Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 8 D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 14 que O N e i l l ha recogido de las muchas versiones existentes los puntos esenciales de analogía. L a Casa de Atreus griega es la Casa de Maimón yanqui. L a acción transcurre en la época de la guerra civil, en abril de 1865, cuando l a rendición de Lee no pasa de ser un rumor. L a primera escena, se desarrolla en el exterior de la Casa de Maimón, cuyas columnas dóricas evocan el escenario griego. L a familia espera el retorno de la guerra del general E z r a M a n non, el Agamemnon de la obra de O N e i l l que ha ganado fama luchando contra los mejicanos, que se hizo rico en el comercio marítimo, que llegó a ser alcalde de una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra y que alcanzó mayor, renombre en la guerra c i vil. También es inminente el regreso de Orin (Orestes) L a exposición es lenta. Cristina Maimón (Clytemnestra) esposa de E z r a y su hija L a v i n i a (Electra) se m i ran con recelo y se odian mutuamente. L a vinia está enamorada del capitán de navio Aclam Brant (el Aegisthor) L a v i n i a descubre que su madre ha tenido relaciones con Brant, a quien solía ver en Nueva Y o r k adonde iba. ella con cualquier forzado pretexto. Revela a su madre que conoce esas relaciones y le arranca la promesa de que no volverá a ver a Brant. E n una conversación que éste tiene con Cristina, la madre, deciden matar a Maimón a su regreso de la guerra. Cristina le envenena, y su hija Lavinia lo averigua por los labios del mismo Maimón, moribundo. A l regresar O r i n dos días después, empieza la lucha entre las dos mujeres para dominarle, lucha que concluye con la victoria de Lavinia, que conduce a su hermano al barco de Brant y ie hace ver a C r i s tina con su amante. O r i n mata a Brant, y con su hermana regresa a su hogar, donde informan a la madre, del hecho. L a madre se suicida, y O N e i l l da por terminada la segunda parte de su obra, que es, como ya se ha dicho, una trilogía. A partir de este momento la Electra de O N e i l l se separa de la influencia griega, y la imaginación del escritor discurre libremente. O r i n presa del remordimiento por el suicidio de su madre, cae en un estado patológico. Había concebido una pasión incestuosa por su hermana. E l crimen de ambos, sus extraviadas relaciones y las leyes de la herencia, convierten a los dos hermanos en pecadores monstruosos, víctimas de la expiación de sus propios crímenes y de los crímenes de la madre. L a v i n i a en un momento de consciencia concluye su vida, cerrando la casa de sus mayores y desapareciendo de ella para siempre. Tal es el esqueleto de la trilogía de O Neill, cuya representación dura seis horas. C o n rara unanimidad, los críticos de Nueva Y o r k han recibido esta obra con los máximos honores. E s a juicio de todos, la más perfecta e impresionante que ha escrito un autor a quien ellos modestamente consideran el primer dramaturgo de todos los tiempos. drid, la que ha obtenido más éxito, y merecido, tanto por la comedia como por su i n terpretación, ha sido De muy buena íamilia, de D Jacinto Benavente. ADOLFO MARSILLACH AUTOCRÍTICAS La fama del tartanero Z a r z u e l a de L u i s M a n z a n o y M a nuel de Gúngora, con música de Guerrero, que se estrena hoy en 1 teatro Calderón, Una zarzuela de corte clásico y, para que no le falte nada, hasta en prosa y verso. U n a acción clara sobre una anécdota sencilla, en un lugar de acción y en una época que consideramos pintorescos: Andalucía, a principios del siglo pasado... Vejer... Chiclana... Situaciones musicales para que Guerrero luzca su lozana inspiración en una partitura completa, elevada a ratos y a ratos retozona y alegre. Unos deseos muy grandes de acertar y de contribuir con nuestro granito de arena a mantener el género más castizamente español, y... nada más. Músico y libretistas nos sometemos respetuosos al fallo del público y de la crítica. Luis MANZANO MANUEL DE GONGORA j llamados de vanguardia. N o es frecuente que ante un auditorio del día se desarrollen en un escenario estilizado viejas comedias de calle, rehechas al gusto moderno, pero representadas con máscaras, y a la manera de los comediantes italianos del siglo x v i E n los periódicos y revistas de Francia han aparecido muchos comentarios cordiales sobre Los Menechmos, de Plauto. Gabriel Boissy, en un estudio concienzudo, elogia especialmente el ritmo de la interpretación de