprescindibles aportaciones, tales como sólida y vasta cultura m u sical y poética que abarque desde los p r i mitivos hasta los modernos, con todas sus características y diversidad de estilos, pues no se interpreta Mozart y Pergolese como F a u r é o Duparc. Como amantes que somos del arte m ú sico y de las glorias patrias nos causa honda sensación de tristeza el ver a la primera y sin rival figura de nuestro teatro lírico en un género que no debe ser el suyo: M i guel F l e t a no debe prodigar sus maravillosas facultades en actos de arte menor y a c o m p a ñ a d o al piano; débese a m á s altas empresas para bien del ai- tc patrio y de su propia y merecida fama. E l inimitable protagonista de Carmen y Tosca que nos hacía estremecer, emocionándonos hondamente con las primeras notas de ¡a R o manza de l a flor y el Adiós a l a vida que con suprema maestría y depuradísima escuela ofrendaba a los públicos, nó puede ni debe abandonar la escena para dedicarse a cantar en conciertos; quédese esto para algunos tenores que en el ocaso de sus medios vocales se aterran a esta nueva modalidad en un todo mediocre para conservar un nombre antes celebrado y aplaudido. Miguel Fleta, en l a plenitud de sus bellas facultades, joven, enamorado del arte, y con un nombre admirado en todo el mundo, debe abandonar el nuevo camino para retornar a sus lares. L a misma expectación que en su primera visita a Sevilla existía para el concierto de ayer tarde; los aficionados a l bel canto que aquí son legión, acudieron para oír a su tenor favorito. N i que decir tiene que el éxito obtenido fué entusiástico: su hermosa voz, su dominio absoluto de los secretos del canto, y el corazón que pone en cada una de sus notas, por fuerza han de subyugar al público; sobre todo, posee una tan grande facilidad para el spianato que le coloca en el primer lugar entre todos los cantantes que hoy brillan. Manon L e K. oy d Is Tosca Sadko todo fué dicho de la manera inimitable y exclusiva de este verdadero divo. E l público, m á s numeroso de lo que es. perábamos, no se sintió satisfecho con el programa, que le supo a poco, pidiendo entre ovaciones entusiastas nuevos números, correspondiendo el artista a l a petición) y deleitándonos con ¡a jota de E l Trust de los Tenorios y ¡Ay, ay, ay! que colmaron el entusiasmo del. auditorio. -B Cartelera sevillana Teatro Cervantes. (Compañía Casimiro Ortas. A las seis y media, E l tío catorce A las diez y media, ¡Mi padre! Teatro Lloréns. (Cine sonoro. Sistema Western Electric. A las seis, y desde las ocho y media, Noticiario Fox n ú m 46 Periquito y el tío Tom Fieras de l a selva y H a y que casar al príncipe en español. P a t h é Cinema. Magazinc Cinamond J a r d í n de rosas y E n cada puerto un amor A Xas seis.
 // Cambio Nodo4-Sevilla