Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E i i cuanto nos limitamos a ver lo que los demás hacen y a cír lo que otros dicen, en cuanto nos damos por satisfechos con el papel de meros, aunque grandes espectadores, sin aportar nada n i a l a producción de lo que significa progreso ni a la asimilación de lo que otros producen, que en sí misma es modalidad progresiva y muy estimable, perdemos categoría como seres humanos i n d i v i duales, y si esto nos sucede en masa, si la catástrofe se extiende hasta adquirir el car á c t e r de nacional, estamos en peligro de constituirnos en colectividad de orden i n ferior. S i nuestras librerías, en lugar de ser fuente inagotable y continuamente renovada de cuanto puede estimularnos y avivar nuestras sensibilidades, se convierten en estancos del histerismo demagógico o de la pornografía igualmente destructiva; si nuestros periódicos reflejan l a simple crónica de sucesos en su m a y o r í a tan sórdidos como Saltos de trascendencia, porque no tienen otra cosa que contar; si no hay apenas revistas; si se ignoran la m a y o r í a de los temas, porque nada hay que decir sobre ellos, o porque no hay nadie que lea l o que pueda decirse en el caso de que algo se diga, ¿pod r á e x t r a ñ a r n o s que la comparación de lo nuestro con lo que existe en otras partes vaya precedida siempre de un signo negativo? s El público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios por palabras clasificados en. secciones. En ellos encontrará constantemente asuntos que pueden interesarle. Especialmente doloroso es todo esto si se llega a descubrir un vacío casi absoluto en la producción de lo que a la juventud afecta y puede interesar. E n este tiempo del a ñ o durante los días que preceden a las Navidades, las grandes tiendas de L o n dres- -no una ni dos, sino docenas y hasta cientos de tiendas- -llenan sus escaparates y sus grandes salas de libros para niños y niñas de todas edades, libros para los que aún no saben leer y para los que están a punto de entrar en la Universidad o de salir al mundo. Hemos dado con un país ca- paz de abarrotar sus bibliotecas con publicaciones especialmente escritas y editadas para la juventud y de formar hemerotecas con las innumerables revistas exclusivamente destinadas a ella. L a afición al l i bro, o, lo que es lo mismo, la afición a la vida, se inculca y se estimula desde los primeros años, adquiere cada vez mayor fuerza, y m á s tarde se desarrolla con arraigada firmeza. ¿Puede sorprendernos, en consecuencia, que en todos los rincones del mundo haya ingleses atraídos a ellos por el estímulo inaplacable de una imaginación avivada desde la. infancia, q. ue naveguen por todos los mares y sondeen todos los abismos literarios, hasta poblarlos con sus creaciones? N o es sólo el idioma, que, desde luego, se presta de un modo extraordinario a la comunicación con los niños de todas edades; es, y siempre habremos de volver a lo mismo, la afición a la vida lo que obliga a los ingleses a procurar por todos los medios, y señaladamente por el m á s indicado, a que sus hijos cuenten desde el pun- to de partida con lc elementos esenciales para la distracción presente, para la formación del c a r á c t e r y para la orientación futura. Desde el comienzo aprende el n i ñ o que su país es el mejor de todos, no por el hecho de ser el suyo y de haber nacido en él, sino por las proezas de sus mayores y por los constantes adelantos realizados en todas las actividades; pero antes de que pueda saber dónde ha nacido tiene para d i vertirse las fantasías y los s i n sentido -el nonsense inglés, difícil arte del que Inglaterra es maestra, y que- culmina en obras clásicas como Alice in Wonderland- entretenimiento ideal para cabecitas libres de prejuicios, y primer contacto con l a palabra escrita con el medio sin el cual no podrá m á s tarde desenvolverse. De este modo se va aprendiendo desde el principio a dar importancia a las cosas que realmente la tienen y a tener afición a muchas cosas. E l espíritu asi formado no se contentará con ser simple espectador de lo que suceda. De igual modo que el n i ñ o inglés no se resigna a presenciar una serie de deportes, sino que tiene que participar en todos ellos, no se limitará m á s adelante a formar una idea vaga de cuanto hay en derredor suyo, porque desde su infancia ha aprendido que en todo cuanto hay él puede ser actor y que, por lo menos, está, cuando no obligado a saber, posibilitado de enterarse de todo lo que le rodea, circunstancia que por sí sola basta para explicar en parte el sentimiento de superioridad de que no es libre n i n g ú n inglés, no tanto quizá porque efectivamente sea superior, sino porque se halla situado en condiciones de poder remontarse cuando quiere v dominarlo todo con la vista, que no es lo mismo que oscilar entre el surco en el barbecho y l a charla ante la mesa dé café. K U I S Í ANTONIO B O L Í N 16 grandes perfeccionamientos Control de sonido y reductor estático. Control automático de volumen. Lámparas variables Mu. Amplificación Pentodo Push- Pull. Rejilla blindado. Válvulas de circuito Super- heterodino. Compensador para cualquier largo de antena. Selectividad 10 kilociclos. Cuadrante luminoso graduado en kilociclos. Selector de estaciones de suavidad máxima. Control de volumen y cierre de corriente combinados. Altavoz electro dinámico La Voz de Oro. Chossii blindado de peso ligero. Sólida construcción sistema ATWATER KENT. Muebles de ricas maderas y exquisito buen gusto. Aparatos completos con lámparas. Todo en el perfecto servicio ATWATER KENT. Precios para todas los fortunas y algo más importante que el precio: CALIDAD no superada por ninguna otra casa constructora. Pida catálogo gratis. BARCELONA A U T O E L E C T R I C I D A D S. A. VALENCIA C. Salvatierra. J TeL 1 Ma? ytl M Diputación. M Tel. J W y MM LA CORUNA T e a Herrera. Ttl. 1111 tt MADRID San i I T e L l f l t l y 13 MI B I L B A O B e l ú a n Castado y C Henao. Tel. ieut Tral. no. D E L E G A C I O N E S S E V I L L A Urbano BlanriK Trajino. -T TeL J I M! A L I C A N T E Vano. Sánchez y Casiano 11- TVL i Caí
 // Cambio Nodo4-Sevilla