Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 6 D E E N E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 3 El Sr. Cordero, jefe de la minoría enterado de lo ocurrido, se expresó en tonos de indignación vivísima, y a juzgar por lo que oímos a diversos diputados socialistas, este asunto será llevado al salón de sesiones en la tarde de hoy. E l ministro de la Gobernación, a requerimientos del Sr. Sabrás, habló por teléfono con el gobernador de Logroño. Después de l a conversación telefónica, dijo ante los periodistas que el suceso se mostraba muy confuso. Unos aseguraban que. había siete muertos y otros que cuatro, sin que pudieran tampoco determinarse las causas. -Lo único cierto- -agregó el señor C a sares- -es que hay muertos y heridos, cosa; dolorosísima. el S r Azaña, con objeto de protestar contra l a actuación de l a señora Nelken, y solicitar su expulsión de España. El jefe del Gobierno se excusó de recibirlas, manifestando que ya les dará hora oportunamente. Parece ser propósito de dichas señoras organizar una manifestación en el día de hoy, con el fin de exteriorizar su desagrado hacia l a señora Nelken. Juicio del- conde de Romanones sobre el discurso del señor Azaña Los periodistas preguntaron su opinión al conde de Romanones sobre el discurso que acababa de pronunciar el presidente del Consejo: el conde contestó: -É l Sr. Azaña ha hecho un discurso muy hábil, porque ha rozado cuestiones muy delicadas, en las que era fácil resbalar, y él no ha resbalado. ¿Y cree usted- -insistió el informador- -que l a segunda parte del discurso pueda tener repercusiones? -E s o tendrá usted que preguntárselo a otros. ¿Y qué le ha parecido a usted l a arquitectura a que se ha referido el S r A z a ñ a? ¿Podrá tener consecuencias próximas? E l conde, después de una breve pausa, se limitó a contestar: -P o r ahora, no. puede, aprovechándose de un hecho fortuito, poner al pueblo enfrente de la Guardia civil. P a r a los señores Bcunza y G i l Robles el espectáculo dado por la Cámara había sido lamentable. E l debate dio 3 a impresión de que el Parlamento quería sobrevivirse y no puede. Esta opinión l a compartía también el señor Royo Villanova, para quien la interpelación y su desarrollo han demostrado qu las Cortes estaban deshechas. Los sucesos de Arnedo Contradictorias opiniones acerca de lo sucedido en el salón de sesiones En realidad no correspondió el debate mol i d o por la interpelación del S r Hidalgo, a la expectación que había en la Cámara. Fué una discusión de muy escasos vuelos y mantenida por segundas figuras del Parlamento. Los radicales, obedeciendo indicaciones del Sr. L e r r o u x se limitaron a plantear el tema, pero como sólo el Sr. Hidalgo estaba autorizado para hacer uso de la palabra, ningún otro orador terció en el debate; n i siquiera el Sr. Salázar Alonso, diputado extremeño, que había mostrado deseos de detallar lo sucedido durante l a huelga en la provincia de Badajoz. A l salir D Alejandro L e r r o u x del salón de sesiones, algún diputado hubo de manifestar su creencia, de que el debate había sido estrangulado, aunque desconocía l a causa de ello. -Nada de eso- -replicó vivamente el señor L e r r o u x- Nosotros no hemos dado un paso más allá de donde nos proponíamos ir. Luego sonriente a g r e g ó -Ésto v a bien. E l ministro de Trabajo, Sr. L a r g o Caballero, interrogado por ios periodistas, dijo que su predicción de que nada ocurriría en el Parlamento en relación con los sucesos de Castilbíaneo, se había cumplido. -Creo- -agregó- -que el Sr. Azaña ha tenido un acierto indudable con su discurso. Cuanto ha dicho, responde unánimemente al pensamiento del Gobierno. E l ministro hizo constar que la Sociedp. d Obrera de Castilblanco no estaba afiliada a la U G T. n i al partido socialista. Había pretendido entrar en l a organización, pero aún no se le concedió el alta. -P a r e c e mentira- -agregó- -que se nos achaquen predicaciones violentas contra la Guardia civil. Jamás lo hicimos. S i ahora fuéramos contra ese instituto, daríamos muestra de verdadera insensatez. D. Marcelino Domingo mostraba su satisfacción por las palabras del Sr. Azaña. E n tendía que con ellas quedaba salvo el prestigio de la Guardia civil. -Me conviene hacer constar- -agregó- -que el S r Azaña ha expresado el unánime sentir del Gobierno en ete conflicto. N o se Se hallaban reunidos varios ministros con el presidente, en el saloncito del Gobierno, cuando el diputado socialista D Amos Sabrás, diputado por Logroño, llamó al señor Casares Quiroga, para darle cuenta de unas graves noticias que acababa de recibir de Arnedo. El S r Sabrás había hablado por teléfono con el ingeniero de Caminos Sr. Orad de la Torre, que se