Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Suspira y llora: A sus años, ¿p o r qué... Si se mira usted a l espejo y el espejo le dice no búsquese otro cristal o pida el le la célebre Malzarina, que tenía la virtud le reflejar siempre rostros bellos. Hablando mas en serio, pues cuando una persona se queja algo tiene siempre, le diré que todos esos síntomas son nerviosos. L a picara neurastenia, consecuencia lógica de su disgusto amoroso, a l que usted ha dado mayor importancia que l a debida. Siga el plan de cambio de aires, puesto que sus medios se lo permiten. ¡Ah! Y para esas tras canas- ¡nada menos que tres! -que han aparecido entre sus rizos negros, use al peinarse la loción científica Thilak, y n o t a r á sus efectos maravillosos contra esas tres canas alevosas y contra trescientas m i l que vinieren. Admiradora de F r i v o l m a Gracias por el piropo. M i demora en contestar a su siempre grata carta se debe a l exceso de correspendencia. Todas me piden muchas líneas y prontitud en las respuestas, y yo quisiera tener los brazos de un ídolo indio y las p á ginas todas de A B C para complacerla. U n poco de paciencia y otro poco de disculpa. Se siguen llevando los abrigos cortos aun coii faldas largas. Celebraré que se realice su viaje a Madrid y pueda realizar su sueño sin sufrir desencanto. -Asunción L Es muy sencillo. E n l a caja lleva un cepillito ex profeso y con él se ennegrecen y rizar las pestañas r á p i d a m e n t e sin peligro de escozor, aunque tocara el globo del ojo. Sí; es Pastimel a l H u m o de Sándalo. Lo h a l l a r á en todas las perfumerías y droguerías. Su precio, con espejo y cepillo, es de 3,50 pe setas. -Adelina: ¡Si supiera usted la de correspondencia que me aguarda! Eso es cuestión de gustos, y ya sabe usted el refrán. E l tono gris es muy a propósito. Dése usted masaje con alcohol alcanforado o con un agua de Colonia muy concentrada, como la de Flores fiel Campo. Flor de merengue: ¡Qué rica... Eso no es pecado; en todo caso, pecadillo. Ahí va una receta que, si le sale a usted bien, es como para chuparse los dedos. E l flan de frutas requiere: hervir cuartillo y medio de leche con un trozo de corteza de limón y un poquito de canela en rama, junto con dos cucharadas de azúcar. U n a vez hervido, se empapa en este líquido una miga de pan tostada antes y se macera en el mortero hasta dejarlo convertido en papilla. Se a ñ a den dos huevos batidos y las frutas confi- tadas, cortadas en pequeños dados, y, después de remover bien todo y mezclarlo con la leche, viértase eh el molde, cociéndolo a l baño de maría. Marinera: Siempre el de m á s edad. L o s sombreritos de moda han de sentarla adrm rablemente, siendo, como dice, de cara pequeña. Es preferible pasar por ingenua, cuando l a ingenuidad no es fingida, a pecar de redicha y cursi. No le pese seguir sus naturales modos. -Un alto en el camino: Aprovecharé el descanso del viaje para recordar á usted que el eterno Don Juan sabe disfrazarse de m i l maneras. Generalmente se cree que el burlador femenino ha de ser pendenciero, audaz, enérgico y varonil, y nada tan equivocado. Quien así se presenta se descubre a primera vista. Pero ¿y el que, a l modo del bello Lauzún, aparece tímido, humilde y dispuesto a de- jar la capita de José a l primer t i r ó n? ¡Este tipo sí que es peligroso! Disimula y ataca a la mujer por su lado m á s débil, por la onmiseración, y, apenas ella se interesa por él, él va desinteresándose, a l parecer, de ella, hasta que enciende la verdadera pasión con el obstáculo y con l a táctica. E s el Don Juan filósofo, que no requiere espada reñidora, continente apuesto n i fanfarronería. ¡Téngalo presente, por si acaso! Curiosilia: Hace usted muy bien desconfiando. Le agradezco que tome sin aprensión lo que le