Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO g D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 16 LOS O L I V A R E S D E B E N EXCLUIRSE D E LA REF O R M A AGRARIA 1 Entre todos los agravios que a la ecotemía, rural infiere el proyecto de Reforma agraria destácase el que hace referencia a (os propietarios de terrenos dedicados al olivo. Inspirada dicha reforma en el fecundo principio de la tierra para los, cultivadores parece, sin embargo, que nuestros legisladores de hoy se han propuesto con todo su tesón contradecirlo. Cuantas reformas de esta índole se han proyectado desde la del Rey Carlos III, y cuantos escritores se han ocupado de la materia, han partido siemípre de la necesidad de cultivar los terrenos baldíos (Jovellanos) de meter en cultivo los ¡mismos (Real orden de 7 de mayo de 1 94) de fomentar la población rural mediante la roturación de tierras incultas (Fermín Caballero) de la expropiación de los latifundios o grandes propiedades incultas (Canalejas) pero nadie se le había ocurrido hasta ahora pagar el esfuerzo que representa la transformación del yermo- en olivar con la ¡expropiación del fundo mejorado. Ante ta! perspectiva, ¿es extraño que los que extendieron el cultivo del árbol de Minerva y convirtieron la estepa en vergel hagan un alto en el camino y renieguen de la mala hora en que como justo diputaron el principio de que la propiedad tiene su fundamento más sólido en el trabajo y son los ¡propietarios territoriales de esta índole, de categoría muy superior a los llamados capitalistas f Si los plantadores o criadores de olivos se hubiesen concretado a ser propietarios de esa categoría inferior, dispondrían hoy del dinero que invirtieron en el expresado cultivo, y la extensión de su derecho a no ser expropiados sería cuatro veces mayor que la que ahora se les ofrece. Podrían entonces conservar cuatrocientas hectáreas en premio a su absentismo o abancono, en vez de las ciento que como castigo la su laboriosidad se les señala. ¡Sólo en el caso de que la Providencia quisiera depararnos una de es s heladas que el año 89 destruvó los olivos andaluces, cmvirtiendo en ¡tierras yermas sus esp andidos cultivos, sería posible mitrar los electo. de la amenaza que silre ios olivareros pes. i habían transformado, al conjuro de las nuevas plantaciones y del esmerado cultivo de las antiguas, en magníficas fábricas aceiteras, cuyo planeamiento é instalación fué debida, no ya a la industria extranjera, ni siquiera a la de las grandes poblaciones de España, sino a la indígena, a la local, instalada en poblaciones tan modestas como Osuna, Lucena o Ubeda, con fundiciones ytalleres que irradiaban su acción por toda la Península, sirviendo de modelo y admiración a los mismos italianos. Todos cuantos progresos o innovaciones se observaron en el campo de la mecánica o de la. electricidad, inmediatamente se aplicaron a la industria de la extracción de aceites. Los motores de gasolina primero, los de aceites pesados y eléctricos después, el cambio de velocidades en las transmisiones, los acumuladores hidráulicos en las prensas, las batidoras, los rodamientos por cojinetes a bolas, las bombas rotativas separadoras del alpechín, y mil perfeccionamientos mecánicos más, son hoy cosa corriente en nuestras almazaras, como producidos por una población obrera nuestra, capaz de redimirnos de importaciones extran j eras. Todos esos talleres y fundiciones, los que no han cerrado ya sus puertas lian reducido su personal y están amenazados de muerte, pues si en el presente año olivarero coa el augurio, por desgracia equivocado, de una espléndida cosecha, no se han hecho apenas instalaciones de nuevos molinos aceiteros, Sólo exceptuando de la reforma agraria modalidades culturales como la apuntada, la de la vid, y otras semejantes, será posible Telégrafos; 100 plazas. Banco de España, mitigar en parte los desastrosos efectos que 200 plazas. Carteros, 500 plazas. Torreros para nuestra economía ha producido ya, y de faros, 30 planas. Magisterio, miles de producirá en mayor grado, la expresada replazas. Policía. Correos. Eadio. Secretarios forma. Si la finalidad de la misma se dirige de Ayuntamiento (í 2. y 3. a categorías) principalmente a combatir el paro obrero, Interventores. Depositarios. Registros. Nodebe concretarse a poner en cultivo extentarías. Judicaturas. Fiscales. Secretarios jusiones yermas del campo español, a crear diciales, etc. etc. Para programas oficiales, contestaciones y preparación, diríjase al riqueza, no a destruir la ya existente, para INSTITUTO RETÍS PRECIADOS, 23, y lo cual, a nuestro juicio, el camino a seguir PUERTA D E L SOL, 13. MADRID. Tenemos es diametralmente opuesto al adoptado por Residencia- Internado la Comisión parlamentaria. Deben declararse exceptuados de la expropiación todos los terrenos puestos de viñas, olivares y otros cultivos arbóreos semejantes, y cor el incentivo de dicha excepción no faltará trabajo en mucho tiempo en las zonas afectadas hoy por el paro, pues los propios dueños de los latifundios improductivos los convertirían es Con tal panorama no es extraño, como pontáneamente en plantaciones. ¡dice el Sr. Zurita, que durante el último, otoño no se haya