Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA E ENERO D E 1932. N U M E R O SUELTO 1 0 CENTS. DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMO OCTAVO NUMERO 9.045 itEUACOiON: WtADO Ott SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A ÍKTUAN, SEV 1 LI. A EL ORDEN PUBLICO L a epidemia sediciosa que viene padeciendo el país no ha comenzado en la triste jornada del domingo. Tiene muchos meses de fecha, está ya caracterizada y definida en la sucesión de episodios, y es inútil buscar pretextos o apariencias en cualquier incidente para cambiar el carácter y el color del desorden. L o más inherente a un cambio de régimen es la movilización revolucionaria, que no se hace ni termina con la Noticias interesantes del seiior Casares regularidad de las movilizaciones militares. y de don Indalecio Prieto Quedan siempre movilizados que, mientras E i jefe del Gobierno llegó a su despacho rio los domina el nuvo Poder, siguen por su cíe la Presidencia mucho más temprano que cuenta otras operaciones, y en eso estamos. de ordinario, y esperó a los ministros para i Para qué buscarle otras causas y otras resreunirse con ellos, a las seis de la tarde. ponsabilidades a la duración de la epidemia? Los consejeros apenas si hablaron con Los partidos colectivistas aportaron el mayor los periodistas, excepto el de la Gobernacontingente a la movilización revolucionaria. ción y el de Obras Públicas. E s natural, y a nadie habrá sorprendido, que E l Sr. Casares dijo que el entierro de las la lucha de clases, dogma de esos partidos, víctimas de Bilbao se había verificado con haya tomado caracteres agudos y violentos un acompañamiento imponente, sin que se en estas circunstancias. registraran disturbios ni incidentes, y agreLas quiméricas reivindicaciones del prolegó que en Sagunto habían comenzado y a l o s tariado agrícola e industrial, exaltadas polregistros y se había desarmado a los paisalos mítines electorales y a la vez sus d i nos que tenían armas. sensiones, la rivalidad de las organizacioE l ministro de Obras Públicas, que, como nes, ha engendrado el mayor número de se sabe, anoche mismo salió de Bilbao para desórdenes en estos meses. Todos han sido Madrid, manifestó que la huelga general era ataques a la burguesía neutra- ralguna muy de una intensidad tal que habían cerrado rara vez, a la política burguesa- colisiones comercios y Bancos, no circulaban los tran. entre Sindicatos y rebeldía contra l a fuervías ni los taxis y la vida de la ciudad estaza pública. ¿Q u é arte ni parte tienen las ba paralizada por completo. derechas en todo esto? Los monárquicos no L e acababan de comunicar que el entieactúan. Los católicos y los agrarios practirro de las víctimas había sido algo impocan la acción legal que se les permite, sin nente, pero sin incidentes de ninguna clase. haber producido con sus propagandas ninE l Sr. Prieto hizo una pausa al llegar a g ú n disturbio. E l afán de atribuir los deseste punto, y a g r e g ó órdenes a l a provocación derechista es echar- -Pero ahora mismo parece que hay suleña al fuego, desviar la represión de sus cesos en Santurce y que está ardiendo una motivos evidentes y alentar a los sediciosos. iglesia. ¿Es que se quiere el retraimiento absoluto E l ministro de Obras Públicas, a poco de de las derechas? Pues que se les imponga, comenzar el Consejo, volvió a hablar con los que se decrete con franqueza la extensión periodistas, diciéndoles que acababa de hablar de la Dictadura, pero no se diga que es a de nuevo con Bilbao y que el incendio de beneficio de l a República, contra los enemiSanturce estaba ya casi sofocado. gos de l a República, porque frente a ella sePlabía habido un tiroteo entre elementos g u i r á n los movilizados con mayor empuje, le izquierda y de derecha, con dos heridos más arrogantes. de bala, uno de ellos socialista. A l parecer, L a verdad de lo sucedido en Bilbao apano son graves las heridas. rece a través de las versiones tendenciosas que lo atribuyen a la provocación de los católicos. A l salir éstos de un mitin les fueron al enenentro grupos hostiles, y entonces se produjo el choque sangriento. L a hostilidad, se dice, no era cosa mayor, y bien E l ministro de Estado, a las ocho y mepudieron soportarla los católicos. Pero desdia de la noche, abandonó la reunión minispués se intentó el incendio de La Gaceta del terial, pues estaba invitado a una comida en Norte y el asesinato del único, empleado que la Legación del Japón. Los demás conseallí había. Se intentó el incendio de un conjeros siguieron reunidos hasta las diez. A vento. Se silbé y se insultó