Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INFORMACIONES Y REPORTAJES La cabalgata de Reyes Magos del Ateneo Sevillano. Casimiro O t a s ensaya el p a p e l de B a l t a s a r que le ha correspondido en el reparto de la obra. Casimiro acaricia al gatitv negro qué le ha prometido un trono sobre hermoso. pa. quidermo. C a b a l g a t a de Reyes Magos. U n a comedia de sencilla trama y gran contenido espiritual, que cada año una vez, en la víspera de la Epifanía, se representa sobre el escenario natural ofrecido para el caso por la ciudad de Sevilla. L a obra, siempre parece nueva. M i l a g r o de interpretación. A u t o r de la leyenda en acción lo es el Ateneo hispalense, que brinda a los niños en ocasión tan solemne los matices más delicados de su, espíritu colectivo. Siempre la c a b a l g a t a ofrece una novedad, y la de hogaño será causa de máximo regocijo entre los pequeños sevillanitos, quienes ya cuentan las horas que faltan para que el acontecimiento sea. Pues bien. Sepa la gente menuda que Rey Baltasar, el de las barbas blancas, ha conferido su representación al g r a c i o s í s i m o Casimiro Ortas, tan admirado por chicos y grandes. i Ortas, para corresponder dignamente a la regia confianza, dedica su tiempo desde, hace unos días al estudio del importante papel que le ha correspondido en el El rey de la risa contempla ensimismado la corona reparto de la bella comedia. Quiere hacer una v e r d a d e r a creade ponerse durante su breve real mandato. (Fotos ción, y cuida i os menores detalles. Preocupa sobre todo a Casimiro, tener grado el presunto Rey Mago llevar con que montar el dromedario enviado al efecdesembarazo el manto, y satisfecho de la to por su egregio representado. Los vaiveprueba; sonríe mirando al cielo al par que nes del rumiante causan marco al genial acexclama: ¡Soy un Rey con toda la barba! tor, que se entrena sobre un brioso corcel Y el futuro Baltasar repasa luego la colecazabache acartonado, galopante seguro por ción de juguctillos que ha de repartir a la entra los montones de juguetes. Y a ha lochavalería. Satisfecho de la prueba- del. manto, Ortas sonríe y exclama: ¡Soy un rey, con toda la barba! Casimiro siente debilidad por un gatito negro de pelo fosco, al que acaricia durante los descansos, pidiéndole que i n t e r p o n g a s u influencia mascotil para que no l e jorobe demasiado la jibosa cabalgadura enviada por el Baltasar auténtico. E l dromedario, se aparece en sueños a Casimiro, haciéndole burla con una sonrisa estúpida. Pero el- gato le Ha. prometido un trono sobre hermoso paquidermo que confeccionan los artistas del Ateneo. E l animalito de la chepa irá de respeto. Ortas queda tranquilo, y paga al morrongo con un gesto de alta comicidad. r Otra de las preocupaciones del futuro monarca es la forma dellevar con propiedad- el tradicional atributo de la realeza. E l rey de la risa no usó nunca corona. 3 contempla ensimismado ía que ha de ponerse durante su breve y feliz real mandato. Pesadilla es, piensa; pero todo sacrificio resulta pequeño cuando se trata de ofrendar una ilusión a los niños de Sevilla, entre los que Casimiro cuenta con una legión de admiradores. Y allá, en el escenario de Cerque ha vantes, dejamos al flamante Reyensayando galopes sobre su acarSerrano. tonado corcel. Y a queda poco para que el A s de los actores cómicos represente su mejor obra en las calles sevillanas, que se ensanchan satisfechas cada vez que por ellas pasa L a Cabalgata de la Ilusión. ANTONIO OLMEDO
 // Cambio Nodo4-Sevilla