Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S ig D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25. los círculos políticos la efervescencia y excitación subían de punto. Se pronunciaban improvisados discursas. de cada uno. de los cuales brotaban nuevas y más temibles iniciativas. A c u e r d o s de los partidos r e p u blicanos Sobre las seis y media, cuando mayor era 1 á aglomeración en el Cnculo Socialista, comentando los incidentes ocurridos en el Arenal, un grupo de extremistas, al grito de frente único, trató de penetiar en el local, pero el propósito se vio frustrado al ver la gran cantidad de socios que había en él. L o s grupos se situaron en la calle del Conde de Mirasol y algunos de sus componentes se entrevistaron con significados directivos de la Unión General de Trabajadores, exponiéndoles la conveniencia de producir un paro de carácter general, como protesta contra los sucesos ocurridos a primera hora de l a tarde. Se les anticipó que la Unión General de Trabajadores había sido convocada para las ocho de la noche, con objeto de adoptar aquellas resoluciones que estimase pertinentes. E n el Casino Republicano se reunieron también los partidos radical, de acción republicana y radical- socialista, examinando los sucesos ocurridos durante las primeras horas de la tarde. Parece ser que todos coincidieron en la necesidad de cursar la más enérgica protesta, de acuerdo con el partido socialista, y de sumarse a las resoluciones que éste y la Unión General de Trabajadores adoptasen. E n ambos Círculos se izó la bandera a inedia asta en señal de duelo por las víctimas. Comisiones de todos los partidos republicanos y del socialista visitaron al gobernador para pedir justicia y protestar contra lo ocurrido, y tenemos entendido que en alguna de esas entrevistas se registraron diálogos de excesiva violencia. la vajilla. Se dio el caso de que a un señor que se encontraba sentado en un ventanal con el sombrero puesto, un balazo se lo perforó, sin herirlo; pero hubo nuevos heridos: José Chile Gualíarte, de dieciséis años, con una herida por arma de fuego en la pierna izquierda, de pronóstico reservado. Fué curado en la casa de socorro del distrito del Centro y desde allí pasó al Hospital; Sigfrido Blanco, de cuarenta y cinco años, guardia de Seguridad, con una herida producida por arma de fuego en el costado izquierdo, de pronóstico reservado. Este cayó herido del caballo oue montaba, frente al Cine Bilbao, de la calle de la Esperanza; Pedro González Bustamante, de cuarenta y nueve años, casado, con una herida producida por arma de fuego en la mano izquierda, de pronóstico leve, y Emilio García Bajo, de cuarenta y seis años, viajante, hospedado en el hotel de Inglaterra, con una herida de pronóstico leve. Este señor estaba tomando café en el del Boulevard en el momento en que un disparo, hizo añicos una de las l u nas, alcanzándole un pedazo de cristal, que fué el que le produjo la herida. Este tiroteo se oyó desde toda la población. la cárcel de Larrinaga, y los detenidos fueron trasladados en el coche de la Comisaría al correccional, sin que hubiera que lamentar percance alguno. L o s detenidos eran cuarenta en total, más dos enviados por el juez y, tres directivos de L a Lealtad Tradicionalista, cuyo ingreso en la cárcel se dispuso asimismo. S e retiran las fuerzas. E l gobernador anuncia su regreso De madrugada, el espectáculo de la población era tristísimo. Los. cafés céntricos habían cerrado a primera hora y por las calles no circulaba persona alguna. Las fuerzas de Infantería destacadas sobre las nueve de la noche se reintegraron al cuartel a las tres, de la madrugada, y a esa misma hora se retiraba también la Guardia civil, quedando retenes de vigilancia distribuidos en lugares estratégicos. Los guardias seguían prestando servicio con tercerolas. E n el Gobierno civil, adonde acudimos a última hora, nos enteramos de que el señor Calviño que, como se sabe, se encuentra en Madrid, había anunciado que se ponía en viaje para Bilbao, con objeto de encontrarse hoy aquí. Se había procedido, según nos manifestaron también a la clausura del Círculo T r a dicionalista. E l gobernador interino había celebrado varias conferencias con el ministro de la Gobernación, para informarle de los sucesos. E n cuanto al alcalde, a media tarde recorrió las casas de socorro y el Hospital, para visitar a los heridos. L a impresión que han dejado en Bilbao, los tristes sucesos no puede eer más dolorosa. O t r o guardia herido de cuatro balazos, Nadie acierta a explicar cómo n i quién hirió al guardia de caballería que fué desmontado frente al Cine Bilbao. Como su estado inspira serios cuidados, el jefe de la fuerza mandó a un cabo de la misma para que fuese a conocer el diagnóstico de los médicos y enterarse del estado del guardia herido, y cuando el mencionado cabo, Gerardo Tapia, natural, dé Segovia, casado, de cuarenta y cinco años, salía del Hospital, unos individuos que estaban apostados en la verja le hicieron a quemarropa unos veinticinco disparos, alcanzándole cuatro de ellos. Recogido y asistido en el mismo benéfico establecimiento, se le apreció una herida por arma de fuego en el pie