Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. M A R T E S 39 S E DICIEMBRE D E 1931. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAO. 26 N F O RM A C 1O N ES DE MARRUECOS E l viaje a África de don Fernando de Jos Ríos Llegada del ministro de Instrucción a Ceuta Ceuta 29, 10 mañana. E l sábado, a las ocho de l a noche, a bordo del Almirante Ferrándiz, llegó el ministro de Instrucción Pública, S r de los Ríos, con su señora, hija, sobrino y un secretario. Recibieron a l ministro el comisario superior, gitan visir, tres. ministros del M a j zen, caid del Mexuar, bajá, con la Junta Municipal- cónsul de España, generales Cabanellas y Benito, gobernador civil y representaciones civiles, militares y de Marina. A l atracar el buque se dieron vivas a la República y a l ministro, a quien el alcalde le dio l a bienvenida, en nombre de l a ciudad, la que estimaba como u n gran honor recibir la primera visita oficial de un m i nistro de l a República. Después entregó a las damas ramos de flores. L a comitiva se trasladó al Palacio M u nicipal, donde se celebró brillante recepción dé todas las clases sociales. E l señor de los Ríos, en rápida conferencia con el alcalde, se informó de las necesidades y añílelos de l a población en el orden cultural y de otros pcoyectos necesarios al engrandecimiento de 3 a zona del Protectorado. E l ministro pidió iaotas explicativas y ofreció influir cerca efeí ÍGobierno para resolver e n justicia. Seguidamente. se le obsequió con un refrigerio, pronunciando el ministro elocuente discurso, rememorando el pináculo al que llegaron las civilizaciones arábigohebrea, que tanto influyeron en nuestra cultura actual. Agregó que era de necesidad hacer un vivo estudio desaquellas para la compenetración civilizadora y unión de las razas, que redundaría en beneficio de l a humanidad, siendo el primer paso el establecimiento aquí del Instituto Hispanomarroquí, que se inaugurará a primeros del año próximo. E l m i nistro fué ovacionado. Desde el Ayuntamiento se dirigió a l a Casa del Pueblo, donde se hallaban congregados numerosos afiliados al partido socialista y de l a Federación de Sociedades Obreras, dirigiéndoles el Sr. de los Ríos elocuente salutación, en l a que hizo resaltar l a labor que viene realizando l a República, labor que no es recogida en toda su extensión por la Prensa, más atenta a recoger hechos adversos que influyen en los espíritus pusilánimes y pesimistas. Combatió l a emigración de capitales y aludió a l a cuestión de enseñanza, diciendo que el Gobierno de l a República le dará gran impulso. Después de l a Casa del Pueblo marchó el ministro a l a Jefatura de las fuerzas m i l i tares, donde se celebró una recepción m i l Jar, dirigiendo aquél una salutación a los jefes y oficiales congregados, expresando que, por pertenecer a familia de militares, sentía en su espíritu todas las virtudes que adornan al Ejército, recordando l a actuación de sus antepasados en l a batalla de A l colea. Terminó diciendo que esperaba la compenetración del pueblo y del Ejército, para el bien áe. España. Terminado este acto se dirigió a pernoctar a l a residencia, del general Cabanellas. Visitas en Ceuta. L a salida para Tetuán Ceuta 28, l í mañana. E n la mañana de ayer, el ministro, acompañado de esposa, hija, comisario superior, general Cabanellas y del director de Obras Públicas, señor Vegazo, visitó el edificio del Patronato, mi- litar de Enseñanza, donde se ha instalado provisionalmente el Instituto Hispanomarroquí, recientemente creado por el Patronato. E l ministro, recorrió las dependencias, inspeccionando las obras realizadas. Se mostró muy satisfecho de la visita y se trasladó a visitar el antiguo Hospital M i l i t a r Central, y a desalojado, que se cederá al A y u n tamiento para demolerlo y construir un magnífico Instituto. Hízose informar el Sr. de los Ríos de los propósitos que abrigaba el Ayuntamiento para dicha construcción. L a comitiva marchó luego al pabellón Alhambra, situado a la entrada de. la ciudad, que se dedicará a Residencia de E s t u diantes Marroquíes, y siguió hasta el grupo A u t o Radio M i l i t a r También visitó el ministro los alrededores de l a ciudad, otras dependencias militares y el cuartel de González Tablas, en el que se aloja el grupo de Regulares de Ceuta, donde las fuerzas desfilaron- brillantemente. E n el cuarto- de banderas, de estilo árabe, se sirvió un té, felicitando el ministro a los jefes y oficiales por l a magnífica presentación de las fuerzas. Terminada esta última visita el ministro v su séquito marcharon a Tetuán. E l ministro saluda al jalifa Tetuán 28, 10 mañana. Con motivo de la llegada del ministro de Instrucción P ú blica, la población amaneció engalanada con banderas españolas y majzenianas, y el comencio cerró sus puejtas. A la entrada de la ciudad se había, congregado la Corporación municipal, para dar la bienvenida al ministro. U n a sección de Lanceros Jalifianos y l a Guardia del Jalifa cubrían la carrera, desde la plaza