Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 31 D E DICIEMBRE DE 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 14 indica siempre desidia intelectual. S i el método se generalizase los escritores tendríamos que dedicarnos a trabajos manuales, lo cual puede que no fuese desventajoso ni para la literatura ni para la sociedad que la consume. L a siembra de odios se hace mejor por medio de imágenes que con el concurso de l a palabra. E n Rusia, desgraciadamente, no hubo siquiera que inventar motivos de aborrecimiento de un régimen político que se resistió siempre a ser humano. E l film no necesitó deformar una verdad que estaba latente en la conciencia de aquel pueblo. Se contentó con hacerla más- sombría, apurando los contrastes, evidentemente exagerados, entre la supuesta bondad del pueblo y la maldad, más inconsciente que deliberada, de sus opresores. Pero a l cabo de cierto tiempo el tema se agotó. Saturado de odio el espíritu colectivo se orienta en la dirección que quieran darle los que desde lo alto regulan el diapasón de las pasiones sociales. L i b r e ya de toda reacción peligrosa que pudiera comprometer su estabilidad, el comunismo renunció a la propaganda vengadora. Sonaba la hora de construir y empezó el segundo período. ¡Construir! Verbo ambicioso que se presta a todas las interpretaciones. H a y tantos gustos arquitectónicos como grupos de i n tereses. ¿De acuerdo con qué plan o modelo? L a Dictadura rusa salió de aquella incertidumbre como salen todos los poderes autoritarios: declarándose infalible; pero como eso no basta nunca la Dictadura confirma la validez de su infalibilidad i m poniendo silencio a la contradicción eventual. E r a preciso el hombre incapaz de flaqueza en esa función y surgió. Ese hombre es Stalin, inteligencia mediocre que se hace perdonar sus limitaciones a fuerza derevelar energía en los actos. L a entereza de carácter y la probidad son todo el bagaje intelectual de Stalin- bagaje que acaso fuese corto en un país dominado por la democracia parlamentaria, pero suficiente en épocas de autoritarismo y en un pueblo que no ha conocido la libertad ni siquiera en la literatura. Sonó la hora de construir, y en ella adquirieron los obstáculos todo su trágico bulto. U n pueblo no es un todo homogéneo, que el estadista manipula a su placer. Está compuesto, como el planeta, de capas superpuestas, y en ocasiones refundidas, y no todas ofrecen la misma permeabilidad a las doctrinas políticas. Desacreditado y deshecho el zarismo, subsistían en Rusia elementos sociales muy fuertes que no daban su brazo a torcer, y había que desprestigiarlos. P a r a lograr ese propósito, se compuso el film La línea general, que es como un compendio de las luchas entre el pasado y el porvenir. L a acción de esa película- -escribe M a r c Chadourne- -pone frente a frente, en el fondo de la estepa, a dos grupos campesinos hostiles: los tradicionalistas y los innovadores, y claro está que en el film- sale victoriosa la tesis de los últimos, que representan la juventud. E s pintar como querer. Pero la vida es menos simple, y en su trama hay hilos y sedas de todos los colores. Pero el fin estaba logrado. E l pueblo, el eterno ingenuo, vociferaba y aplaudía. Es su función más constante, aunque no sea siempre inofensiva. E l film Los sectarios viene a ser como una prolongación de L e línea general; pero en esta obra su autor se ha propuesto combatir la superstición religiosa, purgando de elementos cristianos el alma del campesino ruso. L a obra, esmaltada de sarcasmos contra las sectas que pululan en aquel país, ha tenido menos éxito, porque los estados de la sensibilidad son menos vulnerables que las opiniones políticas. E s evidente que la hipocresía del clero ruso, tipo Rasputine, se presta a las sátiras más virulentas; pero, con todo y con eso, la impregnación cristiana del espíritu subsiste. Impotente para descristianizar, al pueblo, el sovietismo ha cedido, y, sin abandonar la lucha, ha dado a los creyentes una tregua de tolerancia; E n el film Estado civil se plantea el problema de la infancia abandonada. ¿Cómo resolverlo? Aquí el comunismo coincide con nosotros: por el amparo y la reeducación, que facilita el despertar de las vocaciones y la aparición de las aptitudes. Ese film es un capítulo de sociología. E l que esto escribe no siente p o r e l régimen ruso una repugnancia irreducible, ni lo considera inconciliable con principios de gobierno de mayor respeto para el individuó. S i Moscú se orienta hacia esa conciliación- -y de. ello hay indicios en el reconocimiento de las categorías intelectuales y técnicas- -el sovietismo podrá durar e infiltrarse en la conciencia de otros pueblos que ahora se le resisten. Bastaría con