Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Español, 4; A r e n a s 2 l SEGUNDA DIVISIÓN Barcelona; 28. Después de un tropezón, ¡con caída y todo ante el Barcelona, el E s pañol ha vuelto a darnos la razón a Jos que creemos en él. E n una semana ha hecho efecto el reforzante moral que necesitaba, y en su conjunto, sustituido Solé por Bosch, y en el del Arenas, que ha jugado tanto como, el doble mejor que cuando empató en L a s Corts con el Barcelona, hemos visto destellos suficientes de buen fútbol para que creamos para siempre jamás que los parti. dos de primera categoría de l a L i g a española siguen siendo como lo mejor del mun do en técnica y destellos espectaculares. Como lo mejor, porque ya se ha visto en M a d r i d cómo juegan los húngaros y estos días h emos visto en Barcelona cómo juegan los austríacos. L o que pasa es que, generalmente, somos demasiados exigentes y queremos que todos los partidos resulten perfectos. M a l está nuestro fútbol, es verdad, pero aún puede darse importancia. Vienen siendo y a tradicionales los buenos partidos en el campo del Español. E n éste, con el Arenas, nos parecieron u n soplo los noventa minutos. A l primer goal del Español siguió casi en el acto el del empate arenero y así terminó l a primera parte; al poco de reanudado el juego lograba el Español el segundo goal y a los veinte minutos volvía a empatar el Arenas. E l Español venía dominando ligeramente, desarrollando magníficas jugadas, pero fallando ante l a meta y por parte del A r e nas se veían venir los tantos en cuanto sus delanteros acertaban a escaparse. L a l u c h a de la delantera españolista, ágil y despierta con los medios areneros, que tenían los tres una gran parte, resultaba imponderable. E l goal del desempate, buscado con, juego por el Español y con fantásticos por el Arenas, se mantuvo mucho rato incierto y puede suponerse l a emoción que ello originaba. E n esta lucha tenaz pareció agotarse un poco el Español y se creció, en cambio, el Arenas. Pensamos en otro empate de los areneros o en una vic- toria por la mínima diferencia. Pero de pronto se volvió a animar el equipo españolista, y en jugadas iniciadas por Cristian y Prat, marcó en cinco minutos los dos tantos de, su importante victoria, el segundó después de la jugada más bonita que hemos presenciado en toda l a temporada. L a desarrollaron Cristian, Prat, Besoli y E d e l miro en el remate. x E L CATALUÑA O B T I E N E U N A VICTORIA MÍNIMA S O B R E E L A T H L E T S C D E M A D R I D En Sevilla, el O v i e d o afianza su puesto de leader c o n una gran a domicilio. E l Betis fué derrotado, en Gijón, p o r el Sporting. Resultados Cataluña- Athletic Madrid Sevilla- Oviedo Sporting Gijón- Betis... Castellón- Deportivo Coruña. Celta- Murcia ponsable esta vez de los desaciertos de los demás. E s d e justicia consignarlo, sin que esto quiera decir que el medio centro sevillista no esté fracasado. Pero, mientras no haya otro de quién disponer... ¿Causas de la derrota infligida por el Oviedo al Sevilla? L o s campeones andaluces saltaron a l victoria 2- 1 3- 5 4- 1 4- 2 3- 1 Clasificación de l a segunda división J G. E P. F C P Oviedo F C Betis Balompié Murcia F C Sporting de Gijón... Athletic de M a d r i d Deportivo Coruña... Celta de V i g o Deportivo Castellón Sevilla F C Cataluña F C 44 42 42 42 4 2. 42 42 41 41 41 o o 18 8 1 1 10 9 0298 0288 o299 o 2 9 10 o 2 811- 1289 o 3 9 10 o 3 4 10 8 5 4 4 4 4 4 3 2 2 Sevilla F C 3; O v i e d o F C 5 L a multitud es veleidosa por esencia, particularmente en cuanto se refiere a los ídolos, creados a su antojo. L a masa gusta de hacer a medida sus héroes, sus favoritos en cualquier actividad, quizás con el fin único de gozarse luego en la caída. Y este momento quiere precipitarlo la inconsciente agrupación multitudinaria, en el ansia ele lograr cuanto antes el placer de contemplar deshecho lo que fraguó jla propia fantasía de los impacientes. L a i n justicia es notoria. Así, en el campo del Sevilla, l a afición clamaba el domingo contra Abad, sin pararse a reflexionar que había otros jugadores sobre el terreno tan culpables, por lo menos, como el motejado del desastre sevillista frente al Oviedo. Abad, otras tantas veces halagado por los hinchas merengues, fué el idolillo lapidado por y para satisfacción de la masa. Y Abad no tuvo ni más ni menos errores que la mayoría de sus compañeros de equipo. Jugó menos que mediananiente; pero no fué res: Lío de jugadores ante la puerta del Ovlédo. Debajo está el portero. A l que lo e n cuentre sé le gratificará. E l Arenas nos pareció algo flojo esta vez en l a defensa, pero superior en los medios y extraordinariamente peligrosos en el ataque, en donde todos jugaron bien, especialmente Saro, Calero y Menchaca. Se les escapó este resultado, porque l a reacción del Español en los últimos veinte minutos había resultado materialmente imposible de detener. L o s tres cero del Barcelona tienen la culpa. E l Español ha querido ocupar su antiguo puesto entre los ases y va a ocuparlo como siga así. Todos han jugado bien, pero los mejores han sido los medios alas y toda l a línea delantera. Aunque no muy acertado, pero bien de carácter, ha arbitrado el Sr. Espinosa, y el Arenas ha presentado a Zarraonandia; L l a n tada, A r r i e t a Cilaurren, Fernández, B i l bao Saro, García, Calero, Menchaca y Emilín. Español: Florenza; Saprisn, Moliné; Cristian, Layóla, Pausas; Prat, Besoli, Edelmiro, Bosch y juvé. Rs 32 tnarcado los tantos Besoli y M e n chaca, en l a primera parte, y Calero y Edelmiro, en l a segunda. -Ors. 1 campo decididos a conseguir la victoria á toda costa. E l partido comenzó a un tren fantástico, y el Oviedo tuvo la fortuna de que su primer avance terminara en goal. Entonces los merengues se lanzaron a una furiosa ofensiva, que les valió dos tantos, pero al finalizar el tiempo los equipistas estaban totalmente agotados, mientras que los muchachos del Oviedo conservaban un buen remanente de fuerzas físicas, por el más r a cional empleo que de ellas habían hecho. Y sucedió que, aprovechando el desnivel de energías apretaron de firme en los diez primeros minutos de la segunda mitad para asaltar la meta de Eizaguirre, que batieron por tres veces en tan corto tiempo. V i n o luego l a reacción sevillista; pero, en las condiciones antedichas, el nuevo esfuerzo sólo había de servir para el total agotamiento de la hueste local. Aún marcó el Oviedo, faltando diez m i nutos, y ya absolutamente dueño de l a s i tuación, su quinto tanto, y faltando poco para la terminación el Sevilla lograba su tercer goal, en un pequeño lío al remate de un córner. E s o fué el partido. E l Oviedo tiene una delantera rápida, que se entiende a maravilla, en la que destacan como chutadores los muchachos que componen el trío interior. Pero de su verdadera potencialidad no hemos podido formar juicio acabado, ya que los ovetenses no tuvieron enfrente una línea media capaz de contrarrestar su rápido juego dejases largos, EL, coco íiiQUe viene el Oviedo! A