Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 5 DE E N E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 10. DON MELQUÍADES A L V A R E Z PRONUNCIA LE- U N IMPORTANTE DISCURSO Y OFRECE E L C O N C U R S O D E S U P A R T I D O A L SEÑOR E l deber de las clases burguesas y neutras. Crítica de la Constitución. L a prolongación del mandato de las C o r t e s será abusiva y facciosa. Ofrecimiento a Lerfoux. L a ley, el o r d e n y el prestigio de la autoridad. A n t e s d d acto M a d r i d 4. Conforme estaba anunciado, ayer mañana pronunció su discurso en el teatro de la Comedia- D. Melquíades A l yarez. Él acto comenzó a las once en punto, pero desde hora y media antes ya estaban ocupadas un buen número de localidades. A la hora de comenzar el discurso, el teatro aparecía materialmente atestado, siendo muchas las personas que permanecían en pie en los pasillos de la sala. Casi en todos los palcos se veían señoras y señoritas, ocupando uno de ellos las hijas de D Melquíades. E n el escenario hallábase dispuesto un micrófono para radiar el discurso. Tarea prolija la de reseñar nombres de personas conocidas. V i m o s en un palco a D José Sánchez Guerra, con su hijo R a fael. E n otro, a D Francisco Bergamín, marqués de Lema, Sr. Burgos Mazo y marqués de Valdivia. E n otras localidades, el conde del Valle del. Súchil, marqués de V a l deiglesias y señores Liado, Valdés, Marfil, Buendía, Lazcano, Pedregal, Azpeitiaj, D u boís, Rosado G i l Benítez de Lugo, Berenguer (D. L u i s) M a u r a (D Miguel) y Cordero (D Manuel) Opuga el escenario un buen número de militantes del partido republicano liberal- demócrata, que acaudilla D Melquíades A l v a rez, y en un extremo hay una pequeña mesa para los taquígrafos. Los periodistas, a los que se ha negado el paso al escenario, vense obligados a tomar sus notas incómodamente sentados en las butacas de patio. Y aparece D Melquíades Alvarez, que es saludado con una gran, ovación. mo ley fundamental, que el pueblo soberano se ha dado a sí mismo, y que, sin misterios, ni reservas, hay que contribuir a la consolidación de la República; pero apartando a ésta de los derroteros peligrosos por donde piensen conducirla los que se llaman sus defensores. Llamamiento a las fuerzas gubernamentales y a la clase neutra de la mañana en una sesión permanente, con el cansancio y la fatiga natural del espíritu; por el recelo y la desconfianza con que se escuchaban los discursos de quienes no pagaban tributo a la exaltación revolucionaria; por su convencimiento de que lo acordado por las minorías parlamentarias en sus reuniones privadas se mantenían dogmáticamente en las reuniones públicas; porque no l e calificaran, en suma, de derrotista. E n aquella atmósfera- -dice- -exacerbada por el fanatismo político, hay que decirlo con noble sinceridad: l a voz de la razón y de la templaza no era, ni podía ser, atendida. Resultó por todo ello una Constitución defectuosa y contradictoria, indefinida, con afirmaciones peligrosas y alarmistas, refractaria a un régimen bicameral, cuando debiera comprender que al lado de l a representación ciudadana debe i r la de los intereses sociales. Combate el Sr. Alvarez la creación del Tribunal de Garantías Constitucionales, que si no se encarna en persona de probidad democrática irreprochable, puede absorber esa. su jurisdicción la verdadera soberanía del país y al socaire de su Poder convertirse en una oligarquía despótica y fatalista. A l a conquista d é l a opinión Comienza su discurso el Sr. Alvarez, d i ciendo que el primer acto político en su campaña de propaganda del partido, lo celebra en M a d r i d por gratitud, ya que a M a d r i d y a Valencia debe su representación parlamentaria en Cortes Constituyentes. Dice después que es deber de todo hombre público que represente fuerzas políticas, ponerse en contacto con la opinión, para exponerle su conducta y para explicarle el programa de su partido. Sólo así- -exclama- -podrá conquistarse la confianza del país, y, con la confianza, servirle desde el Gobierno L a confianza popular, cuando está representada en las cimas del Poder, es la que ngendra al propio tiempo la autoridad inherente a su ejercicio y el respeto debido a sus decisiones y mandatos. P o r eso creo que hay que conquistar la opinión, y si no. se. conquista la opinión, el gobernante, aunque se disfrace de cualquier manera, no será más que un detentador de! Poder. Esta conquista parécerae acuciada en estos momentos por el interés político actual que representa el bautismo constilwcional de i a naciente República. Entiende el orador que es deber de todo ciudadano español acatar la Constitución co- 1 Para lograr