Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Asamblea general de médicos titulares. En el palacio del Senado han comenzado las sesiones de esta importante- Asamblea. sidida por el vicepresidente de la Asociación Nacional, D. Antonio Osorio Apenas si se le concedía el acceso a los M u nicipios. Todo ello era miedo; miedo a la irrupción de los hombres de oficio y de carrera, a sus alientos innovadores, al empuje con que, mecánicamente, habían de barrer a los políticos vacuos y a las gentes que, no menos vacías de mérito, medraban a su sombra. Verdaderamente, para quien gozase y pretendiera conservar su puesto en el banquete del Poder, sin otro merecimiento que el de la asiduidad de contertulio, los hombres de profesión, el estado llano de las carreras, el elemento social que se forj a en el estudio y en los afanes del trabajo, eran un estorbo. Debían limitarse a sus zapatos. Pero para quienes, perteneciendo a esos peldaños, queremos una Patria robusta y próspera, empapada en las esencias del progreso, la aportación de esos factores es imprescindible e insuperable. P a r a los que opinamos así, la actividad política de tales hombres es, no ya un derecho, sino un deber, y un deber categórico. Porque el ciudadano que no siente inquietudes por los destinos de su Patria o que se recluye egoistamente si no le alcanzan las desventuras nacionales, y no piensa que su vida es uno de tantos eslabones con que se enlazarán el pasado y el futuro de su país; el que no dedica algún minuto de su pensamiento a la conjetura del mañana, aunque él no haya de verlo, no merece pertenecer a una nación, n i tener Patria, ni tener hijos. Es un deber general, sin más dispensa que la física. Y supongo que el articulista no querrá imponer a la clase médica, ni a ninguna, la cápiti diminutio. N o quiero ofenderle atribuyéndole esa herejía. Estamos en 1932, a cierta distancia de Roma y de nuestra Edad Media, y con recursos de comunicación que ahorran tiempo y dan el necesario extraprofesional para disertar, para escribir. L o esencial es disertar y escribir con buen estilo, con substancia, y elevando el entendimiento a los temas. P o dremos o no compartir sus ideas, pero les escucharemos o leeremos con respeto a la opinión ajena. Director- fundador de la Masa Coral de Maestros Moravos, que hoy regresará de Lisboa a Madrid. E l zapatero- -siguiendo el símil- luego de la jornada para su pan de cada día, puede, y debe, actuar en el Comité, y en los Comicios, y en toda la esfera de la crítica La de la inauguración fué Bolaños. (Foto Duque) pre- y de la acción pública. E incluso aspirar a emanciparse del tirapié, ascendiendo a otros horizontes. Y si no lo alcanza, honrarse con el tirapié, pudiéndose llamar ciuda- ciano v patriota. F. S A N C H E Z- O C A Ñ A j El maestro Fernando Vach. El Sr. Sánchez- Albornoz. Don Claudio Sánchez- Albornos, vo rector de la Universidad (Foto Alfonso. nueCentral.
 // Cambio Nodo4-Sevilla