Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
novela de la misma categoría. E l escritor inglés acierta m á s con la inteligencia que con la sensibilidad, ¿H a s t a q u é punto reproduce su novela las costumbres de la sociedad británica? Reflejar un ángulo social, er el que se agrupan unos cuantos seres elegantes y depravados, no es hacer la pintura de tina época. E l gran novelista, el B a í zac, el Jorge Elliot, el Tolstoi, el Galdós, operan de otra manera. Quizá no penetren tan a fondo en el rincón social, pero Su mirada sobre el conjunto es m á s segura y m á s serena, y se apodera de mayor suma de datos vivos. Hay escritores, y Aldous Huxley es uno de ellos, que no marran nunca en el estudio de un carácter aislado, pero luego, al pasar de lo particular a lo genérico, pierden una gran parte de su lucidez. Contrapunto es una novela muy interesante para los que sienten la curiosidad de lo morboso sentimental que palpita en las p á g i n a s de u n Marcel Proust o de una N o r a h J a m e s (leer La vana aventura) Pero una sociedad no vive únicamente de lo deletéreo. Si así fuese, el mundo se acabaría pronto en una zarabanda f r e n é t i c a Las fuerzas de ponderación social son siempre la salud y un cierto egoísmo cuerdo, que no se desorienta J AUTOR E A N Í A Y A R D Los intelectuales y el advenimiento de la tercera República es un libró de filosofía política, que la democracia militante encontrará tal vez un poco tendencioso, pero cuenta de seguro con la aprobación de los que no creemos que. la Revolución francesa haya contribuido a regenerar el mundo. Andrés Bellezzort es un crítico eminente y muy informado, que dista mucho de estar de acuerdo con el supuesto buen sentido político de sus compatriotas. Jamas dio pueblo alguno- -escribe- -un notables publicadas en el curso del a ñ o actual han sido: Italia. -Novelas: Tuita fusaglia y La Vita, de Fabio Tambari; Caccio, diavoli y Carne inquieta, de Leónidas Repací; La streghe del more, de Victorio Rossi; La citta efímera, de Giuseppé Scortecci; Qmlcimo in grigio, de, Mario Speranza; La citta dallé cento compane, de Prestineza; Fannias Ventosea, de Arturo Loria; Giovánnino ola vita romántica, de Mario Viscardini; Strada facendo, de Bruno Cicognani; Suor Evelina y Luoghi di danza, de Marco Ramperti; Mida, il mwz o sátiro, de Francesco Flora; Vita e morte di Adna, de M á x i m o Bontempelli, y L amata alia finestra, de Conrado A l varo. Guillermo Ferré r o ha continuado su obra de reconstrucción histórica publicando Sttdore e sangue, qUe evoca la batalla de Ádna. L a producción literaria italiana, de la que entresacamos esos títulos de obras, ha sido copiosa y, en general, brillante. De los poetas han mantenido íntegro su prestigio Nicolai, M ó n t a l e Moscardelli, F i u s i n y Villarroll. Francia. -Novelas: Les freres Bouquinquant, de Jean Prevost; Ce qui étais perdu, de FranQois MauI, EXAMINA E N CASA D E M A L D E A M O R PREMIO GONCOURT 193 riac; Robert y L EcoD E SU EDITOR L A ENORME TIRADA QUE H A ALCANZADO SU LIBRO le des femmes, de A n ni aun en los períodos (FOTO BENITEZ- CASAUx) dré Gide; Confessions de trastornos políticos de Dan Yack, de y de crisis religiosas. espectáculo de incoherencia m á s entristeceBlaise Cendras; Eva ott le journal interromAnte la amenaza bolchevique, y en presendor que el nuestro en el transcurso del sipu, de Tacques Chardonne; L ordre, de M a r cia de los incendios que consumen las igleglo último, pasando de la República al descel Aríand; David Golder, de Irene Nemisias y los. conventos, la burguesía pudiente potismo imperialista, de éste a la Monarrovsky, y Le peseus d ames, de André Mauy el señorío de linaje se acuerdan de Dios, quía, de la Monarquía de los O rleáns a la rois. pero sin olvidar sus fincas y sus cuentas code los Borbones y de ésta a la segunda Rerrientes. E n los estudios históricos ha habido m á s pública, saltando de este régimen al. tercer Aldous Huxley es un paradojista deliciooriginalidad y m á s esplendor que en la liImperio y del Imperio, al través de vina deso y un escéptico, con lo cual se hace, m á s teratura meramente, recreativa. He aquí alrrota, a la tercera República. E l Terror deque