abierto un solo hoyo de No cabe, por consiguiente, con respecto jolivos en toda Andalucía, que se haya ina esas fincas dedicadas a cultivos industensificado el paro obrero en términos jamás triales, fundamentar la expropiación en el ¡conocidos, mediante la falta de los millares tópico de los latifundios improductivos, de de jornales que se invertían en la apertura las grandes dehesas dedicadas a la caza o a de dichos hoyos, en los alumbramientos de la cría de reses Lo que dios esta madre feliz el interés público bravas, no existe siquiera aguas subterráneas, su depósito, elevación de aumentar una producy canalización, cuyo esfuerzo representa en ción imposible de mejorarla, ni el abandoEs un encanto mi angelote. Por donde va algunas comarcas como la de Mancha Real llama la atención; todos se quedan embono de sus. titulares en perjuicio del bien (Jaén) por ejemplo, una labor y un gasto bados mirándole. Y es que este pelito rubio común. Tal medida, antijurídica y antiecode cuantía insospechada. tan fino, tan delicado, lo tiene igual de nómica sólo puede atribuirse a un propósilindo que cuando era chiquitín. Así se lo Como consecuencia de esta lógica inhibito de redistribución de la riqueza, de socialiconservo y así lo tendrá mientras yo quiera. ción de los propietarios andaluces en el fozación de la propiedad, que, de ser justo, no Cuando le empezó a obscurecer, parecía írmento de la riqueza olivarera, este invierno se nos alcanza por qué no ha de extenderse sele la mayor gracia, lo que causa más adse notará en mayor grado la falta de trabamiración. Con unas fricciones de Camomila también a las demás manifestaciones de la jo, pues a las causas mundiales del paro y riqueza del país, a la de los grandes Bancos, Intea, mezclada en partes iguales con agua a lascomunes u ordinarias de la agricultura de colonia, ha vuelto a su pelito ese rubio a la mobiliaria en general, a la industria, a en dicha época, habrá que agregar la proideal, y ello sin la menor molestia, pues la la minera, a la urbana, a la misma rústica ducida por la supresión de las faenas neceCamomila Intea ni ensucia ni contiene liada de los naranjeros de Castellón y Valencia, sarias para preparación del terreno donde que pueda hacer daño. Además, le deja la a la intelectual inclusive, en beneficio de cabeza limpísima, sin caspa. Ahora, para los olivos habrían de plantarse, la obtenla cultura pública. mantener el mismo tono de color, le fricción de las plantas necesarias, su conducción, ciono suavemente las raíces con un algo ¿Puede deducirse de cuanto dejamos exentierro, abono, apozo, riego, etc. doncito empapado en Camomila Intea con puesto que seamos enemigos de la reforma colonia, una vez a la semana, y le queda Y no solamente no se han plantado oliagraria? Si alguien lo creyere que siga, un pelo precioso. vos en Andalucía, sino que las industrias leyéndonos y se convencerá de todo lo conDe igual manera la uso yo para tener el relacionadas con dicho cultivo han sufrido trario. Deseamos como el que más que se cabello siempre con el mismo tono, rubio lleve a efecto, y ofrecemos la solución de los ya, más que el colapso de que hablara clon claro, el preferido por mi, y el que, sin teFernando de los Ríos, el estertor de la ñir, la Camomila me ha ido aclarando poco problemas que entraña, no con utopías irrea ¡muerte. a poco. Nadie se ha dado cuenta. Es u, na lizables, sino con medidas viables, hacede. Merced a dicha industria, los sucios y lóras, según otro día demostraremos, maravilla. E N PERFUMERÍAS Y DRObregos molinos de vigas, tradicionales, se f- AUKELIO D E L G A D O Y. A L C A N A GUE RÍAS. a a OPOSICIONES HO ANULADAS ¿quién, por optimista que sea, puede esperar que en el año próximo mejore la situación ante la amenaza que pesa sobre los propietarios olivicultores? II Otro aspecto ofrece el problema, del cual, no solamente se han desentendido los individuos de la Comisión dictaminadora en su proyecto, sino los mismos Sres. Díaz del Moral e Hidalgo en los suyos, a pesar del relieve intelectual de sus autores, su profesión de notarios y, de hallarse el primero tan interesado personalmente en el mismo, como supone el hecho de haber contribuido eficazmente a poblar de olivos el término de Bujalance. Pues bien; repetimos en ninguno de dichos proyectos se regula ni se tiene en cuenta para nada la situación especial en que se encuentran los terrenos con olivos de reciente plantación, los cuales, en muchos años, lejos de producir beneficio alguno, reclaman un gasto cuantioso para su sostenimiento. Y si partimos del, supuesto de que las fincas expropiadas han de rendir inmediatamente los frutos necesarios para sostener una familia obrera, ¿qué haráésta cuando se le asigne un plantanal de olivos, que, lejos de producir utilidad, demanda la inversión de jornales, cuyo reintegro ha de deferirse por muchos años? Suponemos que el Estado, la Economía nacional, no podrá disponer de los medios precisos para el sostenimiento de los obreros asentados en tales condiciones, ni mucho menos, que ha de cometerse la crueldad de obligar al propietario a que siga cultivando sus plantaciones para que, al ser productivas, salgan de su patrimonio.
 // Cambio Nodo4-Sevilla