Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 7 DE E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 21. Un espectador aislado que aplaude en una tribuna es reconvenido por el presidente, que anuncia que las hará desalojar si se repiten tales manifestaciones. E l presidente da por terminada la discusión. ¿Había o no habla el Gobierno? E l Sr. O R T I Z S O L O R Z A N O Pero, ¿y el Gobierno no va a hablar? (Aplausos y protestas. Algunos diputados radicales- socialistas increpan al Sr. Ortiz Solórzano. Este mantiene vigorosamente su pregunta. Escándalo. E l P R E S I D E N T E con gran energía y dando campanillazos, reclama silencio del señor Ortiz Solórzano, porque éste no tiene derecho a invocar la intervención del Gobierno, el cual usa de su derecho de hablar cuando lo estima oportuno. E l Sr. O R T I Z S O L Ó R Z A N O Y o es toy en m i perfecto derecho a preguntar si lo que acabamos de oír no tiene contestación. E l P R E S I D E N T E Su señoría ha pedido l a palabra y ha usado de ella, expresando lo que tenía por conveniente y ha reconocido que el Gobierno no posee suficiente i n formación. N o tiene derecho el orador a promover- un escándalo. ¿E s que quiere volver a hablar el Sr. Ortiz Solórzano? E l Sr. O R T I Z S O L Ó R Z A N O Sí. E l P R E S I D E N T E Pues hágalo. V E l Sr. O R T I Z S O L Ó R Z A N O D i g o una vez más que el Gobierno no tiene derecho a permanecer en silencio después de las palabras del Sr. Balbontín. Palabras del jefe del Gobierno E l presidente del C O N S E J O Pido la palabra. (Expectación. Dice que si el Gobierno creyera que debería callar, callaría, pues no v a a atender en todo momento a requerimientos que pueden parecer impertinentes en su forma. Cree que ayer el Gobierno dijo todo lo necesario y no considera preciso repetir todo lo ya expresado, sílaba por sílaba. Cree haber expuesto una doctrina de Gobierno y un punto de vista permanente. D i j o que Ja intervención de la Guardia civil descansa, en dos puntos capitales: E l Instituto de la Guardia civil obedece al Gobierno; si ocurre alguna falta, l a sanción recaerá individualmente sobre los infractores. Y o no puedo concebir- -dice- -como nadie se espanta por el simple hecho de que el Gobierno exija a todo funcionario del Estado la más escrupulosa responsabilidad. N o puedo dejarme influir por presagiosfúnebres y resabios de vieja política. E n ésta, cada vez que un Gobierno tropezaba con una dificultad, se empavorecía, pues habiéndose desvirtuado l a misión del Ejército, cada vez que se ponía en tela de juicio el proceder de un general se preveían sucesos políticos. Declara que el Gobierno no tiene obstáculos de ninguna clase para ejercer su. misión. Esté todo el mundo seguro- -dice- -de que cuando exista una falta su autor será castigado. D i c e que cuando una institución del E s tado no funcione bien, el Gobierno no debe criticarla, sino reformarla. S i la Cámara está conforme con este criterio, el Gobierno lo aplicará sin vacilaciones. Con referencia a los sucesos de Arnedo, lo que al Gobierno le interesa es el caso particular; si hubo agresión, si la Guardia c i v i l cumplió o no con su. deber. Cuando lo sepamos- -dice- -se procederá en consecuencia. E n cuanto a unas manifestaciones publicadas del Sr. Muiño sobre que a la Guardia c i v i l no se la debe poner en el trance de emplear sus medios, demasiado fuertes, en ciertos casos, cree sin peligro para la paz pública se puede pensar en dar a su inter- CINE SONORO -J O H! ¡QUE I N T E R E S A N T E S E I N S T R U C T I V A S E S T A S PELÍCULAS D E P A I S A J E S T I P O S i Y COSTU 11 BRES Í E L O S S A L V A J E S 1 v vención una actuación más limitada que haga que desaparezca ese estado pasional, frecuentemente provocado. Cree que el principal deber del Parlamento es manejar las. palabras con prudencia. Hablar- -dice- -sin responsabilidad es muy fácil, Sr. Balbontín. N o se puede admitir que se arrojen sobre un funcionario público calificativos como los lanzados al general Sanjurjo. E s una fantasía atribuir a la Guardia civil un espíritu de desobediencia a la República. E l Instituto sirve a ésta con l a misma lealtad con que sirvió al régimen anterior. Declara que en la Guardia civil no existe el menor espíritu de hostilidad o de resistencia al Gobierno y al régimen republicano. L o que ocurre es que no está obligada a tener criterio de Gobierno y sentido político. P o r ello, se estudiará el medio de evitar su intervención en ciertos casos. E s falso- -afirma- -que nadie, n i general n i paisano, ni cabo, n i funcionario, se erija en España en protector de la República, porque eso determinaría que cesara inmediatamente uno de los dos: o él o yo. Saben mis compañeros de Gobierno- -dice- -que alguna vez he tenido que suspender designios políticos para que no se interpretara mi voluntad como obediente a presiones populacheras o demandas callejeras. Soy enemigo de estas influencias. Este es mi criterio y no puedo prescindir de él. ¿Está satisfecho el Sr. Solórzano? E l Sr. S O L Ó R Z A N O Pido la palabra. (Risas. El PRESIDENTE D E L CONSEJO. Rechaza todas las insinuaciones malévolas contra el. Instituto de la Guardia civil, presentándole como contrario a l a República y dice que está dispuesto a mantener toda la autoridad del Gobierno. (Aplausos. Rectificaciones. E l señor Balbontín, abucheado E l Sr. O R T I Z S O L Ó R Z A N O rectifica para manifestar únicamente que las palabras del Sr. Azaña han demostrado que estaba en lo firmé al requerir su intervención. E l Sr. S E D I L E S se lamenta de que el presidente del Consejo no haya contestado a sus peticiones. E l Sr. B A L B O N T Í N habla de una i n terviú publicada en Le Journal, de París, en la cual doña Victoria de Battenberg, d i jo que el general Sanjurjo era un buen amigo suyo. (Rumores. Añade que el general Sanjurjo frecuenta los cabarets. (Grandes y generales protestas de toda la Cámara. Desde los bancos radicales se increpa duramente al orador. Este continúa diciendo que considera a l general Sanjurjo como un peligro para la República y que lo que ocurre es que l a oposición sigue prometiendo a los campesinos lo que el Gobierno no sabe si podrá cumplir. Pide justicia, que a su juicio no se ha hecho, con motivo de los sucesos del Parque de María Luisa, de Tablada v otros. E l P R E S I D E N T E D E L C O N S E J O recoge la petición del Sr. Sediles y dice que el Consejo deliberará acerca de quien haya de representarle en el entierro de las víctimas de los sucesos de Arnedo. Orden del día Se aprueban algunos dictámenes y se pone a discusión el dictamen de la comisión de Justicia, sobre el uso y tenencia de armas cortas, así como las sanciones correspondientes. E l señor Salazar Alonso acepta un voto particular ríeí Sr. del R i o y una enmienda del Sr. de Francisco. A continuación queda aprobado el dictamen y se levanta la sesión a las siete y me ¿ia. Lea usled A B C
 // Cambio Nodo4-Sevilla