Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ANO LITERARIO EN EUROPA OMO sólo el mero índice natorio de Davos, no para repode lo publicado literarianer su salud, que es satisfactoria, mente en Europa, densino para ver a un primo suyo, tro del año recién feneantiguo oficial del Ejército alemán y espiritualmente lo contraciclo, desbordaria con mucho las páginas de nuestro periódico y la rio de Hans; un ponderado sin mayoría de aquellas obras pasó evasiones a lo dramático, que es velozmente de la imprenta al olla tentación voluptuosa de los senvido, nos parece lo más corto y sitivos. E l gran error de Hans, lo más probo el recordar aqueque trastornaría toda su existen llos raros libros que más honda cia, ha sido ése: obedecer a un mella dejaron en nuestra sensi, impulso de su sensibilidad, que es bilidad o que encendieron una el de visitar a su primo. E n el sar chispa de entusiasmo en nuestra natorio le esperan dos sorpresas, inteligencia. De las novelas, nina cual más graves: la tuberculoguna nos produjo la emoción sossis y el amor de una eslava, de tenida, que lo abarca todo, nerla que se hace dueño, aunque de vio y pensamiento, conciencia e modo fugaz, una noche de Carimaginación, de La montaña mánaval. gica, -de Thomas Mann. Vienen E n aquel ambiente, que promedespués, siguiendo, no el orden te la salud y prodiga la muerte, jerárquico, que no depende de pues el aire aséptico es, por denosotros, sino el que establece masiado puro, una causa constannuestra preferencia, Contrapunte de perturbación orgánica, se to, de Haldous Huxley, y Hierencuentra Hans Castorp dos o ba de amor, de Raimundo Eschotres sujetos, que le obligan a penlier. Pero la obra del escritor sar en problemas que él no tenía germánico las eclipsa y casi las siquiera a flor de conciencia: el borra en nuestra memoria. Si alporvenir de la Humanidad, el desgún literato demuestra que la artino del amor, la otra vida, Dios, quitectura de la novela ha variaetcétera, que todo hombre culto se do considerablemente, anexionánplantea, pero que en la realidad dose elementos que estábamos cotidiana admiten renovados aplaacostumbrados a encontrar en zamientos. Thomas Mann, poeta y otros géneros, es el autor de La pensador de poderosa originalimontaña mágica. L a crítica, que dad, nos ofrece, al través de los hace unos años todavía, cuando diferentes tipos que transitan por estaba influida por un seco espísu libro, si no la solución de aqueritu docente, falto de humanidad, llos problemas, solubles únicamense hubiera opuesto a esa fusión te por la fe, su explicación unas de motivos, la encuentra ahora veces racional y otras filosófica, y natural, pues estima que, así en ambos casos más consoladora como en opoterapia la asociación que satisfactoria. No recuerdo hade jugos conviene al total orgáber leído una novela de horizonnico, está bien que la novela se tes más vastos y que más recuernutra de la Psicología, de la F i de por la variedad de sus sugeslosofía y de la Historia para retiones la opulencia oceánica de la mozamiento del género. L a innoT H O M A S M A N N A U T O R D E L A M O N T A Ñ A MÁGICA vida. La montaña mágica es l i vación no es, como pudiera su (FOTO MEURISE) bro para leído y conservado en el ponerse, caprichosa. Sobreviene mismo estante en que guardamos a una necesidad espiritual de nuestra épo las obras de Goethe. Bien merece el premio teresar a la gente con la simple exposica, insatisfecha con lo que le ha venido sir Nobel que ha ganado. ción de la aventura amorosa. L o erótico viendo la novela. Y a es casi imposible in Contrapunto; de Aldous Huxley, no es una desnudo de misterio no apasiona. A l decir misterio no queremos expresar obscuridad o contribución de lo sobrenatural a nuestros sentimientos. Jspo es eso. Misterio es, para nosotros, todo lo que liga nuestras ideas, nuestras pasiones y nuestros actos a la actividad tumultuosa y confusa de la subconeiencia, hasta ahora ignorada del novelista. E l principal mérito de Thomas Mann es precisamente que nos hace percibir todo el subterráneo engranaje de lo que hemos convenido en llamar, con dudosa propiedad, la vida del espíritu. En esa corriente vital que lo anima todo, lo bueno y lo malo de nuestro ser, no hay sólo ideas. Lo menos dinámico es la idea. Lo fuerte, lo soberano es el instinto, el cual, sin que lo podamos evitar, reivindica oportunamente todos sus derechos y nos lleva por donde quiere. Luego aparece la idea a cumplir su misión, que es la de justificar las violencias del instinto. L a idea es la ley y, el instinto la costumbre. En La montaña mágica se nos invita a hacer el viaje de la vida con un hombre, que, visto superficialmente, nos parece vulgarísimo, y que. a medida que lo vamos conociendo se nos revela, como todos los superáénsibles, inflamado de entusiasmo dramático. Porque. bien será el decir que la tragedia es un don fatal de los hipersensibles. A N D R É S BELLZZORT, A U T O R D E LOS INE l equilibrado no alcanza las altas tensioT E L E C T U A L E S Y EL A D V E N I M I E N T O D E LA nes de la vida. L a temperatura de su alma RAIMUNDO ESCHOLIER, AUTOR DE HIERes la normal de su sangre. Hans Castorp TERCERA REPÚBLICA (FOTO HENRI MAes uh hombre joven y rico, que llega al saBA DE AMOR (FOTO HENRI MANUEL) NUEL) C í
 // Cambio Nodo4-Sevilla