Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La detención de algunos elementos comunistas en Alcalá de Henares. El jefe del Gobierno, refiriéndose a las noticias circuladas acerca de un complot comunista descubierto en Alcalá de Henares, ha dicho que el suceso, según los informes del general que manda la brigada, ha carecido de importancia. Todo se reduce a haber sido sorprendida una reunión de elementos comunistas en un bar, al que concurrían algunos soldados afiliados a dicha organización. Los complicados están detenidos, y en un registro hecho en sus domicilios se han recogido unas treinta pistolas. B a r Zaragoza, de la calle Mayor, de Alcalá, donde la Guardia civil sorprendió a los principales complicados, paisanos en su mayoría; con algunos- soldados procedentes de Sevilla. También fué detenido el dueño del establecimiento. Cuartel de Caballería, hn él están ahora arrestados los comunistas detenidos y los pocos soldados que pretendían ayudarles. canzado su fama porque la luminosidad de sus explicaciones en la cátedra le hizo un halo de luz sobre su frente; hace poco tiempo el Sr. Bruñen publicó un opúsculo sobre las mismas materias que el profesor explicaba, y la crítica conviene en que es de más profundo saber que las del profesor Canella. E n verdad, Bruneri no ha inventado un nuevo procedimiento de imprimir las ideas extrayéndolas directamente del cerebro; se d. ice ue Candía- -mas esto sóloson murmuraciones no comprobadas- en sus ratos de oc o. compone líneas y colum ñas más ágilmente y con mayor elegancia que lo hacía Bruñen. N o es. pues, por los senderos de sus respectivas profesiones por donde han llegado a la tama. E l Sr. se fué a l a guerra y no se tuvieren más noticias de él en muchos años; todavía su afligida esposa estaría pensando en si habría de volver para Pascua o para Navidad si un día un periódico gráfico no hubiera publicado el retrato de un caballero, cogido infrctganii en un robo de. vasos de bronce en una necrópolis. A tas preguntas de la Policía este señor no había sabido En el interior de este evacuatorio- -está en la plasa de Cervantes- -la Guardia civil detuvo a dos de los comprometidos. (Fotos Alfonso. Pero la señora Canella no se resigna a la segunda pérdida de su esposo, el profesor, aunque sólo sea por los breves días que le corresponde al cajista purgar de cárcel, y ya ha elevado solicitud de revisión. Las apuestas y discusiones seguirán, pues, a lo largo de todo el año 32, en los pequeños cafetines de las más apartadas provincias. Y o opino que es Canella... Y o apuesto por que es Bruneri... Por mi parte, creo que los testimonios más irrecusables son los del matrimonio C a ndía y si la señora asegura que se trata de su marido, y el esposo afirma que está absolutamente convencido de ser Canella, sobre todo desde aquel pequeño incidente de la necrópolis, tras el que recobró la memoria, no hay que nacer mucho caso de las afirmaciones de los Bruneri. N i tampoco de las experiencias cíe los doctores, que han reconocido en el caballero unos glóbulos sanguíneos de rasgos fisignómicos muy parecidos a los de la familia B r u n e r MARIANO T O M A S decir qué era lo que hacía en el cementerio, ni de dónde venía, ni cómo se llamaba, ni a qué familia pertenecía. Se trataba de un doloroso caso de amnesia total. L a ex viuda Canella reconoció en el retrato a su llorado esposo y lo reclamó. L a señera Canella es abusivamente, -guapa y odiosamente rica; su esposo recuperado recuperó a su vez la salud en pocas horas, y ocupó en el hogar el puesto que le correspondía en este hoga- se hicieron, algún tiempo después, las ampliaciones necesarias para dejar espacio a las cainitas de ¡due bambíni; Belli, belli como due angelí! Fero otra familia, la d e l tipógrafo B r u ñen, reclama a su vez al amnésico. Se siguen pleitos, procesos; y los litigantes se elevan, de escalón en escalón, por los peldaños de la Justicia, hasta ei Tribunal de casación, el cual, c u estos días ÚIÍIIIKJS, reconoce en e? cacallcro de la doble personalidad la única del tipógrafo. Y éste, como había de rendir cuentas atrasadas, ha de dejar el honrado hogar del profesor Canella para ocupar la celda que le han asignado al tipógrafo Bruñen.