Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C MIÉRCOLES 6 D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 27. do a la organización de una huelga con fines de violencia, aquí estoy yo para aplicarles la ley, sea como sea. E l Sr. S A B O R I T dice c ¡ue los socialistas desean que se haga plena justicia, y que se conozca la verdad. Rechaza la habilidad del Sr. Hidalgo, culpando al. -partido socialista de responsabilidad en la provocación de los sucesos. Reconoce que en el pueblo de Castilblanco el socialismo no ha llegado á la madurez ne, cesaría, pero ya que ha oído hablar de los viejos y de los nuevos socialistas, debe decir que ellos también conocen a los viejos y a los nuevos radicales. Recoge la acusación del Sr. Hidalgo, de que existen covachuelas en el ministerio de Trabajo. L o debe haber dicho impremeditadamente. E l Sr. H I D A L G O L o he dicho con plena conciencia. E l Sr. S A B O R I T Pues no lo podrá probar, y su señoría quedará en el lugar que le corresponde por haberlo dicho. Estamos l i a r tos de esas acusaciones contra los enchufes y los cargos que se nos atribuyen. (Grandes protestas y escándalo. Se nos achaca por el contrario de ser demasiado gubernamentales, por contener a las masas. Y tengo que. decir- -añade- que he pertenecido a un Comité paritario y eso m 3 honra muchísimo. Nosotros hemos sido siempre educadores del pueblo, y no demagogos como vosotros (a los radicales) Somos, enemigos de la violencia, incluso contra otros núcleos obreros. Hágase justicia, empezando por extirpar el caciquismo en los pueblos agrarios. (Aplausos en los socialistas. E l Sr. H I D A L G O rectifica. Reconoce que el ministro de la Gobernación ha procedido bien en los casos que ha citado. Pero recuerda que en Badajoz se pedía la destitución del gobernador, y se alentaba a las masas para, la violencia. N o quiero des- cender a detalles, pero hay que reconocer que a los elementos socialistas de Badajoz se les ha ido la lengua, como vulgarmente se dice. Se les dijo claramente a los obreros, que eran más que la Guardia civil. E n Badajoz hay excelentes organizado, nes socialistas, y existe allí un hombre de honor que h a sabido infundir los alientos de organización proletaria; pero la mayoría de asociaciones son recientes, y hay que preguntar si obedecen al deseo de implantar urj ideal, o manejar los fondos municipales. (E n los socialistas: Dejemos eso. Él Sr. H I D A L G O Nada más lejos de mi ánimo que intentar dividir el partido socialista. L o s elementos nuevos con el gran escarmiento de la huelga se desmoronarán, y el partido socialista volverá estar en B a dajoz regido por otros hombres de mayor alcurnia moral e intelectual. Sobre el empleo de la palabra covachuel a explica la significación figurada con que se suele emplear para designar oficinas burocráticas. Añade que la huelga de Badajoz ha obedecido a l deseo de apoderarse ciertos indiv i d u o s de las masas obreras y también ai hecho de haber sido arrojado del Gobierno civil el secretario de la organización socialista de Badajoz, que estaba al. frente de una oficina social en dicho Gobierno. Tanto es así- -añade- -que a la huelga se la llama- -y lo sabe el ministro de la Gobernación- -la huelga de Domingo, que es el nombre de dicho funcionario. (Protestas en los socialistas. E l Sr. A Y U S O (Dirigiéndose a los socialistas y refiriéndose a personas cuyo nombre no se oye) ¡Qué iba a hacer el propagandista de la Dictadura en Buenos A i r e s! (Grandes protestas en los socialistas. E l Sr. S A B O R I T habla de los socialistas a quienes se acusa de estar empleados en e 55 Íiiisterio de Trabaja L A CÁMARA, E N S U P R I M E R A SESIÓN D E S PUÉS D E L P E R I O D O V A C A C I O N A L T R A T O E X C L U S I V A M E N T E D E LOS G R A V E S SUCESOS D E C A S T 1 L B L A N C O U n a pregunta que se convierte en interpelación sobre los sucesos. T e m a constitucional. Defensa de los prestigios de la G u a r d i a civil. L a intervención del presidente del Consejo. Rectificaciones. A p r o bación de dictámenes. A m b i e n t e de expectación p r o f u n- gencia, pero al llegar al Congreso el presidente y el ministro de la Gobernación supieda. A c t i t u d de los radicales ron que el Sr. Hidalgo había solicitado la venia del Sr. Besteiro para formular la pregunta. Enterado de todo esto el conde de Romanones, sé limitó a decir lo siguiente: -M e parece que todo va demasiado de prisa. H a y que jugar la carta de D Alejandro, y ésta sí que es la definitiva. M a d r i d 5. Se reanudan las sesiones de Cortes en un ambiente de gran expectación. L o s últimos sucesos de