Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 9 DE E N E R O DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 31. INFORMACIONES DE MADRID M a d r i d al día ¡Finalmente, la lluvia! Se la recibió como agua de mayo, aunque se hizo acompañar de temperatura de legítimo enero. Todo ello delicias propias de la estación. De lá estación de las delicias del invierno. Sin duda para entrar en calor sin salir de la Universidad, ni entrar en clase los estudiantes divididos por la política, pretendieron dirimir sus diferencias con protestas y contraprotestas contundentes. De la fraternal colisión resultaron algunas erosiones y cardenales, y aunque sonaron disparos fueron de pistola de las llamadas espanta- perros, y desde ayer alarma- bedeles. Tampoco debieron sentir frío los cinco ciudadanos que visitaron al presidente de la República como final de su viaje andando desde Andorra, de cuya comarca salieron el día 13 de diciembre, y han realisado jornadas de treinta y treinta y cinco kilómetros, y nada, vedere Madrid y Alcalá Zamora e poi emprender i l retorno. De no haber ido á Palacio hubieran podido presenciar una bonita sesipn municipal en la Casa de la filia, en la cual sesión se habló largo rato y tendido de las inmoralidades cometidas en el Matadero por los romaneros encargados de pesar la mercancía en básculas con el fiel convertido en infiel por obra y gracia de una lima hábilmente manejada. F estas cosas no suceden ni en Andorra. En unos talleres de fundición de. acero, establecidos en la calle de Méndez Alvaro, ocurrió una catástrofe: la explosión de, un recipiente de oxígeno que ocasionó la muerte de dos operarios y lesiones diversas a otros cuatro. En el Congreso volvió a tocarse el tema de la anexión a Madrid de algunos pueblos cercanos, para realizar lo cual metió prisa algún diputado. El ministro de la Gobernación le resultó respondón, pues al anunciar que la reunión intermunicipal correspondiente está ya exiendida- j agregó que no es oro todo io que reluce, ni ganas de anexionarse en todas las localidades de las que más gritan: ¡Ur. émonos, unámonos! De la vida cultural, una conferencia del doctor García Vicente, en el Instituto Antituberculoso; otra de Acción Nacional, en el salón- María Cristina. Más debate agrario en el Ateneo... En la Económica Matritense, reunión general de funcionarios públicos afectados por el decreto de prórroga de presupuestos. Teatralerías, un. estreno de Guerrero y de comienzo de temporada lírica en el Calderón. La noche, de, con, por, si, si, sobre abrigo. -Aemecé. UN EMBUSTERO -Y O TENIA U N CALLO COMO E S T E Y M E LO D E J E E N INGLATERRA. ¿QUE SE PUSO? -N A D A M E LO COMPRO E L OBSERVATORIO DE GREENWICH PARA PRONOSTICAR E L TIEMPO. ración a los merecimientos que adornan al actual vicepresidente primero, D. Vicente Piniés Bayona, quien en todo momento demostró amor desinteresado a lá Corporación y un tacto y prudencia exquisitos en los d i fíciles momentos en que interinamente desempeñó la presidencia, proponen a tan ilustre personalidad como digno sucesor del señor Alcalá Zamora en el primer cargo de rector de la Corporación, y piden a todos los señores académicos asistan a la votación, que tendrá lugar el sábado, día 9, a las cuatro. de la tarde, y confirmen con sus votos el acierto de nuestra proposición. Madrid a 7 de enero de 1932. -Enrique Peinador Porrúa, Emilio Novoa González, Antonio Remero, Arturo Armenta, Santiago Basanta, Rafael Boulet, Ramón de Campoamor, Ramón Martín Herrero, Eduardo Leira, Enrique Süñer, Adolfo Pérez Mota, E. Iglesias Améigeiras, A. Bellver, I. López Aranda, Alfonso Rodríguez Diez, M. Leónis, S. Fernández Gómez, etc. (Siguen las firmas hasta un centenar) Fué designado el Sr. Altolaguirre miembro del Comité internacional de Ciencias Históricas Hispanoamericanas. L a Academia de la Historia se puso a discutir el tema corporativo referente a l paso de los. aragoneses por América en época del descubrimiento. Hablaron sobre este asunto los académicos Ivane, Altolaguirre, Llanos, Gullón y Castañeda. Por último, se dio cuenta de haberse recibido el tomo séptimo del Catálogo de la Biblioteca de Palacio, ordenado e impreso bajo la dirección del conde de A l a r Lecturas y conferencias E n la A c a d e m i a de la H i s t o r i a Sesión o r d i n a r i a Madrid 9, 2 madrugada. Ayer tarde celebró sesión ordinaria la Academia de la Historia. E n primer téimino se dio cuenta de una comunicación de la Academia americana de Artes y Letras de Nueva Y o r k agradeciendo la felicitación de la nuestra, por haberse concedido el premio Nobel a su director, M r Murray Bütler. Asistió a la sesión por vez primera el académico numerario Sr. López Otero, y con tal motivo ti director, le saludó en nombre de la Corporación. Contestó en térmU nos de deferente gratitud. Presidencia de la A c a d e m i a de jurisprudencia Madrid 8, 9 neche. Se nos ruega la inserción de esta nota: Vacante el cargo presidencial de nuestra Academia por dimisión irrevocable del excelentísimo señor don Niceto Alcalá Zamora, que considera incompatible este cargo con el desempeño de la más alta magistratura de la nación, nos vemos precisados a darle sustituto antes de la fecha en que, por costumbre tradicional y precepto reglamentario, se venía verificando. L a Junta de gobierno, procediendo de manera altamente democrática, se ha inhibido, no sólo de intervenir, sino también de indicar nombres, dejando a la libre elección de los académicos la designación de candidatos. Los académicos que suscriben, movidos por su esriño a la docta casa v en conside- E L DESPLAZAMIENTO DOMINGUERO H A C I A LAS LADERAS N E V A D A S DE M A D R I D Véase el próximo número de B L A N C O Y N E G R O E l señor M a r t í n A l v a r e z en A c c i ó n N a c i o n a l declara que hay que i r a Ja revisión. constitucional en materia de e n señanza Madrid 9, 1 madrugada. Ante una numerosísima concurrencia, que llenaba totalmente la sala, dio anoche su anunciada conferencia el goberandor civil de Madrid, don Carlos Martín Alvarez, sobre el tema Derecho de los padres a la educación de. sus hijos, y principios de la Constitución sobre esta materia. Comenzó por señalar la enorme importancia del asunto, y recordó a grandes rasgos la campaña de los católicos franceses contra las leyes de Verry, Waldeck, Rousseau y Comber, y las de los belgas contra l a ley de la desgracia de 1879, dirigida por el Episcopado y las luchas del Centro Católico contra Bismarck, con motivo de Kulturkape. H a b l a del contraste que existe entre el pedagógico de J J Rousseau y la doctrina tradicional de la Iglesia, que reconoce a los padres la hegemonía en la educación de sus hijos y limita la función del Estado sobre protección de los derechos educativos naturales de los padres. Destacó la función social del Estado, que no es principal o esencial, sino secundaria, y que coincideen promover y ayudar al progreso y civilización de un pueblo, cuyas iniciativas sean insuficientes. Negó que la enseñanza fuera un servicio público, puesto que servicio público es todo