Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 23 D E D I C I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G S 3 IN TERES A NTES M A N I FESTACION 1 ESIDEL GOBERNADOR CFV 1 L D E BARCELONA j I I I Barcelona 23, 1 madrugada. E l gobernador civil ha enviada a ios periódicos la anunciada nota, explicando los motivos de su dimisión. D i c e asi: E l viernes próximo y pasado, después de unos artículos mucho r. oás todavía violentísimos e insolentísimos qae de costumbre, contra m i humilde personalidad, el bien conocido diario que ve la; l u z pública con el nombre de Solidaridad- Obrera publicaba, dirigió al Sr. Maciá un, -verdadero reto, e x i giéndole el cumplimiento de una promesa L a cuestión del ¡Duerío era bien grave hecha en el famoso müón de Pueblo Nuevo. cuando me posesioné del cargo. L a interSea coincidencia de sentimientos o coordivención del señor, presidente de la Generanada respuesta, ejs un hecho cierto que. la lidad no había sido, a pesar de la buena i n izquierda republicana de Cataluña dejaba tención de éste, favorecida por el éxito, n i perfectamente contestada, aquella moción con había traído l a deseada paz. Con el turno la declaración pvtblioada en fecha oficial obligatorio impuesto y dirigido por deteren La Opinión del sábado. minada agrupación, ios seguros de accidenE l mismo sábado- llegábala esta ciudad el tes habían subido de 22 a 42 céntimos por presidente del Consejo de ¡ministros de la tonelada, y los fletes para Barcelona eran República, y yo tenía noticia de que, coinobjeto de una desestimación notoria. L o s cidiendo con l a noi: a de l a izquierda repu- buques que venían a nuestro puerto habían blicana, se preparaban manifestaciones, en de salir muchas- veces a descargar a Valenlas cuales, con vr ¿as al S r Maciá y al cia o Tarragona, y si no a Marsella o G e señor Azaña, se mezclasen demostraciones, nova. Hube de intervenir, impulsado por las cuales, en realidad, fueron iniciadas, hosdos principios: el de l a protección de l a l i tiles al gobernador, c i v i l de Barcelona. Y o bertad del trabajo y el de la libertad de no podía seguir a l a izquierda republicana asociación, siendo esta última derecho del de Cataluña en da indelicadeza que a m i mociudadano y no obligación que pueda ser desto entender constituía el planteamiento coactivamente impuesta. N o creo que estos principios puedan estar reñidos con l a jusds una cuestión política cuando el señor ticia. Azaña era huésped de nuestra ciudad, n i podía consentir que m i presencia pudiese Ante las oposiciones a mi actuación, he dar pretexto de perturbación en ninguno de callado siempre. N o han hecho lo mismo la los actos preparadas, en su obsequio. P o r tal izquierda y muchos de sus hombres, los cuamotivo, poniéndolo previamente en conociles, como el Sr. Companys, no han enconmiento del presidente del Gobierno de l a trado más- que facilidades en mí para sus República, me abstuve, como debía, de conataques. Hecha pública l a disconformidad, currir a los actos citados, y he dejado tamno he de romper m i silencio con el recuerdo bién sin respuesta, durante aquellos días, de cosas ya pasadas y, por fortuna, también la declaración de lá ¡izquierda republicana superadas. P o r otra parte, entendía y sigo entendiendb que los momentos solemnes por de Cataluña, l a cual, ciertamente, no ha sido que atraviesa Cataluña aconsejan una polírectificada n i desautorizada por el que es tica de partido, sea éste el que sea. L a sigjefe de dicho partido y, a l a vez, su yerbo nificación de las elecciones pasadas, la signiy símbolo. ficación única del plebiscito del mes de agosL a respuesta l a di con los hechos, y no to de este año, no es otra, a mi entender, con palabras, a l volver ayer de acompañar que l a voluntad de Cataluña de tener su E s al presidente al límite del territorio de esta tatuto dentro de la República española. jurisdicción gubernativa, rogándole al G o bierno de l a República que se sirviese dis- L a diferenciación de los partidos catalanes ha de venir después de constituirse el poner del Gobierno c i v i l de Barcelona y Gobierno de Cataluña y por medio de las retirándome a l a vez de l a Audiencia de elecciones en el Estatuto prevenidas. N o Cataluña, en l a cual no podía seguir desde creo lícito, no considero ético, aprovechar el momento que un acto mío era tildado de este mandato, bien concreto, para preparar injusto con el asentimiento del presidente unas elecciones venideras. E n esta convicde la Generalidad de Cataluña, que, requeción, m i modesta actuación ha estado siemrido para que manifestase s i con tal carácpre inspirada, y- no pudiendo llevar al G o ter consentía también l a declaración del bierno c i v i l de Barcelona más que una buepartido que dirige, no ha estimado oportuno, na voluntad, he procurado dirigirla siema pesar de m i requerimiento, dar respuesta. pre en favor de Cataluña, demostrando que Dice l a izquierda en su declaración del también- un catalán y catalanista de siempre sábado que su disconformidad hoy ya púpuede, por modesta que sea su capacidad, blica con m i actuación era latente desde gobernar justamente, en beneficio de todos, hace mucho tiempo. E