Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 7 DE ENERO D E 1932. N U M E R O SUELTO 10 CENTS. y ¡mt é P J ll 1 5 JLJk JT IL P DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGES I M O O C TAVO NUMERO 9.035 KK 0 AGCSON: PKABO DÍD SAN SEBASTIAN. SCSOKIPCIOS 13 S X ANUNCIOS, MUSOZ O M V E CERCANA A fETÜAN, SEV 11 XA CAMPAÑAS D E A N A R QUÍA L a Guardia civil no sale jamás por su iniciativa a los conflictos de orden público. Su servicio normal de vigilancia por parejas, en el campo o en la ciudad, no tiene nada que ver con el orden público. Es la autoridad gubernativa siempre la que emplea, bien o m a l empleada, a la Guardia civil, que sale por orden superior y con un motivo para un fin que se le dice previamente y que equivale a una consigna. De modo que mientras el Gobierno, por si o por sus agentes, no encuentre irregularidades o responsabilidad en el servicio que ha ordenado, es él quien debe asumir y afrontar todas las acusaciones que suscite el empleo de la fuerza, y no consentir las que se haí g a n directamente contra el Instituto. Nadie tiene derecho a decir de l a Guardia civil lo que no haya dicho el Gobierno. Pero lo que sucede es que, además de ser sistemáticamente calumniosas, y d e qué origen! las campañas contra l a Benemérita, sus acusadores no aguardan j a m á s l a acusación del mando gubernativo ni el deslinde de responsabilidades, y desde- el primer momento las arrojan sobre ella, en lo que se v é el prejuicio y l a iniquidad que las inspira. Reconocemos que en algún caso- -ante la fiscalización parlamentaria- -no es muy eficaz lo que suele hacer el Gobierno para atajar a los que le usurpan su papel intransferible de averiguar y enjuiciar el buen o mal cumplimiento de las órdenes gubernativas por l a Guardia c i v i l pero en los dem á s casos, contra las campañas que no ¿tienen el seguro de l a inmunidad parlamentaria, sí es decisiva, y no dudamos que se h a r á l a acción que compete al Gobierno en defensa de un prestigio vital, y aun en el Parlamento mismo nunca será demasiado el coraje con que se cumpla ese deber. A l suceso de Castílblanco le han precedido, acompañado y seguido, otros que no dejan lugar a dudas. Los inductores y culpables son Jos primeros que hablan y siempre para l a misma conclusión: siempre para acusar a l a Guardia civil y absolver a las masas que con ella chocan, pacíficas y prudentes en todos los casos. O si en alguno hay una evidencia tan abrumadora como la de Castilblanco, lo menos que hacen es disculpar a los foragidos con patética ternura y presentarlos a la compasión de las gentes como- víctimas de 3 a injusticia social. U n socialista, derrotado en las elecciones por los burgueses de Arnedo, y otros dos caudillos de l a organización sindical, directores los tres de la huelga y de la manifestación en que se produjo el drama, se han erigido en acusadores y jueces de la Guardia civil por el último sangriento conflicto. Pero sin tomar en cuenta los episodios actuales hay datos de sobra para saber de qué se trata en l a ofensiva contra la Guardia civil. E l I I o el 12 de mayo las turbas incendiarias tuvieron l a osadía de llevar a la presidencia del Consejo su programa: el desarme de l a Guardia civil y el armamento clel pueblo. ¿N o circulan por ahí estos días y desde antes de los conflictos recientes, alocuciones y convocatorias de los comunistas y de. otras organizaciones? ¿N o se está preparando una huelga con el mismo plan de ataque a la Guardia civil? ¿N o se ha constituido y funciona un tribunal parla- mentario que representa una acusación genérica contra la Guardia civil? P o r ser parlamentario es inviolable; pero es que lo forma el partido socialista representado en el Gobierno, y es una potestad y una función del Gobierno la que se atribuye al tribunal socialista. Con el Gobierno estamos y con está el país, todo el. país, en esta grave crisis del orden público, y no para un concurso platónico, sino material y efectivo, tanto como lo pida y lo necesite. Bien lo sabe; bien sabe lo que l a Guardia civil representa en E s paña y el brío con que los ciudadanos la defienden como suprema garantía de la existencia nacional. LA N U E V A LEY DE PRESUPUESTOS Aparte publicamos el decreto que cumplimenta la nueva L e y de Presupuestos, que dispone rijan durante el primer trimestre del año los de gastos e ingresos declarados en vigor para 1931. E l nuevo presupuesto tiene estructura distinta a los anteriores. Y a el artículo 113 de la Constitución de la República española previene que el presupuesto no podra contener ninguna autorización que permita al Gobierno sobrepasar en el gasto la cifra absoluta en. él