que los hombres que gobiernan allí aceptasen una parte de los derechos del pasado, a. intervenir en toda construcción histórica. MANUEL BUENO Eddie Cantor, Charles Chaplin, Ina Claire, Ronald Colman, Douglas Fairbanks, Tean H a r l o w A l Jolson, Evelyn Laye, Chester M o r r i s M a r y P i c k f o r d Gloria Swanson, Norma Talmadge. Francia elige sus favoritos E l semanario cinematográfico Pour Vous, de París, ha organizado un concurso entre, sus lectores para elegir una pareja francesa y otra extranjera entre los artistas más fotogénicos. E l resultado de la votación ha sido favorable para Suzy Vernon y H e n r y Garat, como vedettes nacionales, y L i l i a n Harvey y ¿Ramón Novarro, como estrellas extranjeras. Este concurso señala una vez más las preferencias de los franceses por las películas habladas en su idioma, y la guerra sin cuartel que han declarado al cinema norteamericano, en beneficio de su propia i n dustria. Porque los dos extranjeros premiados en este concurso de fotogenia trabajan en versiones francesas: la actriz angloalemana L i l i a n Harvey es la compañera de Henry Garat en Princesse, a vos ordres (El favorito de la guardia) y el mejicano R a món Novarro ha interpretado en francés, con Suzy V e r n o n Le chanteur de Sevilla (Sevilla de mis amores) Una sola estrella yanqui triunfa en este concurso, con premio extraordinario: Jeannette M a c Donald. L a bella compañera del francés Chevalier en El desfile de amor, resulta elegida por su voz, la más fotogénica de la pantalla para los lectores de Pour Voüs. París, diciembre, 1931. r CENA A DE DESPEDIDA SALADO IOSE LUIS José L u i s Salado, después de una temporada de bien ganado descanso entre nosotros, se vuelve a París, donde, en los estudios de Joinville, es el verdadero embajador de la inquietud española ante la maravillosa transformación del cine moderno. Salado ha conseguido injertar en las películas españolas ese ambiente del reportaje periodístico actual que está vigorizando la pantalla; gracias a. él, las películas habladas en castellano no hieren nuestros oídos cor; una pedrea de barbarismos y de camelos en aluvión. Recuérdese, entre otras, cómo está de bien hablada Su noche de bodas; recuérdese... la letra del Recordar. Se trata de reunirse a cenar con Salado el próximo miércoles, día 6 de enero, a las nueve de la noche, en la nueva brasserie del restaurante Amaya. Allí estaremos sus- amigos, sus admiradores. -Catalina Barcena. -Rosita Días. -María L. de Guevara. -Martines Sierra. -Rafael Rivelles. -Benito Perojo. -Antonio Barbero. -Pepe Campúa. -Miguel Ligero. -Manuel F ontdevila. -Juan Pujol. -Llaneza. -José Brujo. -Manuel Vico. Nuevas películas LA PURA VERDAD (Paramounth- Director, Manuel Romero. Diálogo de Pedro Muñoz Seca. Reparto: Emilia, Enriqueta Serrano; Lamberti, José Isbert; Roberto, Manuel Russell; Señora Lamberti, María B r u La presidenta, A m a l i a de Isaunt; Ricardo, José S o r i a Apolodón, Manuel V i c o Pastor Doran, Pedro Valdivieso; Mabel, Pilar Casteig; Silvan, Pedro González; Esther, A n toñita Colomé; Sabel, Goyita Herrero. E L I N M O R T A L VAGABUNDO (U f a) Di- rector, Gustav U c i c k y Repai to: Anna, L i a ne H a i d Hans Ritter, Gustav F r o e l i c h Frans Lechner, H Adalbert Schlettow; Reisleitner, K a r l Gerhardt; Tenor, Cavara. E L A L E G R E DIPLOMÁTICO (Radio P i c- C 1 N EGRAM A S Para los admiradores de las estrellas tures) Director, Melville B r o w n Reparto: Diana Dorchy, Genevieve T o b i n Baronesa Corri, Betty Compson; Capitán Orloff, Ivan Lebedeff; Blinis, Ilka Chase; Coronel Gorin, Purnell P r a t t Natalia, Rita L a R o y Gamble, Colin Campbell; Embajador, E d ward M a r t i n d e l Camarera, Dorothy YVolbert. L A S AFUERAS DE N U E V A Y O R K (Me- tro) Directores, Jules White y Z i o n Myers. Reparto: Harmon, Buster Keaton; Margie, A n i t a Page; Poggle, Cliff E d w a r d s Buich, Artistas que figuran actualmente bajo contrato en Radio Pictures Studios, 780 Go- F r a n k R o w a n Clipper, N o r m a n P h i l l i p s Sargento, F r a n k L a Rué: Jues, Osear Apwer St. Hollywood (California) fel; Mnlvaney, Sid Saylor; Lefiy, Clark M a r y Astor, Evelyn Brent, L i t a Chevret, Ricardo Cortez, L i l y Damita, John Darrow, I Marshall. Dolores del Río, Richard D i x Irene Dunne, P U E S T A D E L SOL (RKO- Pathé) D i Noel Francis, R i t a L a Roy, Ivan Lebedeff, rector. Robert F H i l l JReparto: Buck SawDorothy Lee, Joel M e Crea, Lowell Sherver, T o m Keene; Dorot- y Beals, Marión man, N c d Sparks, Bert Wheelcr, R o b e n Schilling; Flash N i c k Stuart; Woolsey. George Marslon, Hooper Atchley; JoéCuE n United Artits Studios, 1041, N F o r rrier, Stanley B Vystone; lenj Louise mosa, Hollywood (California) Beavers,