l hecho es cierto y sin excepción de tendencias n i de personas, también recíproco. L a disconformidad exisy en cordialidad perfecta con el Gobierno tía, tanto respecto de l a apreciación de los de l a República y con sus elementos. Los problemas que afectan a esta ciudad y al hechos no han desmentido todavía, l a verterritorio de l a provincia, como respecto de dad de este principio. L a confianza y el los procedimientos que se estimaban adeafecto del Gobierno de l a República no me cuados para su resolución. N o siempre l a han faltado un solo m o m e n t o no ha descolaboración ha sido cordial, como no lo fallecido nunca l a colaboración eficacísima haya sido por m i parte. Esto no quería de- de los funcionarios y de las fuerzas a mis cir sino que la actuación del gobernador órdenes, como representantes, de la Repúblicivil resultaba francamente dificultada. H o y ca española. H a c i a todos ellos m i a g r a d e me temo que se convirtiese en estéril, y cimiento será perdurable, tanto por el auxilio recibido como por la demostración de quizá contraproducente. L a causa de una que la causa de Cataluña no tiene nada de hostilidad, que en much as ocasiones no me incompatible con la República española. P a explicaba, la veo hoy bien clara. D i c e l a ra l a una y para l a otra hemos trabajado izquierda- -es de creer que con el asentisiempre de buena. fe, algunas veces con hemiento perfecto de su honorable jefe- -que roico sacrificio y más de uña vez con fores su propósito imprimir en todas partes l a ideología del partido. Pues bien, en esta ideología suya no puedo seguirle. Creo, por una parte, y lo creo firmemente, que la República tiene que consolidarse con un criterio de iibsitad y no por el predominio de una fraccióa que quiere imponerse en iodos los órdenes, incluso por la fuerza, y como decía cri una nota publicada durante mi primera actuación, si ios perturbadores del orden y de nuestra paz ciudadana han de encontrarnos siempre enfrente, no podría gobernar tomando por norma de justicia el satisfacer en todas sus pretcnsiones y por el solo hecho de formularlas, a una aglomeración que actúa muchas veces como un poder responsable y el fin de l a cual es, por su propia confesión, l a anarquía, o, d i cho eii otros términos, el comunismo libertario. tuna. Perdurable será también m i agradecimiento al pueblo de Barcelona que, con su recto sentir y con su noble espíritu, ha hecho fácil la tarea de este Gobierno civil. A l concluir m i gestión no siento ningún pesimismo. L a s causas de la República y de Cataluña son lo bastante grandes para que pueda sentir el temor, al volver a l a condición exclusiva de modesto ciudadano, a mi trabajo de siempre. Repito con la misma fe la invocación antigua, diciendo con mi convieción personal y l i b r e Dios guarde a la República, Dios guarde a Cataluña. NOTICIAS D E ULTIMA HORA Destrozado por ei tren M a d r i d 23, 3 madrugada. Blas Rodríguez Martín, de cuarenta y nueve años, auxiliar de vías y obras, con domicilio en Sebastián E l c a n c 41, fué atropellado cuando recogía carbonilla en un saco, en el k i lómetro 900 por un rápido, que íe destrozó horriblemente, causándole l a muerte casi instantánea. Las bases de trabajo en Jaén producen grandes protestas Jaén 23, 2 mañana. Con motivo de las bases aprobadas para las faenas del campo, y de la actitud que observan los Comités arbitrales, llegan a este Gobierno c i v i l multitud de protestas, que reflejan el malestar que reina en esta provincia. L a recolección de la aceituna se hace con grandes irregularidades en muchos pueblos, y ello es debido a que las bases mencionadas no son justas. U n millón doscientas mil pesetas para las cigarreras de Santander Santander 22, 3 madrugada. Tres vigésimos del segundo premio, que están en. el Banco Mercantil, los adquirió un funcionario de l a Compañía de Tabacos de Felipmas. Entre las cigarreras el júbilo es enorme. Doscientas treinta y ocho cigarreras han sido favorecidas, calculándose que el dinero aproximado que ha caído en l a Fábrica de Tabacos importa un millón doscientas m i l pesetas. E n t r e los favorecidos figuran algunos obreros que actualmente se encuentran sin trabajo. Unas cinco mil obreras declaran el paro en V i g o a causa del subsidio de maternidad V i g o 22, 2 mañana. A y e r mañana se colocaron en las puertas de las fábricas conserveras un aviso, anunciando que se le permitiría la entrada a las obreras que estuvieran dispuestas a pagar su parte de cuota en el Seguro de Maternidad. L a mayoría de las obreras ne negó a entrar al trabajo, recorriendo las calles en manifestación pacífica. P o r la tarde secundaron el paro las demás obreras, alcanzando a cerca de cinco m i l Como los obreros se niegan a sustituir a las mujeres en sus labores dentro de Ja fábrica, se ha originado un grave conflicto, temiéndose que se llegue al paro general. Conferencia del señor Lamamie de CJaírac Bilbao 23, 1 madrugada. E n el Círculo Tradicionalista dio ayer tarde, ante una n u merosísima y selecta concurrencia, en la que abundaban las señoras, una interesante conferencia el diputado a Cortes agrario señor Lamamie de C l a i r a c
 // Cambio Nodo4-Sevilla