Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 5 D. E ENERO D E 1932. N U M E R O S U E L T O JO C E N T S UEiJACCION: l KAIJO DIARIO ILUSTRA DO. AÑO VIGESIMOOCTAVO N U M E R O 9 033 SKBAST 1 AN. SUSCRIPCIÓN E S 1 E A N U N C I O S MUÑOZ OUVE, OIÜltCANA A 1 WUAN, SEVILLA 13 SAN Don Melquíades Alvarez inició ayer el anunciado desfile de consolidadores de la República y el concurso de plataformas, para consolidarla, rectificándola. D. Santiago A l ba hará también cualquiera de estos días un acto parecido en la Cámara Constituyente o en el Círculo Mercantil. E l Sr. Cambó ha decidido ya que sus partidarios coadyuven lealmente a la consolidación del régimen, prestándole concurso activo, y muy pronto ratificará en público esta actitud y expondrá sus aspiraciones a intervenir en el Gobierno de la República. Todos estos políticos ofrecen, con mayor o menor amplitud, programas tranquilizadores, principios gratos a las clases conservadoras. Aplaudirán éstas, como nosotros, una gran parte del discurso del Sr. A l v a r e z su crítica vigorosa de la Constitución, su alegato por la revisión constitucional y su protesta contra la prolongación facciosa de la Asamblea Constituyente. L a sencilla fórmula con que resume el Sr. Alvarez la rectificación de la República, libertad y orden es bastante para resolver completamente la crisis en que vivimos. Libertad y orden, la normalidad jurídica, la convivencia de todos los ciudadanos en el régimen. S i la- República puede y sabe dárnoslo no habría: más que pedirle. Todas las aspiraciones y todas las reivindicaciones tendrían abierto su camino de paz. A l país le ofrecen esta política los consolidadores, y a la República le ofrecen su adhesión irrevocable, su confianza, incondicional, sin regateos- ni temores. H a y que ver ahora si la República les responde con l a misma confianza o si, por no conseguirla, se íes malogra el propósito de rectificar el régimen, único modo que ven de consolidarlo. L a proclamación de la República encontró al Sr. Cambó del otro lado, al servicio celoso de la Monarquía. Los señores Alvarez y A l b a no estaban con la Monarquía n i con la República; indecisos en aquellas horas de confusión, esperaron la claridad para decidirse con acierto. P o r delante, con mucha anticipación, en condiciones de mejor acceso y de mejor acogida, en las horas difíciles de la lucha, del riesgo y de la incertidumbre, habían llegado a las. filas republicanas los Sres. Alcalá Z a mora y D Miguel Maura, y. bien se ha visto con qué infortunio para la política que habían ofrecido- también a las clases conservadoras, y que el Sr. Alcalá Zamora quiso en vano salvar, sin que le valieran la autoridad y dos títulos de su decisiva contribución al triunfo de la República. ¿Qué podrán hacer con más eficacia estos otros concurrentes retrasados? Y las clases conservadoras, ¿cómo pueden oír y acoger tantos llamamientos a la consolidación? L a República, en el rumbo que lleva o en otro, será infaliblemente de las masas y de los jefes del republicanismo histórico; no será sin ellos ni contra ellos. Y si no son ellos los que rectifiquen, si no quieren o no pueden rectificar el régimen, de ningún otro elemento hay que esperar la rectificación. r LA RECTIFICACIÓN DE LA REPÚBLICA EL CONSEJO DE MINlSTROSJDEAYER A! a entrada Madrid 4, 12 noche. Numerosos periodistas acudieron al ministerio. de la Guerra para hablar con los ministros a la entrada del Consejo. Sólo se detuvo con los informadores el Sr. Azaña. Preguntáronle aquéllos si la reunión la motivaban los sucesos de Castilblanco. ¿P o r qué? -replicó con viveza- ¿P a ra qué tenemos que ocuparnos de este asunto? Eso se ha terminado. E l Consejo se celebra para tratar de las tareas parlamentarias, y lo reanudaremos mañana, porque esta noche terminaremos a las ocho, e iremos después al banquete en el Palacio Presidencial. -E s que- -argüyó un periodista- -hay muchos rumores durante todo el día, y se ha hablado de una reunión de capitanes de la Guardia civil, y de una entrevista del general Sanjurjo con el ministro de la Gobernación, en la que aquél hizo determinadas peticiones. -A b s u r d o totalmente absurdo- -contestó el Sr. Azaña- Uno de tantos infundios como se ponen en circulación. Y o no he hablado ni con el Sr. Casares ni con el Sr. Sanjurjo; pero estoy seguro de que eso no es exacto. Si fuera periodista, yo haría el