de España hasta el Mexuar. Dentro de la Comisaría Superior se s i tuó una compañía de Infantería, con bandera y música, para rendir honores. L a comitiva, que había salido ayer de Ceuta, se detuvo en Riffien, dondese hallaba formada la Legión, que fué revistada por el ministro, quien luego se detuvo en R i n cón de Medik, siendo saludado por el vecindario, que le aclamó. A las dos de la tarde, llegó l a comitiva a Tetuán, siendo el Sr. de los Ríos saludado por los vicepresidentes español y musulmán, en nombre de ambas razas que habitan en l a capital. E l ministro descendió del coche con las autoridades, entre aclamaciones, y puede decirse que en volandas llegó hasta la plaza deEspaña, L o s obreros formaron una barrera imponente, que rodeó al ministro, dando vivas a la República, que eran contestados por la muchedumbre apiñada en las calles del trayecto. E n la puerta de la Comisaría Superior fué recibido el ministro por el gran visir, delegado general, D E m i l i o Zapjno, y las autoridades tetuaníes. Entre aclamaciones se dirigió el Sr. de los Ríos al Palacio del Jalifa, rindiéndole honores l a Guardia J a l i- La mejor crónica de modas L o más elegante, lo más práctico y lo más artístico respecto a modelos de trajes, abrigos, sombreros y adornos femeninos, aparece en las páginas que todos los domingos dedica la gran revista B L A N C O Y N E G R O a informaciones gráficas y comentarios acerca de las ú l t i m a s creaciones parisienses. fiana. Rodeaban. al joven príncipe el M a j zen y altos dignatarios musulmanes. E l ministro de Instrucción pronunció un discurso de salutación, en nombre del G o bierno español, expresando que éste se mostraba satisfecho de l a colaboración que encuentra en el pueblo musulmán en la obra del Protectorado. Contestó el Jalifa, deseándole grata; estancia en Marruecos, conversando luego animadamente un rato con el Sr. de los Ríos, quien, con arreglo al protocolo, presenció desde la puerta de la residencia el desfile de las tropas jalifianas, llamándole la atención los soberbios atavíos de los Lanceros J a l i fianos y las gualdrapas de los caballos en terciopelo bordado en oro. ¡Se celebró después en la Comisaría S u- perior una recepción, en la que desfilaron el elemento oficial y representaciones de todo Tetuán, en las que figuraban muchos niños y obreros. P a r a saludar al ministro llegó una numerosa comisión de la colonia española en Tánger, presidida por el ministro de: España, Sr. Buylla. E l banquete servido a continuación, en el Palacio del Jalifa, fué verdaderamente espléndido. E l Jalifa dispensó cordialísima acogida al ministro y su familia, que fueron perfumados, mientras que una orquesta mora ejecutaba canciones de la época de l a dominación musulmana en Andalucía. Durante l a comida, el Jalifa se mostró interesadísimo por las cosas de España, exteriorizando sus esperanzas de poderla pronto visitar, y asegurando al comisario superior que este acontecimiento ocurrirá pronto, por haber h a blado con el Gobierno del deseo del Jalifa de ser el primer principe extranjero que v i sité M a d r i d después de la implantación de la República. Visitó el ministro la Escuela de A r t e e Industrias y admiró los trabajos que realizan los artistas tetuaníes bajo l a dirección de los artistas españoles, que han logrado hacer resurgir las industrias que se habían perdido. E l ministro y sus familiares fueron obsequiados con objetos de arte indígena. E l gobernador moro les obsequió en su casa con un té a la usanza del país, concurriendo los elementos más destacados de la ciudad. E l Sr. de los Ríos, acompañado del comsario. superior, gran visir, y de ctras autoridades, se presentó en el Círculo Israelita, que le había invitado a una copa de champán. E l secretario de la Comunidad israelita dio al ministro la bienvenida en nombre del Hogar Hebreo, que tanto recuerda a España y que tantos afanes pone en colaborar en la obra del Protectorado. Contestó el Sr. de los Ríos recordando que en sus visitas a las grandes poblaciones de Europa y América buscaba el contacto con los sefardíes, que le recordaban con su castellano antiguo a la España del glorioso bagaje cultural y científico. Agregó que aquel borrón que en l a historia de nuestro país puso la pragmática de los Reyes Católicos, expulsando a los judíos españoles, ya ha sido borrado por la cordial acogida que la j o v e n República española dispensara a los sefardíes que encontrarán en España los brazos abiertos. Recordó sus palabras en las Cortes con las que daba por liquidado aquel pleito. Invitó después a los judíos tetuaníes a alejar de sí los recelos y Íes exhortó a colaborar con la República, para hacer una España grande y próspera. E l ministro fué ovacionado por los socios del Casino, que le vitorearon hasta el m mento dé marchar. Anoche lució Tetuán espléndida ilurránación. E l Sr. de los Ríos marchará mañana a A 1 cazarquivir, marchando después a visitar Larache, regresando a Ceuta. E l martes irá a Xauet
 // Cambio Nodo4-Sevilla