a la Guardia c i la salida enfregr. on j los representantes de v i l cuando por obediencia debida salió a la la Prensa la si; Líente nota oficiosa: calle. ¿Y en todos estos atentados hubo tam Agriailtura. E l ministro siguió inforbién provocación? mando sobre la ley de reforma agraria. Pocas horas más tarde estallaban en V a Guerra. Se aprobaron varios expedienlencia y Sagtmto huelgas revolucionarias de tes de personal y de contratación dé obras. mucha gravedad. Poco antes habían sido i n Estado. E l ministro informó sobre su cendiados dos templos en dos pueblos vapróximo viaje a Ginebra y se cambiaron i m lencianos, sin precedencia de ningún incipresiones acerca de la reunión del Consejo dente. ¿T a m b i é n provocación de las dede la Sociedad de Naciones y de la Conferechas? rencia de reducción de los armamentos. Sean como sean los desórdenes, de cualHacienda. Distribución de fondos del quier modo que se produzcan, lo cierto es mes y varios escritos de trámite. que existen y sé extienden con semblante de Proyecto de ley sobre organización del que guerra c i v i l y no creemos que puedan confué Patrimonio de la Corona. solar al país las versiones apasionadísimas Proyecto de ley sobre el inventario y leque envenenan la discordia y son, por su gitimación de los terrenos de Ceuta y M e origen, el síntoma claro de una situación lilla. muy alarmante. España tiene derecho a la paz, al orden material siquiera, y éste es el deber primario e inexcusable de todo G o bierno: asegurarnos libertad tranquila, la vida civilizada. Manifestaciones del señor de Jos Ríos E l ministro de Instrucción Pública habló con los informadores antes de abandonar la Presidencia, y les elijo que había dado cuenta en el. Consejo de Ja situación estudiantil. E r a evidente, a su juicio, que ciertos elementos se dedican a alzaprimar a los estudiantes, unas veces tergiversando las noticias y otras dándolas alza. -E l buen sentido, sin embargo- -añadió- se ha impuesto y mañana entrarán en clase los alumnos de Madrid y de Santiago. E L C O N S E J O D E MíNl. STROS D E A Y E R Notas de ampliación El examen de la situación de orden público quedó aplazado hasta hoy Los esfuerzos de los periodistas se encaminaron a conocer los acuerdos del Consejo en orden a los graves sucesos de Bilbao y Sagunto. Supieron que el Gobierno, en su deliberación, no se había ocupado para nada de ellos. Esta afirmación la escuchamos de labios de todos los ministros, a quieises visitamos terminado el Consejo. L o explicaban, diciéndonos que el Sr. Zulueta había consumido más de dos horas en exponer su pensamiento en orden a la próxima reunión del desarme y en dar cuenta de otros asuntos de su departamento. N o le había llegado por tanto el turno al ministro de la Gobernación, y corno el Gobierno consideraba necesario examinar Ja Situación de orden público, se había acordado reanudar la deliberación hoy, a las diez de la mañana. E i Sr. Casares por tanto expondrá hoy los antecedentes de los sucesos de Bilbao, el desarrollo de los mismos y las consecuencias posibles, para preverlas y evitarlas. E l Gobierno tenía la impresión satisfactoria de que hoy se ha de reanudar el trabajo en teda la provincia de Vizcaya y aunque en Bilbao hay organizaciones comunistas y sindicalistas, que tal vez intenten prolongar la huelga, no podrán conseguirlo porque la Unión General de Trabajadores ha controlado el movimiento y ha dado órdenes para que éste termine en las primeras horas de hoy. Aunque los ministros aseguran que el Consejo no se había detenido en el examen de los sucesos de orden público, puede ser que se refirieran a que de un modo oficial tal asunto no se hubiera puesto a debate, porque es lo cierto que el ministro de Obras Públicas se mostró excjtadísimo por los orígenes de los sucesos. Durante el Consejo no recibieron los m i nistros noticias de Bilbao. Después, sí. S u pieron que la ciudad, a las diez y media de la noche, presentaba un aspecto desoladcr. Nadie transitaba por las calles y sólo algunos grupos de comunistas pretendían come. te r desmanes. Pero la guardia patrullaba, evitándolos. La referencia oficiosa no se refiere para nada a los sucesos del día L a repercusión en e! Parlamento Según parece, el diputado por Bilbao señor Fatras, de filiación radical- socialista, ha anunciado al Gobierno su propósito de i n terpelarlo sobre los sucesos del domingo en la sesión de mañana miércoles. Quizá en la de hoy se haga alguna pregunta relacionada con el tema; pero la interpelación que aceptará y contestará el Gobierno es 3 a ya mencionada. J
 // Cambio Nodo4-Sevilla