Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 12 D E ENERO D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10. C E N T S KKJQAÜCJOxN: DIARIO ILUSTRAD O AÑO V I G É SIMO OCT A VO N U M E R O 9.039 X ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A JWÜAN, SEVILLA riSABO Oiü SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES E l último discurso de D Miguel Maura es otro llamamiento a las clases conservadoras. Dice que va a seguir andando sin esperarlas, y hace bien, porque, aun después del discurso, no dan muestras de acompañarle. E l Sr. Maura se ha esforzado esta vez en procurar su justificación y en explicar sus omisiones y dejaciones de gobernante frente a la demagogia. Tienen un gran valor histórico para el juicio del régimen y de sus hombres las revelaciones del señor Maura, la confesión de lo que decían, de lo que acordaban y de lo que consentían los ministros ante el desbordamiento de las turbas. E n resumen, lo que alega el Sr. Maura en su disculpa es que, gastando toda su energía en reprobar los acuerdos ministeriales, no pudo hacer nada más que dimitir y retirar la dimisión, sometiéndose a todo, incluso a. poner su firma, y su personal gestión en el arrasamiento de los M u n i c i pios conservadores. N o le dejaban irse por lo que hacían los demás... n i tampoco abstenerse en su propia gestión de las cosas que repugnaba. Pero al fin dejó de ser el pobre ministro nominal y de bulto; al fin recabó la plenitud de autoridad y de medios en su función, y entonces... ¡A h í Entonces, entre otras iniciativas suyas, fué la suspensión en masa de periódicos derechistas y católicos, precisamente a la hora en que, con toda licitud y legalidad, habían de cumplir sus más elementales deberes con el país conservador y católico. N o le hizo falta para eso ni para otras intrepideces la ley de Defensa de la República. Nosotros combatimos, o combatiremos, cuando se nos permita, casi todo lo que el Sr. M a u r a ha criticado en su discurso r u damente defendemos casi todas las ideas que ha defendido; aplaudiremos el apoyo que presta a la causa del orden, mientras lo preste; pero es mejor que todo esto y lo demás lo haga solo, por su cuenta, libre de satisfacer su vocación por la incongruencia y la versatilidad, y de seguir los ímpetus que le llevan cíe un lado a otro, alguna vez con la opinión pública y para la justicia, no pocas contra la razón y para el estrago, y siempre con estrépito y para una temporada. H a y elementos conservadores que no pueden adherirse a la República sin desnaturalizarse. H a y otros, no genuínamente conservadores, pero tampoco republicanos, los i n diferentes y oportunistas, gente de cortas necesidades políticas, que fluctúan en unos u otros movimientos de opinión, dejándose llevar de su interés o de las impresiones del instante. Casi toda esta gente movediza es la que, oor motivos y circunstancias ya explicados, llegó en abril a la República, y en mayo empezó a huir, espantada. E s difícil que logren hacerla volver los mismos hombres y las mismas obras que la espantaron. Pero se multiplican con vana insistencia ¡os llamamientos a las clases conservadoras. ¿Por quién y con qué autoridad? Los que han fracasado estrepitosamente, contribuyendo a traer una República que condenan v que quieren -edificar, es decir, los que no supieron lo que hacían, poca confianza pueden inspirar para el concurso aventurado que piden. E L DISCURSO D E L SEÑOR M A U R A Manifestaciones del señor Azaña Madrid n 6 tarde. E l presidente del Consejo al llegar a su despacho oficial a medio día, habló con los informadores para decirles que la huelga general en San Sebastián había terminado, y que sólo se había declarado otro conflicto obrero en Baracaldo, pero sin incidentes. P o r lo demás, en todo el país había tranquilidad. Los informadores preguntáronle de nuevo si había hecho la combinación militar, y contestó como el sábado, que era cosa un poco lejana. ¿Entra en esa combinación el general Sanjurjo? -insistieron. ¡Pero hombre, qué ganas tienen ustedes de complicar las cosas! S i el general Sanjurjo fuera a alguno de los cargos vacantes J ya se lo habría yo dicho a ustedes. Como los periodistas le hablaran del discurso de D Miguel Maura, el Sr. Azaña dijo que. no lo conocía, porque no había teE l voto particular con que el sectarismo nido tiempo de leerlo. L e dieron unas refey el prurito antirreligioso pretenden condirencias de los temas que había