Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ñas, que destinan el día o parte de él para el reposo. Sü remuneración no es otra sino la que les quiere dar cada vecino al fin. de la semana. H a y otra autor mucho más reciente, el marqués de Cruilíes, que habla también del origen de los serenos. L o fija, desde luego, en l a ciudad de V a lencia, poco después idel año 1715, en que comenzó a hacerse elección de alcaldes de barrio. P o r cierto, que el marqués de Cruillés da u n detalle pintoresco. H a s t a que se ha introducido el uso del silbato para llamarse unos a otros- -dice- -tenían por contraseña y voz de alarma dar el grito de tina hora distinta de la que era, convenida de cierto modo, y que era como u n santo y seña para prestarse mutuo auxilio. Y ya saben- -quiénes lo ignorasen- -el o r i gen de los serenos. Desde l a ciudad de Valencia extendióse ia institución hasta que u n Real decreto fechado en í 6 de septiembre de 1834 o r g a nizó el servicio de serenos en las capitales de provincia. Pero no es cuestión de seguir ce por be- -i n c u r r i e n d o en aridez excesiva- -el desenvolvimiento de dicha institución hasta nuestros días L o más íiue cabe hacer es evocar el t r a- EL SERENO 1; L APROVECHA BUEN LOS DOMINGOS PAGA PARA RECOGER E L ÓBOLO, O L O S ÓBOLOS... VECINDARIO L E S U S 1 KS V E L O S bajo de esos hombres en estas noches híernales. U n o s se hallan en villorrios montañeses, pisoteando nieve; otros se encuentran en pueblos costeros, recibiendo la b r i sa cicatera del m a r otros están en las g r a n des urbes, donde quienes pasan frío lo notan con rriás intensidad por contraste con las comodidades cercanas. E n l a ciudad de V a l e n c i a- -p o r lo menos- -los serenos, en ocasión dé las Pascuas navideñas, felicitan a los vecinos con unas tarjetas alegóricas y en verso. E n una de los últimos años figuraba l a siguiente redondilla: ííünca podré hacer fortuna con el chuzo y el farol: para todos sale el sol, para el sereno... la luna. L a- redondilla podrá no ser antológica -no lo es, ¿vercfad? pero expresa una amarga quejumbre muy digna de tenerse en cuenta. E s más: a veces, para el sereno, no sale ¡ni la l u n a! B i e n es cierto que entonces, aunque parezca paradoja, se que. dan a la luna de V a l e n c i a ALMELA (Fotos Barbera Masip. Y VIVES IANAMI S DF SOL. E N E L L A- -F U E R A DE ESTA HUERTA DE SU HORA- UN SERENO DE LA HUERTA VALENCIANA, CUYAS NOCHES E R A N ANTAÑO TEMIBLES...
 // Cambio Nodo4-Sevilla