Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sombra, y, perseguidos por el sol, de nuevo a peregrinar. N o se olvide que el judío errante busca su reposo definitivo. Y sería inmoral, en este tiempo de amarguras, rodar la tierra con una intención festiva o de c u a l q u i e r modo egoísta o f r i v o la. E n m i humildad, procuro yo dar un carácter y ejercicio no estériles a mis andanzas. P o r de pronto, quisiera traer a España, aproximar a la curiosidad de mis compatriotas, aquellas sugestiones b aquellos problemas que constituyen el momento uníversal. P o r eso escribo estas cuartillas sobre la maleta que ha de llevarme a Rusia. Sí, Dios mediante, pasaré las Navidades en Leningrado. Y comencé el año en Califor- P a r a conocer nuestro mundo, nuestra época, debe quien tal anhelo sienta recorrer todas las rutas. N o nos queda otra fórmula de plenitud. Como no signifique cuanto antecede algo así como una canción con la que pretendemos sofocar la voz de la conciencia. A veces sospecho que en el fondo de cada embriagado andariego sufre un nostálgico sedentario. E n busca siempre de un refugio, seguimos la marcha. N o s sentamos al pie de un árbol, pero cambia la EL GENERALIFE A PRINCIPIOS D E L SIG L O X I X (SEGÚN U N G R A B A D O D E L A É P O CA) (FOTO T O R R E S M O L I N A) REPÚBLICA A R G E N T I N A BUENOS AIRES) E L T O R O D E C L A R A D O C U R S O I E IQ 3I CAMPEÓN EN EL CON- nía. Y el anterior fué el vuelo del seppehn. -Y antes, lo de Shanghai... E n suma: no soy yo qir. n viaja, sino vuestro afán, lectores, encarnado en mí a falta de buenos. Pero la Dirección de A B 0 a lo. que me invita es a recordar mi itinerario de 1931. Yedlo aquí: Habana, Méjico, L o s Angeles, San Francisco, Nueva Y o r k la Cortina, Sant: ago de Compostela, con el saludo al maestro Mateo; M a d r i d Valencia, Barcelona. Zaragoza, Bilbao, San Sebastián; otra vez Barcelona; Buenos A i r e s Montevideo; la tangencia brasileña; L a s Palmas, el regreso a la Península, un paseo por la calle de Alcalá; Granada, y allí- una noche de lima llena y con la guitarra de Ángel B a rrios en. el Geiieralife. Y todavía en la boca ese aire pastoso de luz y olor de arrayanes granadinos, reemprendo la caminata. hacia todas las Rusias, vía París, Berlín, R i g a Distintos panoramas en verdad los que