conjunto, las caracterizaciones, el uso de máscaras y su efecto sobre la voz de los actores, los trajes de éstos y. sus meditadas y sabias aptitudes y gesticulaciones. Fué un acontecimiento social dice Armory. Todo el París artístico y letrado aplaudió, a los modernos intérpretes de Plauto: André Gide, Vildrac, Rene Benjamín, Paul Ginisty, Paul Reboux, LugnéPoe, Rene Wisner, H R. Leuormand, A n dré Levinson. El París de 1900 y la batalla del Mame Jaramago Comedia de los hermanos Cueva, que se estrenará en el teatro F í garo hoy, viernes. Las dos últimas producciones de La Compagnie des Quince, muy aplaudidas igualmente, han sido La fie en rose, de Armand Salacrou. y Bataille de la Mame. L a primera es un cuadro del París anterior a la guerra, de cuando la T o r r e E i f f e l era nueva, de cuando los soldaditos con pantalones rojos paseaban al lado de unas niñeras que llevaban unos enormes peinados y unas blancas cintas flotantes, de cuando la revelación de un tobillo femenino por debajo de la larga falda encrespaba a los currutacos, de cuando circulaban unos coches de caballos conducidos por unos hombres que cubrían su vejez con múltiples capas ribeteadas de rojo y con monstruosos sombreros de copa blancos. Bataille de la Mame, de André Obey, el autor de Noé y Viol de Lucréce, es un esfuerzo para sintetizar los primeros meses de l a guerra, según debieron presentarse a los ojos de un francés medio que no estuviera en el frente. H a y un. a señorita llamada Francia, que está alegre o triste según las noticias que recibe del personaje llamado Mensajero, el cual lleva una larga capa y vislumbra frecuentemente a gran distancia. Todos les hechos y emociones de los primeros meses de la guerra están representados por caracteres individuales simbólicos. E l Ejército francés es un oficial y cinco hombres afanados en la retirada heroica. L a palabra y la acción son tan simples que un crítico afirma que la obra podría llamarse H i s t o r i a del Marne en palabras de una sílaba Pero está empapada de emoción dramática. Acaso ninguna de nuestras comedias haya tenido un nacimiento más normal. Desde los tiempos en que íbamos los jueves con el colegio a Santiponce, nos impresionaron vivamente las ruinas de Itálica. A l g o nos decía que allí había una comedia. Muchos años más tarde, el para nosotros tan llorado Francos Rodríguez nos obligó a escribir en este lugar de acción, que también le enamoró cuando le hablamos de él. Hicimos un boceto de comedia, y tan de su gusto fué, que lo vimos incluido en el programa de una Fiesta del Saínete Pero no era equello todo lo que habíamos visto y sentido en Itálica, y del deseo de expresarlo ha surgido esta comedia de ahora, que liemos querido hacer sencilla, clara y evocadora... E l ambiente nos ha dado- tipos y casi asunto... apenas hemos hecho más que recordar. De la interpretación estamos completamente satisfechos, con la alegría que sólo un autor puede comprender de haber encontrado, no sólo sus personajes, sino los tipos que soñó. JORGE D E L A CUEVA CUEVA JOSÉ D E L A Un teatro para s o r d o m u d o s INFORMACIONES NOTAS Y EXTRANJERAS LA DE ELECTRA O NElLL L o s M e n e c h m o s de PJauto La Co mpagnie des Quince, heredera del V i e u x Colombier de Cópcau, que en la temporada última atrajo la atención del mejor público de París con Noc y Viol de Lucrece, ha empezado sus representaciones con dos aciertos: La raauvaise conduitc, de Jean Variot, y Los Menechmos, de Plauto, celebrados por todo el público y la crítica EUGENIO E l dramaturgo norteamericano, que pasa por ser el primer dramaturgo del mundo en esta hora, ha estrenado, en forma de trilogía, con el título de Mouring becomes Electra, una nueva versión de la tragedia griega. Dice el crítico de Aris Tlicatrc Monllily, E l interés de la Rusia soviética por el teatro es cada día. mayor. Países orientales tan lejanos de los centros de cultura como Jakuts y Buriats, en. los cuales no se conocía la existencia del alfabeto, tienen hoy actores propios, directores de escena y dramaturgos E n Moscú se está organizando un teatro ambulante para gitanos, que dará funciones ante las tribus gitanas dispersadas por las diferentes regiones de la Unión de Repúblicas Soviéticas. Este teatro tiene, además, el propósito de constituir comunas agrícolas de gitanos, a los, que se empleará en factorías y molinos. También en Moscú se está construyendo E l Palacio del Silencio, que es el nombre de un nuevo teatro especial para sordomudos.