esa obra de consolidación hace un llamamiento el- orador a las fuerzas que trar u n liberal que u n m u l t i m i l l o representan un sentido gubernamental, ennario o. E l problema r e l i g i o s o tendiendo que las clases sociales que solaSe ocupa el orador del tema religioso, y mente se preocupan de sus intereses y que dice que es mayor su autoridad en la cuespermanecen en la penumbra política sin defitión religiosa que la de esos vocingleros de nirse claramente, y esa otra masa neutra que hoy, que creen que para ser anticlerical se se resiste a disciplinarse en los partidos ponecesita ser enemigo de l a Religión, y que líticos, son responsables de las cosas que confunden el laicismo con la impiedad. Sosocurren en España y de los peligros que surtiene que el instado debe ser laico, pero con jan en el porvenir. la obligación de amparar y proteger a todas Habla de la legitimidad del origen de la las religiones, para que éstas, con sus docRepública triunfante, expresado en un acto trinas, puedan llevar un rayo de esperanza comicial, y dice que él y su partido no han ultraterrena a las almas. Ésto es ser- -expadecido jamás la superstición de las formas clama- -anticlerical, liberal y demócrata. L o s de Gobierno, que entienden accidentales y demás ¡qué han de serlo! son enemigos de transitorias, pero que siempre han manifesla libertad, que se disfrazan tado la superioridad de la República sobre Declara quedas Cortes han perdido la ocala Monarquía, por significar aquélla la plesión de haber resuelto en paz y en tranquilinitud de la democracia; más aún: l a demodad de todas las conciencias este problema, cracia hecha carne, por razón de origen, l i mediante un régimen concordatorio. bre de supervivencias anacrónicas que re A h o r a- -d i c e el Sr. Alvarez- -había tm presentan ios Poderes mayestáticos. Papa que se daba cuenta de la situación del Deduce de las consideraciones expuestas, mundo y que estaba propicio, por interés de que esas clases neutras, esos elementos de España y por interés del catolicismo que resentido gubernamental deben ir a la Repúpresenta, a fórmulas que hace una década blica y afiliarse en sus legiones sin soñar en hubieran sorprendido a los más intransigencosas ya imposibles, reseñando a continuates y a los más sectarios, y no nos contentación las tres Repúblicas y las tres Monarmos con haber resuelto el problema con un quías parlamentarias que hace un siglo había espíritu que parece sectario, sino que para en el mundo. rendir un tributo a l a galería, de la que L a Monarquía en España pereció- -dice viven todavía muchos que presumen de goD Melquíades- -por no haberse abrazado bernantes, se declaró después, entre el aplauoportunamente al puebjo, como lo aconsejaso fanático de muchos sectarios, que era i n mos varios políticos. Cuando quiso abrazardispensable disolver una comunidad relise encontró el desvío, hasta el extremo de giosa y nacionalizar sus bienes y prohibir que es punto menos que imposible que puea todas las demás Ordenes religiosas el ejerda renacer a la vida pública. cicio de la industria, del comercio y de la enseñanza, sin perjuicio de nacionalizar tamL a Constitución es defectuosa, bién su patrimonio. ¿A. nombre de qué? ¿En razón de qué? contradictoria, peligrosa y alar- la libertad, no. ¿de la libertad? ¡A h! no; de mista Y o recuerdo que aquella noche- -la noche Entiende que sería inútil su llamamiento en que se estaba debatiendo precisamente este a la concordia, si exigiera una conformidad problema- -alguien desde el banco azul se obligatoria con la Constitución que nos rige, levantó a decir que España desde el día 14 de porque comprende que existe la legitima abril había dejado de ser católica. L a Repúpreocupación de mucha gente, que ve- en los blica había producido, por lo visto, este m i preceptos constitucionales una ofensa sacrilagro de transformar radicalmente la conlega a sus creencias y quizá el origen de fuciencia de los españoles. turas persecuciones. Dice a continuación que él sintió impul Y o mismo- -añade- -he apuntado muchos sos de levantarse a contestar a aquel discurdefectos a la Constitución pero ha guarso; pero como a la cabecera del banco azul dado silencio- -dice- -por la inutilidad de su estaba el jefe del Gobierno arcfeicatólico que intervención en el ambiente de frenesí y de había defendido la fórmula concordatoria, violencia en que se agitaba la Cámara, por le pareció que éste era el obligado, y no él, la forma precipitada e irregular de los depara que no le calificaran de derrotista y de bates de mayor enjundia, en horas desusadas enemigo de la República, En España es más difícil e n c o n-
 // Cambio Nodo4-Sevilla