derecho, con fractura del maleólo; otra, en la axila derecha; otra, en la nalga del mismo lado, y otra, en el muslo izquierdo, de pronóstico reservado. Ingresó en una sala de cirugía. H u e l g a general p o r veinticuatro horas Como queda dicho, por la tarde se reunieron en el Círculo Socialista las directivas de algunas asociaciones obreras afiliadas a la Unión General de Trabajadores y acordaron convocar a todas las representaciones de los pueblos para nueva reunión del Comité ejecutivo de la Unión General de T r a bajadores. E n esta reunión se acordó ir a la huelga general por veinticuatro horas: desde las seis de la mañana del día 18 hasta las seis de la mañana del día 10, como protesta contra los sucesos de ayer. A la Hoja Oficial enviaron una nota para su publicación, que dice así: E n inteligencia el partido socialista y republicanos acuerdan declarar la huelga general de veinticuatro horas, que comenzará hoy lunes, a las seis de la mañana, para terminar a la misma hora de! martes. Del movimiento se exceptúa la Hoja Oficial, que deberá circular por toda la provincia para conocimiento de este acuerdo. Se recomienda a todos, los. ciudadanos respeten los despachos de pan, automóviles de servicio sanitario, etc. etc. E n lo que respecta al entierro de las víctimas, habrá de señalarse la hora en el curso del día. con la suficiente anticipación. E n el A r e n a l se hacen varias descargas. M á s heridos Llegó al Arenal la sección de Infantería destacada por acuerdo de las autoridades c i v i l y militar, y su presencia fué acogida con aplausos y vítores al ejército rojo. Se trataba de sacar a los detenidos para conducirlos a la cárcel y la gente esperaba el momento para desbordar a los guardias y soldadas y apoderarse de los detenidos. H u bo necesidad de dar varias cargas, que provocaron los consiguientes sustos y carreras. Se encontraban en el lugar de los hechos el comandante general de la plaza, general ¡Villabrille; el gobernador interino, señor ValIejo, y el comandante Sr. Guibelondo, recientemente nombrado jefe de los Forales de Vizcaya, y tanto el primero como el último, en el empeño de calmar a las gentes por procedimientos persuasivos, llegaron a entablar dis cusiones con los grupos. E r a n las diez de la noche y no se había podido efectuar el traslado de los presos. Las turbas exteriorizaban su impaciencia cada vez con más saña. Por fin aparecieron los detenidos en el portal, dispuesto el coche de l a Comisaría para ser, ocupado por aquéllos, y la presencia del primer detenido desbordo la ira mal contenida de las gentes, que las autoridades no supieron distraer ni reprimir. Los soldados, guardias y agentes iban a sej desbordados. Por fin se dio un toque de atención, que la gente escuchó sin hacer intento alguno de despeje; sonó el segundo y tampoco, 3 tras el tercero se escucharon dos detonaciones secas, producidas por las bombas de que antes hemos hecho relerencia, y seguidamente varias descargas cerradas. L a gente entonces corrió en todas direcciones. Muchos, se precitaron en el café del Boulevard, causando enormes destrozos en L a Guardia civil disuelve los g r u pos. Intervienen comunistas y sindicalistas Mientras se ¡sucedían estos hechos tan dolorosos como sensibles, grupos de mucha- chos, armados de cachiporras, recorrían, la población cantando la Internacional y dando gritos contra el clero y la religión. Debemos decir que desde anochecido se advertían ya mezclados entre los elementos republicanos y socialistas muchos significados comunistas y sindicalistas. U n grupo permaneció más de hora y media frente a la Sociedad Bilbaína, dando vivas, al comunismo y a la revolución social. A las once de la noche y como las cosas tomasen cada vez peor cariz, se dispuso la salida de la Guardia civil, que fué recibida con manifiestas muestras de hostilidad. Se dieron mueras contra ella, llamándoles asesinos y otros insultos de esa índole. Los guardias civiles decidieron acabar con L o que dice el gobernador el espectáculo y en ese momento dejaron las A las diez de la noche recibió a los perioturbas de campar por. sus respetos. Con los distas el gobernador civil interino, Sr. V a fusiles sobre la derecha se desplegaron por llejo, quien hizo las siguientes manifestael Arenal, dispersando totalmente los gruciones pos. Luego persiguieron a los revoltosos por Viendo el cariz que tomaban los sucesos, la plaza Circular, Gran V í a y Hurtado de de acuerdo con la autoridad. militar se disAmézaga, disolviéndoles totalmente. Haspuso la salida de una compañía del batallón ta esa hora, las doce aproximadamente, no de Montaña número 4, al objeto de disolver hubo en la villa paz y queda ya. consignado los grupos que se hallaban estacionados en que la intranquilidad comenzó sobre las once la Rivera y plaza de Arriaga. M e personé de la mañana. en dicho lugar, dirigiendo la palabra a los reunidos, a quienes dije que en este asunto L a conducción de presos se haría justicia sin, inguna clase de conActo seguido se montó un servicio de templaciones, y aconsejé a los repu 3i canoe guardias y, soldados, desde el Arenal hasta y socialistas que se retirasen de agueilos l u-
 // Cambio Nodo4-Sevilla