encontraba en el pueblo antes mencionado. Salió el Sr. Sabrás de la cabina, profundamente emocionado, y luego de requerir al ministro de l a Gobernación, dijo a los informadores que la Guardia civil había disparado en la plaza pública de Arnedo, contra unos grupos de obreros y había matado a siete de éstos, y herido a treinta. Nuevamente el diputado socialista habló con su amigo Sr. de la Torre, y ya en esta segunda conversación, aquél precisó los detalles, y dijo que los muertos eian cuatro, pero que el número de heridos era el mismo. La referencia del Sr. Sabrás, muy extensa, fué recogida por los periodista; pero nosotros nos abstenemos de publicarlas, en espera de las noticias del propio lugar tíei suceso. Diremos, que según el Sr. Sabrás, hace tiempo un patrón de Arnedo, el Sr. M u r o despidió a treinta obreros, porque no votaron a determinado candidato; luego readmitió a quince, pero se negó, a pesar de las excitaciones de las autoridades, a hacer lo mismo con los que restaban. E l Jurado mixto falló en coRtra. del patrón; éste recurrió ante el ministerio del Trabajo, y hace unos días el recurso se confirmó con el fallo del Jurado. N o obstante, se negó a cumplir lo que se le ordenara, y al fin estalló la huelga general en el pueblo. Los sucesos, según el Sr. Sabrás, ocurrieron en la plaza pública, y sin que los obreros hicieran manifestaciones de ninguna clase, como lo demuestra el hecho de que con ellos estuvieran mujeres y niños. E l Sr. Sabrás dijo que pensaba dirigirse a la minoría socialista para que adoptara determinaciones ante este. hecho de enorme trascendencia, según sus palabra; Manifestaciones del S r Besteiro E l presidente de la Cámara, a última hora habló con los informadores y les dijo lo siguiente: -C o m o ustedes ven, el ambiente parlamentario toma aspecto muy distinto del que antes se notaba. Buscábamos antes la forma legal de la Constitución. A h o r a las cuestiones lian de ser más de fondo que de forma. y se dibujarán en la Cámara distintos matices políticos, que cambiarán totalmente su perfil. Esta máquina parlamentaria- -agregó- -no ha gntrado hoy en su pleno funcionamiento. Para mañana hay pocas cosas nuevas y de las antiguas sólo el decreto de armas cortas, que tendrá alguna discusión. Habrá amplios ruegos y preguntas y quizá una interpela. ción y el orden del día será rapidísimo. ¿Y la reforma agraria? -É l ministro de Agricultura ha pedido el proyecto para estudiarlo. Quiere introducir en él algunas modificaciones. Creo que los presupuestos tampoco serán una cosa inmediata, ya que no he recibido indicación a l guna en. relación con ellos; de modo que la labor no es muy copiosa. VB- -WW WWIII mu La biblioteca recreativa para los hijos pueden encontrarla todas las madres adquiriendo la gran revista B L A N C O Y N E G R O C o n esta revista adquieren no sólo un semanario ilustrado interesante y ameno, que puede ser leído por todos, sino cjue se encontrarán con U N A N O V E L A C O M P L E TA en cuatro números, y con TRECE NOVELAS COMPLETAS en el transcurso del año. E l atractivo mayor de una biblioteca familiar será la colección de las T R E C 5 5 N O V E L A S A N U A LES de B L A N C O Y N E G R O Madrid 6, 1 madrugada. Doscientos vecinos de la villa de Don Padrique (Toledo) entré los que figuran médicos, abogados, obreros, agricultores, comerciantes y propietarios. han dirigido al director de la Guardia c i v i l el siguiente interesante escrito: Los que suscriben, vecinos de esta villa, pertenecientes a todas las clases sociales, desprovistos de toda política y sólo guiados por su amor al. orden y acatamiento a quien lo encarna, defiende y representa, a V E tienen el honor de acudir y exponer: Que en primer lugar manifiestan su más sentida condolencia por los ataques de que viene siendo objeto el benemérito Cuerpo de la Guardia civil, honra de la nación y salvaguardia de. los más elementales deberes de toda sociedad civilizada, cuyos hechos culminan en los horrorosos sucesos de Castilblanco, que llenan de indignación los sentimientos de todo pecho honrado y. generoso. A l propio tiempo tenemos la satisfacción de exponer nuestra más completa adhesión al citado Cuerpo de su dirección y nuestro más cumplido elogio por la forma altruista y generosa con que vienen, no. sólo cumpliendo, sino excediéndose en. el cumplimiento de su deber. Que Dios guarde, la vida de V E muchos años para cumplir ios fines que el destino le tenga reservados y que siempre serán para honra y provecho de nuestra querida E s paña, es lo que desean sus más fervientes admiradores. V i l l a de D o n Fadrique 4 de enero de 1932. UN MENSAJE A L GENERAL SANIURIO, D E LA V I L L A D E D O N F A DRIOUE
 // Cambio Nodo4-Sevilla