abordado, cionar la sepultura para los católicos, es de pero él sigue firme en su propósito de no una intolerable tiranía. E n el espíritu. de esa comentar fuera de las Cortes ningún tema propuesta se ve bien claro cómo el laicismo político. de muchas gentes de la izquierda no es la línea neutral, desapasionada, indiferente y Noticia desmentida. E l Consejo de hoy. iría, sino el afán de persecución contra el caProyecto dictaminado. Los rumores tolicismo. L o que se quisiera, y así se propone, es que sólo fueran inhumadas como catóE l jefe del Gobierno fué requerido anolicas aquellas personas que expresamente por che por los periodistas para que confirmara escrito, en testamento o codicilo, lo dejasen o desmintiera la dimisión del comisario sudispuesto. Y como eso es imposible porque la perior, D Luciano López Fefrer. inmensa mayoría de los que mueren, mueren- -Pero, ¿de dónde ha salido eso? Y o no sin testar, el resultado sería que apenas potengo n i idea de tal cosa. dría verse alguna cruz en el cementerio. Se- -Pues hasta se da el nombre de su suce ría; de todos modos, un aspecto engañoso, sor. un artificio, y del peor gusto por cierto, con- -Y quién es? que aparentan ante los ojos de un visitante, -E l Sr. Salmerón. sobre, todo si era extranjero, que en Espa- -Está visto que todo el mundo sabe más ña no había sino una ínfima minoría catóque el propio Gobierno. Todas las noches lica. N o se conforman con la secularización; me sorprende una nueva noticia. quieren también la apariencia de mayoría. E l Sr. Azaña dijo a continuación que el Consejo de ministros de hoy empezará a las L o liberal, lo justo, lo ético, es respetar diez y media de la mañana y será largo, porla voluntad manifestada, explícita o implíque hay acumulados muchps asuntos. Desde citamente, en vida. Así como nosotros creeluego se examinará el proyecto de reforma mos que cuando muere un ateo o librepensaagraria, retocado por el ministro de A g r i dor que no ha tenido el bien de reconciliarcultura. se con la Iglesia, se le debe enterrar civil- ¿Podrá presentarse mañana z ias Cormente, aunque se contraríen deseos de sus tes? parientes, así pedimos que cuando una perso- -N o creo. Supongo que necesitaremos na no ha renegado del Bautismo ni ha d i más tiempo para su examen. cho nunca que quiere morir fuera de la Igle- -Pues esta semana parlamentaria- -dijo sia, se le debe inhumar católicamente, Dasuno de los periodistas- -tampoco está muy tanto para ello el testimonio de sus familianutrida de asuntos. res y allegados. Esto es, repelimos, lo justo- -Y a irán saliendo. P o r de pronto teney lo liberal; pero precisamente oor serlo, no mos dictaminado el proyecto de ley de diquieren admitirlo los sectarios. E n esto, como vorcio, y en el orden del día figuran el de én todo, ciertas gentes de la izquierda siguen la secularización de cementerios y el de creyendo que la opinión ajena no merece resunificación de fábricas militares. peto, si no concuerda con la suya, y que la A l tiempo de despedirse el Sr. Azaña, libertad es un atributo que sólo puede dissonriendo, preguntó: frutarse administrada por ellos. -Y hoy, ¿siguen los rumores? -C o n menos intensidad, pero siguen. Se habla de la combinación militar y del geneLEA USTED LA REVISTA ral Sanjurjo. ¡Pero, hombre! -interumpió con viveza el presidente- ¿Cuándo dejarán en pasal pobre general? Frente al hecho consumado no van a tener más facilidad y fortuna que en la previsión y en la preparación de su obra. Los otros que participan en el insistente y vano llamamiento son los que antes de abril no creían en la República y no la deseaban, pues no la sirvieron aunque tampoco la obstruyeran. ¿Cuándo han hecho su fe y su esperanza en el régimen, la esperanza y la fe con que deben guiar a las clases conservadoras? A b o minan de todo o de casi todo lo que el régimen lleva actuado. ¿E n qué fundan sus afanes de consolidación? Cuanto se haga sin contar con los republicanos históricos y los socialistas, será perder el tiempo en puro fraude insostenible; y ni unos ni otros han prometido rectificar ni postergar un dagma que no han creado arbitrariamente, porque es el único que podían oponer a la política monárquica. Este es el hecho fatal en que se debaten los republicanos advenedizos, disidentes y desengañados de esta República, o simplemente rechazados por las masas del viejo dogma. INFORMACIONES Y NOTICIAS POLI TI CAS En Ja Presidencia ELS. EPELIO CATÓLICO
 // Cambio Nodo4-Sevilla