aconsejo, y, por m i parte, j a m á s doy una receta de la que no esté segurísima. Haga usted como le digo: por la mañana, en vez de una loción corriente para la cabeza, use Thilak. Es un tinte progresivo del cabello y un remedio eficaz para combatir l a caspa. A los pocos días las canas van recobrando su primitivo color. De las últimas palabras de su carta no sé qué sacar en consecuencia. Esperaremos. E n un rincón de E s p a ñ a Y o creo que allí, como aquí, h a b r á do todo: muchachos frivolos y muchachos apasionados. No he vivido en Lima, pero he conocido varios peruanos, todos excelentes chicos y de gran corrección. Las mujeres tienen fama por su si en el cuidado de sus ojos utiliza se- belleza y por su tipo, muy parecido a l tipo fino de Andalucía. Nadie mejor que usted cretos de maquillage de extraordi- para, estar segura acerca de tal pretendiennario valor práctico e inofensividad te. No veo la razón desde aquí para que no sea cierto lo que asegura. Si sabe usted más, absoluta, como los que integran la ya es otra cosa- -Proiineianita: Eso no depende de mí. ¡Qué m á s quisiera yo... Para los labios le recomiendo R o j o- l i q u i d o al Jugo de liosas. E s delicadísimo y lo usan todas las artistas por lo que embellece y dura. -Aviada... sin aviador: ¡Ay! Eso no es m á s que una nubécula. ¿Y qué representa una nubécula para un aviador... A t e r r i zará a sus pies, h a r á actos de contrición, y a volar con m á s fuerza, esta vez en las alas de Cupido. Por lo que veo, es usted mimosilla. -Una mujercita de su casa: Los fritos pueden adornarse con perejil, y es de efecto ponerlos sobre una servilleta; sobre dar v i sualidad, embebe l a grasa que puede tener la fritura y resulta ésta m á s seca. P a r a que las claras de huevo hagan mucha espuma no hay m á s que echarles un poco de sal. FASTIMEL. -En un momento arquea, en- ¿Cree usted que encuentro censurable su negrece y da grosor a las pestañas, sin consulta, o cuando menos prosaica? ¡Nada de eso! A l contrario, ella me revela que será peligro de escozor (3,50) usted realmente una mujercita de su casa. POLVOS- COMPACTOS. -Sombrean los pár- capaz de hacer un hogar pleno de poesía. pados. Los mantienen frescos. ContriEntusiasta de Mcnjou: Sí; el hombre v i buyen a la mayor poesía de la miravido, desde luego, tiene m á s mundo; pero da. (2 ptas. esto, a veces, es un inconveniente. P o r regla LAPICES. -Muy untuosos y de aran con- general, suele salir bien; pero... ¡ese divino sistencia. Para el rápido tocado en la tesoro de la juventud... Para el cutis, ahora y siempre creo que no hay nada mejor que calle, teatros, etc. (1 pta. y 1,25. la espuma de un buen jabón neutro, como PASTEL. -Un verdadero alarde de finura el de Flores del Campo. Son efectos del fríe. y delicadeza. Para corregir defectos. Mnsiná: Son muchas las cartas. E l caso Para agregar atractivos en los ojos. de usted. no puede ser m á s sencillo. Consis (3,75. te en permanecer indiferente. E n esto del disimulo les aventajamos. Es nuestra fuerza. Y a sabe usted la historia de los pavos Creaciones de y los caballos. E n l a casa donde dominaba la mujer San Pedro entregaba un pavo, y PERFUMERÍA F L O R A L 8 A donde el hombre mandaba, un caballo a Madrid Méjico elegir. San Pedro agotó los pavos, sin lograr colocar un solo caballo ni por casualidad, y cuando ya iba de retirada halló, al fin, una caballa donde un gigantesco mozo era el amo y señor de una figurilla delicada y débil. Elige -le dijo San Pedro, poniendo delante del marido un caballo negro y otro blanco. E l mozo tomó el blanco; pero Ja mujer, rápida, le aconsejó, al oído: ¡Toma el negro, que es mejor! No pudo hacerlo, porque el portero celestial, retirando los caballos, g r i t ó ¡B a s t a! ¡Le debo a usted un pavo, amigo! FKIVOLIJTA Serie