Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Toma de posesión del fiscal déla República. C o n íorfo solemnidad, el nuevo fiscal de la República, Sr. Martines de Aragón (x) se ha posesionado Al acto, que se verificó en el Tribunal Supremo, asistieron el presidente de aquel, el fiscal saliente, Sr. el Cuerpo de fiscales del Supremo y de la Audiencia. (Foto Alfonso. del cargo. Franchy, y HABLA II H 1 TLER es elevado a l Poder? ¿Qué se h a r á si n u e s t r o p a r t k l D ¿Qué se hará si nuestro partido llega al Poder? E l mundo no ha de esperar de mí fuegos artificiales. L o contrario es la realidad. E s verdad que Alernania se encuentra en el lecho del dolor y necesita un tratamiento por entero diferente al que le f u i prescripto por los curanderos de Versalles desde 1919. Como se recordará, la reputación del ex imperio como una nación comercial de p r i mer orden antes de la guerra, se basaba en su progresivo conservadorismo y en su sólida honradez, que era casi una marca proverbial. U n a de mis caras ambiciones es restaurar el crédito internacional de su comercio, industria y finanzas. N o debe creerse que Alemania y yo estamos por todo lo nuevo y olvidamos lo viejo; las virtudes ele nuestros antepasados, la frugalidad, la disciplina interior y la honradez, que son las bases fundamentales de cualquier Estado o comunidad. E i ahorro debe tomar su. puesto incluso al lado de la misma línea de combate. Quiero decir que debe de ponerse freno a los métodos extravagantes usados para obtener empréstitos municipales o nacionales. Alemania y yo abogamos por ello porque si bien respetamos todas las deudas privadas, cesaremos de pedir capital prestado todo lo más que podamos y cesaremos de aceptar créditos a intereses elevados, tales como el 12, 1 5 0 más por 100 D i g o que todo empréstito promiscuo debe acabar. Tengo confianza en que el mundo pronto opinará de otra manera cuando se pruebe que nuestra sola ambición es reconquistar y crear la confianza en nuestras transacciones de negocios. Es indudable que una t r m e y re- flexionada actitud será más provechosa que. un millar de conferencias imbéciles. Esto no significa que rehusemos escuchar la razón. Será en Berlín donde informaremos al mundo acerca de nuestro programa, que está basado en el Estado espartano ideal. Necesariamente, la alimentación, calefacción, abrigo y morada de nuestras sufridas masas de hombres, mujeres y niños constituirán uno de los primeros problemas de nuestro Gobierno. Que esto debe de efectuarse largamente, de una manera más o menos sumaria, es indiscutible. Sólo un método es adaptable, y éste es el que liará que nuestros esfuerzos vayan más allá, con el fin de alimentar a nuestro pueblo y pagar al mismo tiempo nuestras deudas. Siento mucho el no poder dar más detalles sobre este punto. ¿P o r qué he de ser yo quien promulgue en voz alta los detalles cuidadosamente definidos de un programa de acción y actuar de este modo de acicate del ya moribundo sistema de hoy? Con respecto al problema de los sin trabajo, no hay duda que el Estado alemán podrá resolverlo en gran parte, acometiendo obras públicas debidamente calculadas y sin interferir con las industrias existentes. E n cuanto al patrón oro, siento verme obligado a encerrarme en el silencio, por razones similares a las expuestas más arriba. Deseo decir, sin embargo, que no veo razón por la que Alemania deba de ser la que tome la iniciativa. Debe entenderse, no obstante, que el dogma del patrón oro, como todos los dogmas, tiene un límite, especialmente cuando se recurre a él, como hace Francia hoy en día. Como es bien sabido, Francia está almacenando prácticamente el oro de todo el mundo en sus cajas bancarias de París, y esto se hace, no soló éh el terreno financiero, sino primariamente en el político. E l imperialis- mo francés, el deseo dé dominar a Europa y, por ende, al mundo, se esconde detrás de las siniestras decisiones políticas que tienen lugar en el día de hoy desde Washington hasta Londres, Viena, Roma y Budapest. Todos están paralizados por el predominio de Francia en la situación del oro, y, por lo tanto, en la situación política. Si se permite a Francia el continuar esa política de acoso financiera y de excesivas demandas, como sucede ahora, el mundo, en cierto sentido, se volverá francés, llevando Francia a la realidad su programa de dominación mundial, comparada con la cual los sueños de L u i s X I V adquieren tonalidades de i n significancia infantil. E l área que media entre Cádiz, Calais, Copenhague y Ccnstantinopla se ha convertido virtualmente en territorio francés. E l resto de Europa tendrá que inclinarse ante el nuevo factor, cuya fuerza en hombres vendrá de África. E l significado de este inquietante problema, cualquier niño de escuela puede comprenderlo. Europa, bajo la dominación francesa, cesará de ser europea y se hallará en peligro de tornarse africana. U n paralelo singular es el que nos ofrece la historia del Imperio romano en- los días de decadencia, cuando aumentaba constantemente los contingentes de soldados teutones que servían en su ejército y caía gradualmente en las manos de las razas germánicas. -Europa y el mundo tienen ahora h oportunidad de elegir entre los dbs futuros: el europeo o el africano. Si la conciencia, del mundo es derrotada por el militarismo francés, Europa se ha perdido y el desenlace será un caos. ADOLF (Copyright. American Neivspapcr HITLER AUiance.
 // Cambio Nodo4-Sevilla