un buen novelista, un excelente crítico. gunos libros que han llamado la atención bía reportarle la libertad; el Directorio, el Hierba de amor es obra de otra índole. del público por advertencias de la crítica: reposo; el Imperio, la solidez; la RestauraEs la novela regional, con su costumbrismo Napoleón III y La Emperatriz Eugenia, ción, la paz; la dinastía de Julio, el orden, típico y su fondo de supersticiones locales, de Octave Aubry; La République de monrezumantes de poesía. Parece un libro de y el segundo Imperio, la. tranquilidad. Y he siewr Thiers, de Robert Dreyfus; La jeuaquí que el Terror le hizo esclavo, el DirecGrazzia Deledda. por el vigor de los caracnesse de Stvinbume, de G Lafourcade; La torio le sometió a uti régimen de latrocinios, teres y la sana sensualidad que respira los physiologie de la critique, de Thibaudet; el Imperio 16 condenó a la servidumbre; la personajes que la pueblan. Raimundo s Fersen y María Antonieta, de Alma SoRestauración, a la estupidez mojigata; la cholier ha situado su novela en l a región del derhjelm; La Cmnmune, de Pierre Dominidinastía. de Julio, al envilecimiento de los esA r i é g e y no lejos de la Cataluña española. que; Vie de Nietssche, de Halevy, y Mapíritus por afán de lucro, y el segundo ImE l novelista nos hace espectadores de u zarme, de Marcel Boudenger. perio, a la m á s abyecta de las corrupciones lento drama sir sangre, no menos doloroso Alemania. Novelas: Alexanderplate, de por el abuso de todos los placeres... que los otros, pues es la tortura resignaDoeblin; Bárbara, de Werfel; Naryiss und da de las pobres gentes que, viviendo en Bellezzort hace suyas estas terribles palaGoldmund, de Hesze; La montaña mágiel campo, no tienen la sensibilidad necesabras del conde de Gobineau; pero nosotros ca, de Thomas M á n n Miguel Ángel, de ria para encontrar er la poesía de las cosas las reputamos excesivas. E n la realidad, el Emilio Ludwig (estudio critico escrupuloun lenitivo a sus penas. Por eso la rruijer pueblo f u é más digno de compasión que de. so y de alto vuelo p o é t i c o) Nach- Kriéq, dé lo es todo para el labrador. E n ella se vituperio. P a s ó por aquellas experiencias Renn (libro dé guerra, naturalista y lírico compendia todo lo que él puede esperar del obedeciendo a su candor de siempre; al misa la vez) y Der Held, de Alfredo Neudestino. Ramón, abandonado por su mujer, mo candor del que han dado pruebas Otros mann. cae en uisa melancolía desesperada, que seria países é ñ circunstancias análogas. E l destino llevadera para el hombre de la ciudad porInglaterra. -Rogne Harries, novela, de de las masas es creer sucesivamente en toque lo que le entra por los sentidos, con el Hugh Walpole; Imperial Palace, de Benett das las supersticiones qué le prometen sus torbellino de la vida, Je promete la compen (un volumen de la serie de los Forsyte, de tribunos y sus santones, y en morir por ellas sación y el olvido. Cuando el campesino Galsworthy) The good companions, de T. mientras los régulos se acogen a los sotesiente gusto por el trabajo, la sucesión de B. Priestley; Four Faultlersfeüows y EÜr chados del presupuesto. las estaciones es para él ur incesante musabeth and Essex (novelas de fondo históPero no se puede asegurar que todos los dar de panorama, pero Ramón tiene uno rico, de Chesterton) elementos intelectuales es tea contra la Rede ésos temperamentos reconcentrados que pública. Si la juventud culta y distinguida Esas han sido las obras que con más dese incomunican con el exterior en cuanto su- es, a la hora presente, monárquica en Frantenimiento lia examinado la crítica, lo cual fren. Son los grandes desesperados, que se cia, no le faltarían a la República paladino quiere decir que no haya habido en la entregan a un vicio. E n el fondo sor débiles. cosecha literaria del año fenecido otras que nes de primera fuerza y de gran prestigio las igualen y aun las superen. sí el régimen estuviese amenazado. Pero Hierba de amor tiene un penetrante aroma ne lo esta. Decir lo contrario es exagerar... bucólico, que evoca el recuerdo de las meMANUEL B U E N O S e g ú n la crítica, las obras literarias m á s jores páginas de Virgilio.
 // Cambio Nodo4-Sevilla