consignada, salvo caso de guerra, y, en consecuencia, no podrán existir los créditos llamados ampliables. Los créditos ampliables tenían buen injerto en el r é gimen presupuestario anterior si cumplían la ineludible condición de aplicarse a secciones cuyas cifras no podían determinarse previamente. Ejemplo: la sección correspondiente al pago de haberes a las clases pasivas del Estado, ¿Qué derechos que, con sus servicios van creándose ios funcionarios, han de ser reconocidos en el curso del presupuesto? ¿Cuántos han de fallecer y legar pensiones a sus familiares? ¿Cuánta deuda ha de emitirse y qué intereses ha de exigir en el ejercicio? H e aquí dos ejemplos dé justificación del sistema de créditos ampliables por exigencia de la propia naturaleza del concepto. Cabía perfectamente el abuso y se prestaba a consignar inicialmente menor suma de la que, incluso a sabiendas, constaba que había de invertirse. Pero, en contraposición puede haber el exceso contrario; esto es, fijar una cantidad que quede consumida y existir nuevos derechos que no pueden atenderse dentro del año, debiendo pasar entonces al siguiente. S i el presupuesto, general del Estado admitiese, como el de una empresa particular, el capítulo de imprevistos o conceptos como el de para atender a i n suficiencias de consignación no habría fundamento a este temor que nace de la rigidez con que la nueva Constitución ha establecido el precepto por el cual puede caerse en el mismo extremo que anteriormente, aunque eon significación completamente contraria. L a nota en que el ministro de Hacienda explica ayer estasy otras novedades parece sincera, pero la. ejecución de un presupuesto puede no depender del titular que lo confeccionó y la vida de la nación puede exigir atenciones no previstas al formalizarse aquél. E n suma, que se desemboca en la misma avenida. L o que precisa, en efecto, es que las c i- fras respondan a la realidad de la vida del país y que los servicios resulten bien dotados en proporción a las exigencias de la, función que realicen y que exista verdadera nivelación entre los ingreses y los gastos. Hasta que se conozca el presupuesto general en todos sus detalles, no se podrá j u z gar bien su verdadera naturaleza y posible eficacia. P o r e l pronto, son admisibles las razones del ministro de Hacienda, Sr. C a r ner, que dan idea da formalidad para ley tan fundamental como la indicada. Y esperemos a la presentación del verdadero presupuesto para los restantes tres trimestres, a fin de ver cómo se desenvuelven, los i n gresos y los gastos, reformas tributarias que aquéllos contengan y modificaciones que é s tos aporten para hallar el equilibrio necesario, no sólo a la vida económica, hoy muy debilitada, de la nación, sino a la conveniencia de fortificar la posición de nuestra moneda, excesivamente depreciada y por ello en desacuerdo con los signos de potencialidad que puede exteriorizar E s p a ñ a y que, en efecto, exhibió en los últimos días del a ñ o que acaba de vencer desde las Bolsas de comercio al encontrarse libres de presiones mortificantes contra los valores. INFORMACIONES Y N O T I C I A S POLÍTICAS En Guerra E l riuncio visita al s e ñ o r A z a ñ a Madrid 6, 12 noche. Monseñor Tedes- chini estuvo ayer mañana en el ministerio de Buenavista conferenciando extensamente con el Sr. Azaña. Terminada esta visita marchó el ministro de la Guerra a la Presidencia, donde tenía algunos asuntos que despachar. A l salir encontró al presidente del Consejo Superior Bancario, D Augusto Barcia, que le espsraba, marchándose con él én el coche para conferenciar durante el camino a la Presidencia. C o n v e r s a c i ó n con los periodistas Con un ayudante envió recado a los periodistas de que no tenía noticia alguna que facilitarles; pero aquéllos insistieron en hablarle unos momentos, defiriendo el ministro a su ruego. E l Sr. A z a ñ a les manifestó que del ramo de Guerra sólo podía referirse a l a iniciada exposición de proyectos para los cuarteles que han de construirse en Madrid. Pasan los proyectos presentados de cincuenta, y los hay admirables, constituyendo la exposición, sita en el Museo de Ingenieros, un espectáculo digno de visitarse. Preguntado el ministro si tenía noticias nuevas de los sucesos de Arnedo, manifestó que se había dado orden al gobernador de Vizcaya, Sr. Calviño, para que fuese a A r nedo a hacer una información detallada de los acontecimientos. U n periodista preguntó al Sr. A z a ñ a si el Gobierno tenia conocimiento de unas hojas que habían circulado por Madrid excitando a la huelga general. E l Sr. A z a ñ a contestó que no tenía COOPcimiento de ellas,
 // Cambio Nodo4-Sevilla