Castilblanco, E p i l a y Zalamea de la Serena; los dos Consejos de ministros celebrados ayer y hoy; los r u mores sobre determinadas actitudes, aunque, desmentidos, no por eso menos alarmantes, determinan én los diputados un estado de ánimo de ansiedad. Desde luego se comenta el resultado de la reunión celebrada por l a minoría radical bajo la presidencia de D Alejandro L e r r o u x en la mañana de hoy. H a asistido l a minoría en masa y se ha puesto sobre el tapete por los diputados del grupo que tienen la representación extremeña, el grave desarrollo de la huelga geenral en l a región, decretada por el partido socialista, y que tan tremendas repercusiones tuvo en Castilblanco y Zalamea de la Serena. E n 1 ¿reunión, D Diego Hidalgo, diputado por Badajoz, hizo un- relato detalladísimo de los sucesos y pidió y obtuvo la autorización del jefe y los compañeros de m i noría, para plantear una interpelación al Gobierno acerca de las causas de l a huelga revolucionaria y de las medidas adoptadas para: contenerla. M á s de quince diputados hicieron uso de la. palabra, todos sobre el mismo asunto, que consideraron de importancia extraordinaria, 10 sólo por los hechos en sí, sino por las 1 derivaciones y contingencias políticas que puedan acarrear. H u b o absoluta unanimidad en la apreciación del momento y en la conveniencia de plantear ese debate con toda la amplitud necesaria, sin vacilaciones n i titubeos. E l Sr. L e r r o u x dio por terminada la reunión con breves palabras y calificó la deliberación sostenida como histórica. L a sesión de ayer tarde Se abre la sesión a. las cinco menos diez, con gran animación en la Cámara. Asiste el conde de Romanones. E l señor Nicolau toma asiento entre los diputados de la Esquerra, y el Sr. L e r r o u x entre los radicales. Se lee una carta del. Sr. Madariaga, d i mitiendo el cargo de vicepresidente. E l P R E S I D E N T E propone que se acepte la renuncia, y dice que el grupo gallego propone para el cargo al Sr. Parache. L o s sucesos de Castilblanco E l Sr. H I D A L G O entre las expectación de la Cámara, dirige un ruego al ministró de la Gobernación, sobre los sucesos de Castilblanco. E x p l i c a cómo fué votada la ley de Defensa de la República, y. pregunta si esa ley va a ser aplicada a quienes intervinieron en la génesis de los sucesos ocurridos én la provincia de Badajoz. Cree que la organización de la huelga, que no tenía carácter económico, sino meramente político, toda vez que se limitó a pedir la destitución del gobernador y a predicar acciones contra la Guardia civil, cae dentro de la ley dé Defensa de la República. Añade que la organización- socialista, que tiene tres ministros en Madrid, no se limita a gestionar en M a d r i d lo qtie solicitaba en Badajoz. Termina rindiendo un homenaje a las víctimas de los sucesos de Castilblanco: unas, en cumplimiento de su deber, y otras, por su incultura. E n los socialistas: Y víctimas del caciquismo. (Rumores. E n los radicales: De vosotros, de vosotros. (Rumores. E l P R E S I D E N T E propone, que la pregunta se convierta en interpelación, para que puedan intervenir varios oradores. E l ministro. de la G O B E R N A C I Ó N manifiesta que su criterio ha sido aplicar la ley en los casos únicamente indispensables. E n varios casos de huelgas locales, organizadas para pedir destituciones de autoridades, nunca se aplicó la ley, y por eso no. se aplicó tampoco con motivo de los sucesos dé Castilblanco. Las noticias que tuvo sobre la huelga, del propio gobernador civil, ño hacían prever los sucesos que se desarrollaron en un lugar apartado, donde no se podía sospechar que ocurrieran. A h o r a bien, si aparecen personas que sean responsables de haber instiga- Animación en la Cámara Con estos comentarios fácil es suponer la animación de la Cámara antes de que sonaran los timbres para llamar a sesión. E l Sr. Lerroux, figura central de este momento político, eludió las conversaciones con los periodistas. Acompañado del Sr. Martínez Barrios y de varios íntimos, permaneció largo tiempo en un rincón del escritorio de diputados y se trasladó inmediatamente al salón de sesiones al comienzo de la sesión. El G o b i e r n o y el presidente. U n a s frases de Romanones Mientras tanto, el presidente del Consejo y varios ministras, saludaron al presidente de l a Cámara y cambiaron impresiones con él respecto del propósito de la minoría radical de interpelar al Gobiero sobre los últimos sucesos de carácter político. Desconocía el Gobierno el propósito de los radicales, y por. eso en el Consejo cíe la mañana nada se tsxtó respecto a tal. cqntiu-
 // Cambio Nodo4-Sevilla