Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U RB A NI S M O M A D RIL E Ñ O E N I 9 3 1 LUGAR E N OUE SE CONSTRUIRÁ LA NUEVA PLAZA E N LA CONFLUENCIA D E LA CALLE D E CARRETAS CON LA D E A T O C H A i se tratara de balance, es posible que, por causas sobradamente presumibles y de influjo muy directo sobre la sensibilidad económica, no fuese todo lo halagüeño que el buen vecindario madrileño apeteciera; pero ni la cuenta se ha de llevar con la cominera escrupulosidad de un inventario de abacería ni es tampoco el efímero transcurso de un año término de referencia suficiente para juzgar del grado de prosperidad o decadencia de una urbe. L o más acertado consiste en señalar aquellos hechos que encierran lapreciable significación, por la que posean en sí o por el impulsó que supongan para desarrollos ulteriores. Sentado como regulador de medida el de nuestra propia existencia, los días en determinados seres orgánicos pueden tener la equivalencia de años, y, en cambio, en las ciudades pueden a veces contarse los meses corno días. E l progreso urbano se manifiesta de dos maneras: en embellecimiento y en expansión. Durante el año que ha transcurrido Madrid ha seguido creciendo por sus afueras y. se ha despojado de algunas verrugas que lo afeaban, y le servían de estorbo en lugares muy concurridos. Esas verrugas, verdaderas excrecencias urbanas, dificultan y entorpecen de tal modo el tráfico en algunos sitios que solamente después de extirpadas es cuando se aprecia lo absurdo de no haberlas hecho desaparecer antes. Los que de luengos años ha peinamos canas (malaventurados los calvos, porqué nunca lo podrán hacer, y más los que se las tifien, porque, a fuer de candidos y mentecatos- -de mente capia- irán a l Limbo) recordamos como noción confusa de los días S DERRIBOS E N LA CALLE D E PELIGROS PARA ESTABLECER LA NUEVA ALINEACIÓN