oportuno comentario, pero, aunque yo no soy muy discreto, -sé a lo que me obliga el cargo. Los informadores le hablaron luego del discurso de. D Melquíades Alvarez y de la entrevista que éste y D. Alejandro L e rroux habían sostenido esta tarde. -M e parece muy bien- -agregó- Y o tengo referencias del discurso, pero no quiero contestar nada. N o acostumbro a sostener polémicas en la Prensa, y sí sólo en el Parlamento, donde siempre contesto a todo. Con los demás ministros no entablaron diálogos los informadores, porque todos entraron de prisa, v, en realidad, ignoraban la causa del Consejo. N o hay referencia oficiosa. N u e v o d i recto! de A d u a n a s T r a n q u i l i d a d en B a dajoz Minutos antes de las ocho terminó la reunión ministerial. E l Sr. Zulueta, a las preguntas de los periodistas, dijo me el ministro de Placienda había consumido todo el tiempo, ocupándose de la obra presupuestaria. -Hemos examinado- -elijo- a aplicación de la prórroga del. presupuesto, y como tenemos mucho que estudiar todavía, volveremos a reunimos mañana, a las diez y media, aquí en el ministerio de la Guerra. E I S r Prieto dio como noticia el nombramiento de nuevo director general de Aduanas, y el Sr. Carner añadió que el designado es el diputado a Cortes por Tarragona D. José Berenguer. Según manifestó el. Sr. Casares la tranquilidad se ha restablecido por completo en la provincia de Badajoz. Para la de Cáceres ha sido nombrado nuevo gobernador, y el oportuno decreto será sometido hoy a la firma del presidente. P o r último, el señor de los Ríos afirmó que en el. Consejo nada se había tratado de política. F u e r t e s reducciones de ios presupuestos parciales Coincidieron los ministros al ser interrogados por los informadores, después del Consejo, en una afirmación: que ni los sucesos de orden público de estos días, n i las posibilidades parlamentarias fueron examinados. Sólo se habló de las fuertes reducciones introducidas por el ministro de Hacienda en diferentes partidas de los presupuestas parciales, y del. proyecto del Sr. Carner de presentar al Parlamento- -hoy mismo, si es posible- -las reformas de la prórroga, que puedan ser consideradas como definitivas, para que la Comisión dictamiriadora las estudie. De este modo podrá adelantarse mucho y quedará desbrozado el camino para la aprobación total del presupuesto. t tcc BtXM Samanta B A N Q U E T E DIPLOMÁTICO E N EL PALACIO PRESIDENCIAL Anoche se celebró el banquete en honor del Cuerpo Diplomático acreditado en M a drid, ofrecido por el presidente de la República con motivo del nuevo año. Los invitados subían por la escalera de honor, adornr. da con plantas, y en la que formaban los soldados de la Escolta Presidencial. E n la saleta que antiguamente servía de Cuerpo de Guardia de los Alabarderos, se dispusieron los guardarropas. E l Sr. López Lago, introductor de embajadores, esperaba a los diplomáticos en la saleta de Gasparini, efectuando seguidamente la presentación al presidente de la República y señora, que esperaban en la antesala llamada también de Gasparini, acompañados de los Sres. Queipo de Llano y secretario general, D. Rafael Sánchez Guerr- a, también con sus esposas respectivas. A las nueve en punto de la noche, se formó la comitiva, sin ofrecer los caballeros el brazo a las señoras, con arreglo al nuevo protocolo. Por la sala de Carlos I I I salita de Porcelanas y salón Amarillo desfilaron los invitados, entrando finalmente en el gran comedor de gala. O r d e n de colocación en el banquete Seguidamente, los invitados ocuparon sus sitios, por el orden siguiente: Derecha del Presidente: Embajador de Bélgica, presidente del Consejo de ministros, embajadora de los Estados Unidos de América, embajador de Cuba, señora del ministro de Marina, embajador de Chile, señora del ministro de Trabajo y Previsión, ministro de Justicia, señora del m i nistro de Checoeslovaquia, ministro de H a cienda señora del ministro del Uruguay, ministro de Polonia, señora del encargado de Negocios de Guatemala, ministro de Trabajo, señora del introductor de embajadores, ministro de Turquía, ministro de la República Dominicana, encargado de Negocios de China, encargado de Negocios del Perú, encargado de Negocios de Egipto, secretario de Embajada del Gabinete Diplomático de S. E y oficial de la guardia i n terior de Palacio. Izquierda del Presidente: Señora del LEn USTED